Blog

Carta de Navidad a padres recién divorciados

08/12/2017, Autor: Casasempere Abogados

Porque en estas fechas hay padres que sufren por ser Navidad

Lo duro de aprender a vivir la Navidad sin tus hijos tras tu divorcio o ruptura de pareja.

Nos encontramos a tan sólo dos semanas de la festividad de Navidad, esa fecha en la que tradicionalmente se reúnen las familias. Como decía aquel famoso anuncio “vuelve a casa por Navidad” y las familias se reúnen en torno a la mesa. Son fechas de alegría, emoción y reencuentros, pero también para algunos son fechas de mucho dolor.

Hay muchos padres y madres divorciados y que van a vivir por primera vez unas Navidades sin escuchar las risas de sus hijos, sin compartir la emoción de ver el brillo de los ojos de sus hijos pequeños al abrir los regalos de Papa Noel. Sin ni tan siquiera saber dónde, cómo y qué están haciendo sus hijos en ese preciso momento.

Este post está dirigido a todos los que en estas fechas han pasado por el duro proceso de divorcio y que se estrenan en el vacío de las vacaciones escolares.


Quizás, hoy después de 9 años divorciado aprecio las ventajas del silencio en determinados momentos de mi vida, pero como padre, reconozco, que uno de los momentos más duros tras mi divorcio fue enfrentarme a la primera cena de Navidad sin mis hijos.

Este dolor se multiplica cuando además estás viviendo estas fechas y tus hijos son muy pequeños. En mi caso mis hijos tenían tan sólo 4 y 2 años.

Sin ninguna duda el dejar de sufrir por los hijos es uno de los pasos más duros que un padre divorciado debe aprender tras pasar por el divorcio. Y festividades como las Navidades ponen los sentimientos a flor de piel. Jamás olvidaré la sensación de vacío al estar sentado en la mesa y notar el silencio. Faltaban las risas, el calor de los niños. Faltaba todo. Todo lo que da sentido a tu vida y a tu día a día.

Las Navidades son fechas dirigidas a los niños. La magia de Papa Noel, el tradicional árbol de navidad. Los Reyes Magos , el portal de Belén. Nos volcamos en adornar nuestras casas para contagiar a todos los que nos rodean del espíritu de la Navidad.

Recuerdo perfectamente que me divorcié en un mes de octubre y mis primeras Navidades fueron emocionalmente dolorosas. De estar acostumbrado a ver cada día a mis hijos, a leerles un cuento todas las noches antes de dormir, de llegar a casa justo en el momento del baño (jugar con ellos con el agua caliente de la bañera), abrazarlos, besarlos…etc. a de repente no poder estar a su lado. No saber dónde están, no saber qué hacen, no saber cómo están, con quién están.

Todavía me veo sentado en la gran mesa del salón de casa de mis padres, con la tele encendida y tratando de disimular el dolor para no hacer más duro ese momento a la abuela y al abuelo. Los silencios durante la cena, las caras de tristeza de toda la familia y sin ningunas ganas de llevarme nada a la boca.

Y no sólo sufren los padres, en estas fechas también hay muchas madres divorciadas que se estrenan en el duro proceso de que sus retoños pasen estas fechas con su padre. Si hay algo complicado para ellas es aprender a desapegarse de sus hijos.

Aprender a que no pueden controlar a sus pequeños en todo momento y que a pesar de que en la gran mayoría de las ocasiones son ellas las que pasan la mayor parte del tiempo desde que nacen con sus cachorros, también deben liberarse de esa responsabilidad y disfrutar de tiempo para ellas.

Llevo 20 años viendo lo duro que es para ellas vivir el primer fin de semana, las primeras vacaciones. Aunque si hay algo especialmente duro para cualquier padre o madre, es vivir las primeras Navidades tras la ruptura de la familia.

Si eres padre o madre, imagina la sensación de alegría y felicidad de las primeras navidades tras el nacimiento de tu hijo/a.

¿Lo recuerdas?

¿A que fue uno de los momentos más especiales y mágicos?

¿A que os volcasteis por convertirlo en un momento especial?

Imagina ahora si tuvieras que pasar estas Navidades sin ver la cara de felicidad de tus hijos ni poder compartir todo eso que viviste con ellos.

Ahora multiplícalo por 10.

Lo que estás sintiendo ahora subir por tu estómago hasta tu pecho es una ínfima parte del dolor que se experimenta al vivirlo de verdad.

Y lo sé porque como tu, lo he sufrido y vivido en primera persona.

Y por eso quiero hacer este post para desde la experiencia de mis ya cerca de 10 años divorciado tratar de ayudar en estas fechas a todos los que lo están viviendo por primera vez.

De hecho, la proximidad de estas fechas revive en mi interior ese sentimiento. Reconozco que las mágicas navidades han dejado de ser mágicas y especiales para mí.

Sin ninguna duda existe en mí un anclaje de dolor muy potente, porque reconozco que experimentarlo es una de las sensaciones más dolorosas que se viven como padre divorciado.

Si eres padre y estás experimentando en estas fechas esta sensación de dolor que describo, permíteme que desde el amor y la experiencia vivida, sin pretender dar lecciones a nadie de como ser padre o madre, te transmita unas pequeñas notas que en estos años a mí me han servido para aliviarme.

1.- Hay que vivir y disfrutar de cada instante con nuestros hijos,

Vivimos vidas aceleradas, nuestros trabajos nos absorben. Queremos dar el máximo a nivel laboral para alcanzar un estatus económico que nos permita esa ansiada tranquilidad. Pero no nos damos cuenta de que desperdiciamos el mayor de los recursos y el único que no es recuperable: El tiempo. Y en este caso el tiempo junto a nuestros hijos.

A todos los padres que voy conociendo a lo largo de mis 20 años de profesión les digo que han de disfrutar de los pequeños momentos que nos da la vida.

En estos momentos uno de los padres al que estoy acompañando en el proceso de Divorcio, la semana pasada compartió conmigo uno de sus momentos mágicos con su hija. Está disfrutando como nunca de un periodo de tiempo de a penas 15 minutos, lo que tarda en llevar a su hija algunas mañanas desde la casa de su madre al colegio. Algo que parece tan simple para muchos padres, es todo un mundo para un padre divorciado que quiere y aprecia estar con sus hija. El divorcio tiene su cara positiva nos permite valorar lo que tenemos y disfrutar mucho más cada momento limitado que disponemos con nuestros hijos.

Pequeños e íntimos momentos de calidad junto a nuestros hijos pueden ser la mejor de las medicinas contra el dolor que se vive en el proceso de divorcio.

2.- Prepara tus vacaciones de Navidad para el periodo que vas a pasar junto a tus hijos.

Quizás por la alternancia de los periodos en tu convenio no vayas a disfrutar de la cena de Nochebuena en compañía de tus hijos, pero recuerda que tendrás la mágica noche de Reyes y la Nochevieja. Porque cambiar de año en compañía de los que más quieres también es motivo de alegría y celebración.

Si te sirve de ejemplo, yo en función del periodo de vacaciones que me corresponde disfrutar con mis hijos, doy mayor prioridad a una fecha o a otra. Los regalos serán más y mejor en Papa Noel o en Reyes en función de lo que me toque disfrutar con ellos, porque al final lo mágico de estas fechas es ver sus caritas de emoción cuando abren los regalos.

Por eso, es bueno cerrar el calendario de vacaciones en función de tu convenio regulador, porque podrás poner todo tu foco en disfrutar de tus hijos.

Si eres autónomo o profesional liberal como es mi propio caso, tendrás que aprender a reservar tiempos de calidad. Estoy cansado de escuchar decir a mi hijo: – Papa no me haces caso, siempre estás al teléfono o enganchado al ordenador.

Por eso, agendo los tiempos de calidad, igual que agendo una visita o la preparación de una vista. Agendo el espacio de tiempo que voy a dedicar en exclusiva a mi hijo, dejando el móvil en un cajón.

Gracias a esta práctica el fin de semana pasado sin ir más lejos, disfruté de un magnifico paseo al sol por la playa en compañía de mi hijo. Fue un momento mágico para recordar. Hablamos, nos reímos y sobre todo estuve totalmente presente junto a él. Sin whatsapp, sin facebook, sin llamadas, sin distracciones. Sólo él y yo.

3.- Hay que aprender a no pensar, hay que aferrarse al momento presente.

Vivimos en tiempos totalmente conectados y te aseguro que si pasa algo malo te vas a enterar. Así que, deja de atormentarte con los “y si…”, “que estarán haciendo…”, “con quien estarán”, “donde..” y confiar en que todo lo que estarán haciendo en ese momento sea maravilloso.

Hay que dejar de pensar y centrarse en vivir el momento presente. Quizás hoy no lo ves, pero también hay ventajas ocultas en el estado de divorciado.

Cuando hablo con otros padres, siempre les digo que una de las grandes ventajas de ser divorciado de la madre de tus hijos es que vuelves a recuperar tiempo para ti.

Cuando vives casado o en pareja con tus hijos, éstos están de forma permanente, es una obligación 24 horas 365 días, salvo aquellos pequeños momentos de respiro en los que los colocas en casa de los abuelos.

Cuando te divorcias aparecen tiempos muertos, de respiro, de aburrirse, de silencio. Tiempos que te permiten pensar y te ayudan a valorar mucho más el tiempo que pasas junto a tus hijos.

 

Hay algo que llama mucho la atención de la mayoría de las mujeres al divorciarse y es el hecho de que sus ex parejas de repente disfruten más de ese tiempo con los niños.

Me suelen decir: – Ya lo podía haber hecho antes.

Por desgracia, somos así y generalmente tendemos a apreciar más y mejor lo que tenemos cuando lo perdemos.

4.- Hay que dejarse de reproches y guerras, responsabilizarse al 100%,

Hay que empezar a entender que la relación de pareja o el matrimonio se rompió por responsabilidad de las dos partes.

Tendemos a cargar la culpa en la otra parte para justificar nuestra voz interior. Pero hay que darse cuenta que nosotros también tenemos nuestro 50 % de responsabilidad en el fracaso de la pareja o matrimonio. Aunque yo no lo llamaría fracaso sino aprendizaje.

Este es sin ninguna duda uno de los puntos que más cuesta interiorizar y que más tiempo lleva ponerlo en práctica en el día a día, general y con tus hijos..

Yo siempre utilizo una frase “Todos hacemos lo mejor que sabemos en cada momento”. Por muy mal que te parezca probablemente si tu estuvieras en su piel, con sus creencias y vivencias personales habrías actuado exactamente de la misma forma que ahora criticas.

Cuando asesoro a padres y madres que están en el momento inicial del Divorcio siempre les hablo de esta forma de ver las cosas. En Casasempere abogados así las entendemos.

Sin ninguna duda, hay a quien le gusta echar más leña al fuego y potenciar el conflicto. Pero también hay a quienes nos gusta más calmar las aguas y trabajar en conseguir una relación lo más armoniosa posible como padres.

Porque aunque no lo queramos creer, hay algo que el divorcio jamás va a eliminar y es que por mucho que te duela el resto de tu vida vas a ser el padre y tu ex la madre. Así que estáis condenados a entenderos en aquellos puntos que afecten a vuestros hijos. Más que condenados yo diría que estáis ante una gran oportunidad de entenderos otra vez. Porque no hay que olvidar que para vuestros hijos siempre seréis su príncipe y su princesa.

Te aseguro que aplicar estos simples principios no es trabajo fácil. Partimos de la base de que nuestra mente está acostumbrada a culpabilizar, criticar, responsabilizar a tu ex. No te desanimes, es un proceso que lleva su tiempo y mucho trabajo interior.

Así que recuerda. Tras tu divorcio o ruptura de pareja tienes dos opciones,

a) Querer tener la razón y pasar el resto de tu vida en una guerra sin fin. Con continuos enfrentamientos judiciales con la madre de tus hijos, con todo lo que ello le va a suponer s tus hijos.

b) Ser feliz y disfrutar del tiempo que tienes junto a tus hijos. Dejar a un lado los reproches y hacer de tu nuevo camino la etapa más feliz de tu vida.

Yo en mi caso, decido cada día ser feliz, aunque reconozco que a veces mi mente me siga arrastrando a querer tener razón.

Por eso trabajo a diario para ser consciente y darme cuenta de que debo disfrutar de lo que tengo y, poco a poco ,mi camino me va a llevar a la vida que de verdad deseo vivir, disfrutando de los que más quiero y en compañía de los que más quiero.

¿Y tu que decides?

Si te sientes identificado o lo que hemos compartido te ha ayudado, por favor, dale a me gusta y compártelo en tu muro de facebook para que en estas fechas podamos ayudar a aquellos que como tú y yo un día vivieron sus primeras navidades sin sus hijos.

Nos gustaría saber más de ti, déjanos tu comentario, cuéntanos como te sentiste.

Gracias de todo corazón y felices fiestas

Javier González González

Abogado de Casasempere abogados

pero sobre todo y ante todo PADRE.