NO QUIERE FIRMAR CONVENIO REGULADOR

Es increíble como puede cambiar la situación en un proceso de ruptura de pareja, con el solo caminar de las agujas del reloj. De ver a tu hijo prácticamente a diario, a estar ya más de 8 meses sin verlo, abrazarlo o sentirlo cerca. Y lo peor de todo, el juzgado acaba de comunicar que las entrevistas con el gabinete psicosocial, para poder hacer el informe psicosocial, acababan de agendarse para finales de octubre.

¡Ufff! Sabía que esto iba a ser duro, pero nunca se había imaginado que llegaría a dolerle tanto el no tener cerca a su hijo.

Sabía que antes de final de año, como muy pronto, y siendo excesivamente optimista, iba a ser complicado que se señalara el juicio. Eso iba a suponer el tener que soportar sin abrazar a su hijo más de un año entero.

La expresión de su cara era de absoluto dolor. Sus ojos estaban tristes y muy apagados. Se le veía agotado de derramar lágrimas en la intimidad de su cuarto, cuando nadie le veía, y ya no tenía fuerzas de aparentar ser fuerte. En ese instante, podía realmente expresar todo lo que sentía, y, ante el mínimo recuerdo de su hijo, las lágrimas corrían por su mejilla.

Es desgarrador ver el sufrimiento de un padre cuando, como en este caso, se ponen por encima los intereses personales frente al bienestar de un niño. Por el simple hecho de salir victoriosa, y demostrar quien tiene el poder, se obligaba a un niño a estar sin el calor de los abrazos, los besos o las risas de su padre.

 La sentencia podría decir sobre el papel que estaba condenado por violencia de género, pero lo que es indiscutible es que ese padre, hasta la fecha, se había desvivido por el bienestar de su hijo. Era y es buen padre y buena persona, pero cometió el error de olvidarse de sus valores, y dejarse arrastrar por un mundo que no le pertenecía. Y todo por enamorarse de la persona equivocada.

Es curioso como puede cambiar todo en unos pocos meses. De alternar por semanas con su hijo, a protagonizar la peor de las pesadillas en vida que una persona puede llegar a experimentar. De ver casi a diario a su pequeño hijo, a no poder tener contacto alguno y no saber donde, con quien y como estará. A sufrir el peor de los silencios, el de la ausencia de noticias, y el tormento de la mente que interpreta esos silencios desde el mayor de los miedos, provocando que cada día vivas en una angustia vital permanente.

el divorcio a veces es peor que una horrorosa pesadilla

En Casasempere abogados siempre decimos que en los divorcios la ausencia de noticias es sinónimo de buenas noticias, sin embargo, cuando te toca vivir en persona ese silencio, se te hace bola y es un trago difícil de digerir.

Sólo cuando pasas por una situación así, empiezas a identificar este dolor. Solo cuando sientes lo mucho que duele, y entiendes de verdad lo mucho que se sufre, empiezas a mirar a otros padres o madres de otra manera. Ahora ves que reviven tu mismo dolor con otros ojos.

Varios habían sido los intentos de alcanzar un acuerdo, que permitiera poner fin a una absurda guerra judicial, guerra que este padre, por su condena penal, tenía perdida incluso antes de empezar.

Su dolor le había arrastrado a una guerra, que sólo él podía solventar asumiendo su total responsabilidad, y aceptando los aprendizajes que esta experiencia le estaban enseñando.

De tener todas las opciones de disponer de una custodia compartida, de estar de hecho ejerciendo una custodia compartida semanal, a tener que soñar con que el juez le concediese un régimen de padre visitador lo más amplio posible, y esperar dos largos años para empezar a tener más opciones junto a su hijo.

El acuerdo se veía muy lejano, pues en la primera vista ya querían que el padre no pudiera pernoctar con su hijo hasta que no cumpliera 6 años, a pesar de que, semanas atrás, había compartido todo su tiempo con él.

Contra todo pronóstico, llegó ese mail con un hilo de esperanza. Era el abogado contrario proponiendo un posible acuerdo.

Muchas de las pretensiones que pedían eran descabelladas, pero, con las fichas sobre el tablero, ahora tocaba tragarse el ego y valorar las opciones para poder abrazar a ese niño.

IR A JUICIO O LLEGAR A UN ACUERDO

El eterno dilema. Es curioso como, cuando cierras un acuerdo y ya tienes asegurado en tu bolsillo lo que te han ofrecido, la mente empieza a pensar que es poco y que se podía haber conseguido más. Te empiezas a olvidar de la situación en la que te encontrabas antes del acuerdo.

Sin tenerlo firmado, como era costumbre, empezaron las peticiones y exigencias de nuestro cliente. Todos sin excepción, nos olvidamos de lo mucho que hemos sufrido y pasamos por alto el verdadero objetivo. Queremos conseguir más para sentirnos ganadores.

Lo difícil de llegar a un entendimiento y evitar el enfrentamiento judicial, es tener claro hasta donde puedes tensar la cuerda del acuerdo, sin romperla y caerte para atrás.

Lo vemos a diario. Acuerdos que están prácticamente cerrados se van al traste por pequeños detalles que son realmente irrelevantes. Por el simple hecho de querer tener la razón y no admitir algo que realmente no es lo importante, dinamitamos nosotros mismos todas las posibilidades de entendimiento o acuerdo.

Siempre es mejor el peor de los acuerdos que el mejor de los juicios. ¡Que pronto la esperanza alimenta el fuego de ego y se olvida de que durante meses no has visto, oído ni sentido a tu hijo!

la avaricia siempre rompe el saco

La avaricia siempre rompe el saco. Todo parece poco, pero cuando partes de cero, de no tener nada, hay que valorar mucho más eso, que ahora parece tan poco, porque en realidad, en determinadas circunstancias, puede ser un mucho. Sobre todo, cuando tú mismo, con tus actos previos, has provocado una situación de desventaja y, además, en frente tienes una persona que no tiene remordimientos por luchar en un juzgado y pretender tener la razón.

Para entenderlo, pongamos en antecedentes de la situación que vive el protagonista de nuestro post de hoy.

En un desafortunado episodio, en el que nuestro cliente como una mosca que se posa confiada sobre los hilos de una tela de araña, había quedado atrapado en las redes que su pareja le había preparado, la mezcla de alcohol, drogas y sexo, aderezado con palabras envenenadas, provocaron sus celos, dando como resultado un más que vergonzoso audio, que reflejaba un desafortunado momento del final de su relación, en el que este padre había perdido su control gritando, insultando y amenazando.

6 minutos de un total vivido de más de 2 horas, eran más que suficientes para su condena. Escucharlo le avergonzaba hasta a él, ya que no se reconocía. Me decía “ese no soy yo. Estaba ido, ni recordaba haber dicho tantas barbaridades”.

No nos cansamos de repetirlo. En los juzgados son fundamentales las pruebas. No basta con tener la razón, hay que poder demostrarlo, y, en este caso, ella, que ya había recorrido este mismo camino, había hecho los deberes con suma diligencia.

La mezcla de pruebas adecuadas y una más que nefasta defensa al cliente del anterior abogado, le hicieron terminar irremediablemente condenado. Tras el vergonzoso juicio, desesperado por que se sentía naufragar y veía que iba a terminar condenado, decidió volver a contactar con nosotros.

Es curioso como dos meses antes de que todo su mundo estallara, había tenido una sesión por video conferencia con nosotros, y le habíamos advertido y aconsejado todas las precauciones que debía tomar para disponer de esas pruebas.

Pero cuando uno está enamorado no quiere creer que la otra persona sea capaz de algo así. Y la otra persona sí lo fue. Este pobre hombre aprendió la lección de la peor de las maneras. Viviéndola y, además, con dolor.

Sin embargo, decidió contratar los servicios de un abogado local a su población de origen, pensando que, por cercanía, contacto diario con el juzgado, iba a estar mejor representado. Ese día firmo su sentencia de condena.

Ver la grabación de la vista, era el mejor ejemplo de todo lo que no se debe hacer en una sala. Falta de preparación, desconcierto, duda, su propia declaración le había ayudado para su condena.

Ese padre llegó a nosotros rogando un milagro. Nos remitió las grabaciones y todos los datos del juicio. Sólo podíamos confirmar lo que era más que evidente. Le iban a condenar seguro. Y así se lo dijimos, y así paso. Sin embargo, todavía podíamos darle la esperanza de la vía civil, de aquel que, al menos, acude a la batalla a plantar cara, a pelear hasta el último aliento, para conseguir el máximo de tiempo posible con su hijo.

Con una condena penal por violencia todo cambiaba para ese padre. Automáticamente perdía, pese a ser un excelente padre, la posibilidad de atender y cuidar a su hijo en custodia compartida.

Se puede haber fracasado en la relación de pareja, pero no por ello se tendría que impedir el seguir ejerciéndose el papel de padre, si, como en este caso, se es buen padre.

Sin embargo, por desgracia, las normas están así, y eso provoca que en muchas ocasiones se haga un uso abusivo de las mismas, impidiendo que excelentes padres puedan compartir su tiempo en igualdad con sus hijos.

No servía de nada atormentarse. Ya no se podía volver al pasado. Ahora solo podíamos ayudarle a que aceptase su responsabilidad. Aun así, nos hubiera gustado haber podido defender a este padre como realmente se merecía. Haberle dado la esperanza de una mínima oportunidad de absolución y haber podido optar a la custodia compartida de su hijo.

El acuerdo, plasmado en el convenio regulador divorcio, estaba preparado, pero ahora la duda era ¿qué pasa si mi ex no quiere firmar el convenio?

mi ex no quiere firmar el convenio

Durante la última semana de este mes estuvimos a diario recibiendo variaciones, matices y cambios, tratando de aproximar las posturas que permitieran formalizar el acuerdo.

A diario contestábamos con nuevos matices, que permitieran aceptar lo que nos proponían, pero tratando de garantizar también la posición de nuestro representado.

Si no firmaba, a este padre no le quedaba más remedio que seguir esperando a que señalaran la vista y a que todo terminase para poder abrazar a su hijo.

Realmente quien salía perdiendo era su pequeño hijo, que seguiría sin recibir el inmenso amor de su padre.

Ayer, a última hora de la noche, por fin, se cerró el acuerdo, y esta misma mañana se ha estado gestionando la firma para su presentación en el juzgado, firma y acuerdo que se han llevado a cabo, y se han presentado al juzgado para parar el procedimiento contencioso.

La mejor forma de vencer el desacuerdo convenio regulador, es aceptando peticiones y proponiendo cuestiones que construyan, en beneficio de todas las partes, y no sólo aquellas que sean de interés de nuestro cliente.

En los acuerdos, ambas partes deben sentirse ganadores, y ambos deben saber ceder parte de sus pretensiones. Si tu idea es que la otra parte firme todo lo que tu deseas, jamás vas a conseguir un acuerdo.

El éxito en este caso pasó por eso. Por explicarle a nuestro cliente esta situación, y su crecimiento interior, su capacidad de aceptar su responsabilidad y el amor por su hijo, le hicieron entender que para cerrar un acuerdo también debía ceder y admitir.

Hoy estamos contentos porque, esta misma tarde, un hijo va a volver a sentir los cálidos abrazos de su padre, va a volver a escuchar su voz y van a poder reír juntos.

Hoy, contra todo pronóstico, vuelve a triunfar el amor. Una vez más, la vida da un giro milagroso en los acontecimientos que vivimos, y hace que se pueda cerrar un acuerdo entre dos padres, que del amor pasaron al odio, y terminaron por sentir repugnancia con sólo pronunciar el nombre del otro.

En Casasempere abogados nos encanta cuando los padres consiguen entenderse y plasmar un acuerdo en un papel. Lo hemos vivido muchas veces y es maravilloso. En este vídeo tienes uno de esos casos.

Nunca pienses que algo es imposible. Solo es imposible aquello que nunca se intenta. Nunca te quites posibilidades. Los milagros existen a diario. Cada uno los crea. Nosotros los vemos cada día en nuestra profesión.

Esta tarde nos encantaría poder compartir ese abrazo entre padre e hijo, después de 8 meses sin verle. Le hemos pedido al cliente que inmortalice esa foto y nos la mande.

Dejar de lado los enfrentamientos y el conflicto, asumir tu responsabilidad, y empezar a construir el futuro junto a tu hijo, te aseguro que es la mejor de las recompensas. Es lo mejor para ti y tu felicidad. Y también para nosotros. Es la mayor satisfacción que se puede tener en nuestra profesión y para lo que decidimos ser abogados. Para ayudar y hacer feliz a la gente. 

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Qué es mejor, ir a juicio o llegar a un acuerdo?

Sin lugar a dudas llegar a un acuerdo. Siempre es mejor el peor de los acuerdos que el mejor de los juicios. El llegar a un acuerdo te permite controlar las decisiones a adoptar respecto de tus hijos, decisiones que siempre va a ser mejor que estén en vuestras manos ya que conocéis mucho mejor vuestra historia que el mejor de los jueces.

No lo dudes, nadie mejor que vosotros para establecer lo mejor para vuestro hijos.

➡️ ¿Cómo puedo llegar a un acuerdo con mi ex si los dos queremos tener razón?

La mejor forma de llegar a un acuerdo es entendiendo que debe de haber un win win, es decir, que las dos partes tienen que sentirse ganadores y ceder en sus pretensiones. Para ello, es conveniente el aceptar peticiones, y hacer propuestas que construyan en beneficio de todas las partes, y no sólo aquellas que sean de tu interés.

➡️ ¿Puedo tener la custodia de mi hijo si estoy condenado por violencia de género?

Si estás condenado por violencia de género, automáticamente pierdes la posibilidad de atender y cuidar a tu hijo en custodia compartida.

➡️ ¿Cómo es posible no tener la custodia de mi hijo si estoy condenado penalmente, si la condena es por unos hechos con mi ex y no con mi hijo, al que quiero y he cuidado en todo momento?

Las normas están así, por desgracia, y eso provoca que en muchas ocasiones se haga un uso abusivo de las mismas, impidiendo que excelentes padres puedan compartir su tiempo en igualdad con sus hijos.

Se puede haber fracasado en la relación de pareja, se puede haber cometido un fallo imperdonable con tu ex, que te haya supuesto una condena penal, pero no por ello se tendría que impedir el seguir ejerciéndose el papel de padre, si, como en este caso, se demuestra que se es un buen padre.

CONSENTIMIENTO PADRES SEPARADOS PARA ESCOLARIZACIÓN

Sonó el telefonillo y, al descolgar, oí una voz que decía:

«Hola, soy de Correos, traigo un telegrama para usted.»

Después de dar los datos, y de firmar en el móvil del empleado de correos, éste me entregó el telegrama, y al abrirlo pude leer:

“No doy mi consentimiento para matricular a nuestro hijo en ningún centro escolar, que no haya sido acordado de mutuo acuerdo entre ambos.”

Con solo leer las tres primeras palabras, ya tenía claro que la elección del colegio iba a suponer, una vez más, otro tema de conflicto, que nos iba a arrastrar a un nuevo enfrentamiento judicial.

La elección del colegio de los hijos de padres divorciados, cuando existe una situación de conflicto entre ellos respecto a la custodia, siempre es una fuente de problemas, que termina por arrastrar a las partes ante el juzgado.

Matricular a un niño por primera vez en un centro escolar, supone la necesidad de que ambos padres hagan un ejercicio de responsabilidad mutua, dejando de lado sus diferencias, y poniendo el máximo foco en tomar la decisión que mejor garantice los intereses del menor. Se hace preciso estar de acuerdo en el centro escolar, en el que deseas que tu hijo empiece a formar parte de su futura vida.

El problema es que, en estos casos, cada uno considera que el mejor centro es el que está junto a su casa. En este caso, el padre tenía una peculiar y personal forma de ver y entender el interés del menor.

A pesar del contundente contenido del telegrama, nuestra cliente había remitido un mail, indicando la necesidad de alcanzar un entendimiento mutuo, para proceder a la elección del centro escolar, pero la respuesta a ese mail fue todavía más demoledora.

“NO voy a admitir ninguna otra propuesta, que no sea matricular a nuestro hijo en un colegio a mitad de camino entre nuestros actuales lugares de residencia, que me permita disfrutar de custodia compartida.”

La elección del colegio forma parte de las competencias incluidas dentro de la patria potestad padres separados, por lo que exige el acuerdo de ambos padres.

Desde el inicio de la relación de pareja, habían vivido en Alicante, y sólo ahora como consecuencia de la ruptura, el padre, con la intención de evitar tener que hacer frente en solitario a los costes de alquiler, se había trasladado, por voluntad propia, a vivir al campo en compañía de su madre, una población donde el pueblo más cercano estaba a más de una hora andando.

Su propuesta de matricular al menor en un centro a mitad de camino, no solo era descabellada, sino además carente de todo sentido. Era legalmente inviable, matricular a un menor en una población donde no reside ninguno de los padres, pero es que, además, la respuesta dada por el padre, dejaba bien claro la imposibilidad de alcanzar cualquier posible acuerdo.

Estamos convencidos que, desde la visión de ese padre, considerar matricular al niño en un colegio en el lugar de residencia, colegio que él mismo había admitido en la relación de pareja, era ceder a los intereses personales de nuestra cliente.

Por desgracia, una vez más, el dolor nubla la razón, y se exigen pretensiones carentes de sentido común. Este es el gran peligro de las percepciones, y de la personal forma de ver y entender lo que vivimos durante un proceso de divorcio.

Y la situación se puede incluso caldear más, en función del abogado que elijas para que te asesore. Si el abogado anima situaciones como esta, el conflicto, la guerra y los juicios, por todo y para todo, están garantizados.

Acumulábamos a nuestras espaldas en este asunto, la experiencia de meses previos, tratando de alcanzar un acuerdo respecto de visitas, estancias y custodia.

Habían sido meses de sufrimiento y dolor, que habían dejado claro que negociar era INVIABLE. Solo cabía el auxilio judicial para rebajar las posturas, y tratar de alcanzar un acuerdo.

patria potestad padres separados

MATRICULAR A UN NIÑO SIN LA FIRMA DEL PADRE

Para la elección del colegio de los hijos de padres divorciados, es preciso el consentimiento y la firma de ambos padres. En consecuencia, matricular a un niño sin la firma de un padre, resulta inviable.

Por ello, si hay desacuerdo en la escolarización de los niños, como es el caso que os relatamos hoy, se debe de acudir a un proceso de jurisdicción voluntaria, al amparo del artículo 156 de nuestro código civil, por desacuerdo en el ejercicio de la patria potestad.

Debes solicitar del juzgado, que te conceda la facultad de decidir el centro escolar al que debe de acudir tu hijo.

COMO ES EL JUICIO ELECCIÓN COLEGIO

Comienza con una Demanda, que debe presentarse en el juzgado de primera instancia del domicilio o, en su defecto, lugar de residencia, del hijo, salvo que el ejercicio conjunto de la  patria potestad haya sido establecido por resolución judicial, en cuyo caso será competente para conocer este expediente el juzgado de primera instancia que hubiera dictado dicha resolución.

En este procedimiento, no es obligatorio actuar con abogado ni procurador, aunque siempre es aconsejable contar con abogados, y sobre todo abogados especializados en derecho de familia, como nuestro despacho, ya que la experiencia y la práctica siempre es un grado.

En esa Demanda, el solicitante debe exponer los motivos o causas por las que considera que su propuesta es la más beneficiosa y acertada, para merecer del juzgado la posibilidad de elección, así como, acompañar los documentos, informes o pruebas, que considere importantes para justificar su petición.

Tras su admisión en el juzgado, se señala fecha para la comparecencia o vista, y se traslada la solicitud a la otra parte, concediéndole un plazo de 5 días para presentar por escrito los motivos de su oposición.

En la comparecencia o vista oral, se intentará un acuerdo previo. De alcanzarse, se plasmará bien en grabación o bien documentado en un acta, que será firmada por todas las partes.

De no ser posible el acuerdo entre las partes, se iniciará la vista, oyendo al solicitante y al denunciado, y se practicarán las pruebas que sean propuestas y admitidas por las partes, para que su señoría decida a quien le concede la facultad de decidir.

Una vez practicadas las pruebas, se dará trámite en el mismo acto a las partes y al Ministerio Fiscal, para conclusiones, que es la exposición oral final que realizamos los abogados, informando de los resultados de las pruebas que se han practicado en la vista, y dando argumentos para que el juez resuelva a nuestro favor.

Una vez terminada la vista, se recibirá la resolución

Otro problema habitual entre padres divorciados con el colegio es cuando uno de los padres quiere hacer un cambio de colegio. ¿Te gustaría saber como actuar?

Aquí tienes otro post en el que te damos las respuestas

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Elegir el colegio de mi hijo forma parte de la custodia o de la patria potestad?

Forma parte de la patria potestad, que son los derechos y deberes que los padres tienen sobre los hijos no emancipados, por lo que elegir el colegio de tu hijo forma parte de esa patria potestad y, por lo tanto, de aquellas decisiones mas importantes de los hijos, que afectan a su educación, salud, formación, protección.

➡️ ¿Para elegir el colegio de un hijo es necesario el consentimiento de los dos padres?

Sí, por supuesto. Al ser una decisión que afecta a la patria potestad que los padres tienen sobre los hijos, es necesario el consentimiento de ambos padres. Uno de ellos no puede matricular a su hijo en ningún colegio sin el consentimiento del otro padre.

➡️ ¿Qué puedo hacer si mi ex no me autoriza a matricular a mi hijo en un colegio?

En estos casos, en los que no hay acuerdo entre los padres para elegir el colegio del niño, se puede acudir a un procedimiento de jurisdicción voluntaria, del artículo 156 de nuestro código civil, por desacuerdo en el ejercicio de la patria potestad, para que te conceda el Juzgado la facultad de decidir el centro escolar al que debe de acudir tu hijo.

LA VIDA ES PARA VIVIRLA

 “¡Dios mío, perdóname, ayúdame!”

Esas fueron las últimas palabras de mi madre antes de perder la conciencia. La vida se le escapaba de su cuerpo, desmayado por completo, en el coche camino del hospital. Un simple gesto al que habitualmente no le damos ninguna importancia, como es respirar, se había convertido en un profundo dolor que le desgarraba el pecho.

Si respiraba se quebraba de dolor, y si no respiraba se ahogaba. No puedo ni imaginar la angustia que tiene que ser vivir algo así.

Cuando apenas tenía 11 años, jugando al futbol con mis amigos, recibí un fuerte balonazo en el estómago. De repente, no podía respirar. Si trataba de tomar aire no podía. Algo no funcionaba. No podía oír ni hablar. Era consciente de todo a mi alrededor, pero algo había pasado que, aquello tan simple como era respirar, había dejado de funcionar.

si trataba de tomar aire no podia

No tiene ni punto de comparación, porque a mí no me dolía vivir. Sólo se había producido un vacío. Era como si de repente me hubieran sumergido en el mar. No podía emitir ni escuchar ningún sonido, todo se había quedado en silencio a mi alrededor. La vida se había puesto a cámara lenta. Veía a todos mis amigos mirándome, hablando y sin saber qué hacer. Muy nervioso, les hacía gestos tratando de agarrarme a la vida. No podía respirar.

Fueron segundos angustiosos. Realmente pensé que me iba a morir allí y que nadie iba a poder ayudarme.

De repente, sin saber cómo, pude volver a respirar, mis oídos se destaponaron y volvió el sonido a mi vida. A los pocos segundos, ya se me había olvidado la angustia vivida y volvía a jugar feliz.

Ojalá nunca hubiéramos perdido la inocencia de los niños. Ellos, pese a las perores adversidades, solo piensan en vivir y disfrutar de la vida.

¡Qué rápido olvidamos que la vida tiene fecha de caducidad!

Dime una cosa. ¿Hoy vivirías tu día igual, si supieras que te quedan pocas horas, semanas, o meses de vida?

que rapido olvidamos que la vida tiene fecha de caducidad

Sonó el teléfono, y lo único que sentía era el nerviosismo de mi hermano. Trataba de adivinar lo que había pasado, al escuchar la parte de la conversación que salía de él.

“Joder, joder, pero ¿cómo que ha entrado en parada? ¿Qué ha pasado?” Y ya sólo veía aumentar más y más la preocupación en sus expresiones de nerviosismo, de aquel que sabe que este momento iba a llegar, pero, ahora que ya estaba aquí, se negaba a vivirlo.

Colgó el teléfono y no paraba de repetirme “no estoy preparado para despedirme de mama, todavía no” y sus ojos se llenaron de lagrimas. Empezó a arrepentirse de haberla colgado con desgana en la tarde de ayer. Se sentía dolido consigo mismo, como si supiera que a lo mejor había desperdiciado la última gran oportunidad de que su madre notara que para él ella era importante. Se fustigaba pensando que a lo mejor ya no tenía una segunda oportunidad, para que escuchara de sus labios un te quiero mamá.

por que ponemos nuestros empeño en desperdiciar nuestra energia en cosas sin ninguna importancia

¿Por qué nos empeñamos en vivir pensando que siempre vamos a tener tiempo? ¿Por qué ponemos nuestro empeño en desperdiciar nuestra energía en cosas sin ninguna importancia?

Era jueves por la tarde, y aquella llamada había puesto delante de nuestros ojos la cruda realidad. La vida es para vivirla, y nosotros con nuestros absurdos egos nos empeñamos en complicarla y no disfrutarla. Preferimos poner toda nuestra atención y energía en cosas negativas sin verdadera importancia.

¿Cómo puede ocurrir esto ahora? Ahora que empezaba a volver a ser ella, ahora que había vuelto a coger fuerzas para vivir, ahora que se le veía activa, y volvía a ser esa mujer vital que podía cansar a cualquiera que se le pusiera por delante.

Hacia tres años que había superado una grave operación cardiaca, que la había obligado a estar meses hospitalizada. Su corazón había fallado porque en su vida la pena y la tristeza, la preocupación y el dolor, habían superado al amor, la alegría y las ganas de vivir. Verme sufrir con mi divorcio la había terminado de hundir. La habían tenido que implantar una prótesis, y siempre nos decía que no quería volver a sufrir algo parecido.

Caprichos del destino. Hoy había llegado a la puerta de urgencias otra vez con su corazón roto, por la pena acumulada durante años de empeñarse en vivir desde la pena. Esta vez, sin aceptarlo voluntariamente, tenía que volver a revivir todos y cada uno de aquellos malos momentos hospitalarios.

En los divorcios y ruptura de pareja, ocurre exactamente lo mismo. Lo vemos a diario en el despacho. Padres y madres empeñados en discutir, en no entenderse. En querer tener la razón, peleando por cosas que quienes no estamos en la emoción de la batalla post ruptura, nos parecen realmente absurdas y sin importancia.

¿de verdad es tan importante tener la razon?

Permíteme que te haga una simple pregunta:

¿Qué pasaría si en esa camilla inerte y sin latido, camino del box de urgencias, en vez de mi madre estuviera tu hijo?

¿De verdad seguirías discutiendo con tu ex por esa tontería?

¿De verdad es tan importante tener la razón?

Lo he vivido en primera persona, y te aseguro que todo cuanto provocas en la guerra por querer tener la razón en tu divorcio, al final repercute de forma negativa en tu hijo. Cuando lo ves postrado en una cama, sin poder abrir los ojos, y has estado a punto de perderlo para siempre, empiezas a plantearte si de verdad es tan importante tener la razón.

Hace años que prefiero ser feliz, disfrutar de la vida y de mis hijos, a querer tener la razón.

Cada mañana, a las 7:30, a las 13:30, y a las 19:30, me enfrento a la puerta de entrada de la UCI, con el respeto en mi pecho de no saber qué me voy a encontrar al traspasar la puerta.

Durante esta última semana, me he pasado contrarrestando una vida montada en pesimismo, catastrofismo y negativismo. Donde los médicos no ven esperanza yo veo avances, donde los médicos son cautos y precavidos, yo veo vida.

Deseo poder volver a escuchar su voz y poder abrazarla. Deseo poder decirle mirándole a los ojos “te quiero mamá, gracias por todo lo que has hecho y haces por mí”.

Hoy tengo la gran suerte de haber crecido interiormente, y de haber sabido reconducir mi vida y mis valores. Tengo la gran suerte de negarme a vivir eternamente ofendido, dolido o traicionado.

La vida es para vivirla, disfrutarla y saborearla. Doy gracias por haber aprendido a perdonar y sobre todo haber sabido perdonarme. Doy gracias de haber aprendido, y aprender, las lecciones que la vida me pone a través de las duras pruebas que he vivido.

Hace tres años el dolor que provocó la herida de mi divorcio me hizo no estar tras esas puertas de la UCI. No pasar ni tan siquiera a verla a pesar de que podía haberlo hecho.

Tengo la gran suerte de que la vida no haya querido que viviera atormentado de por vida, y por eso hoy la vida me vuelve a poner a prueba haciendo sufrir en esta vida a mi madre. Sin embargo, hoy le grito a la vida “estoy listo, he aprendido, aquí me tienes”. Hoy sé lo que es realmente importante.

No esperes a tener que ver a tu hijo, tu padre, tu madre, tu mujer, o ese ser querido, tumbado en una cama, sin brillo, conectado a mil cables y máquinas que no paran de hacer pitidos y ruidos.

No esperes a que la vida te pare para que empieces a valorar que es lo realmente importante.

 ¿QUE ES LO MAS IMPORTANTE EN LA VIDA?

Sin ninguna duda, vivirla. Estar realmente consciente de cada instante, y de lo mucho bonito que tiene. Conozco a muchas personas que han pasado por una enfermedad muy grave, y que cuando hablas con ellas siempre te dicen “gracias a mi enfermedad he aprendido a disfrutar y valorar de verdad la vida”.

Saber que te queda poco, te hace que pongas foco en disfrutar cada instante de tu vida. Un simple paseo, escuchar el rugir del mar, mirar el movimiento de las ramas de los árboles. No nos damos cuenta, pero, todo a nuestro alrededor, son verdaderas obras de arte de lo mucho que nos ofrece la vida.

¿Por qué nos empeñamos en vivir pensando que somos inmortales?

Si cada mañana al abrir los ojos tuviéramos un cartel en el techo que pusiera “Disfruta del día, hoy puede ser el último de tu vida”, estoy convencido de que viviríamos con más intensidad, y valorando mucho más todo lo que nos rodea.

Seríamos más amables, más cariñosos, más considerados. Más agradecidos. La vida sería menos agresiva porque no perderíamos nuestro valioso tiempo en tonterías.

aprender que es lo mas importante en la vida

Hazme caso. Es importante aprender a disfrutar de la vida y empezar a aprender qué es lo más importante en la vida. Hoy, te puedo decir que, sin ninguna duda, es vivirla, aquí, ahora, en este instante.

Empieza a centrarte en las cosas importantes de la vida y deja de perder tu tiempo.

Hazme un favor, piensa que hoy fuera tu último día en esta vida ¿Cómo te gustaría vivirlo? ¿Con quién te gustaría disfrutarlo? ¿A quiénes te gustaría ver para despedirte?

Hazlo, no lo dejes para mañana, porque puede que sea demasiado tarde.

Si me preguntas como afrontar una separación, como superar una ruptura o como conseguir paz en tu divorcio, la respuesta siempre es la misma

Aprende a disfrutar de la vida porque la vida es para vivirla.

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Me compensa querer tener razón en mi divorcio por encima de mis hijos y de todo?

Por supuesto que no. Es preferible elegir ser feliz y hacer felices a tus hijos por encima de todo y eso no va a suceder si decides querer razón.

➡️ ¿Seguirías queriendo tener razón en tu divorcio si tu hijo estuviera postrado en una cama a punto de morir en un box de urgencias?

Seguro que no. Ahí te darías cuenta de verdad, que lo más importante en tu divorcio también son tus hijos, y serías mucho más consciente del enorme daño que se le hace a tu hijo convirtiendo tu divorcio en una guerra.

➡️ ¿Ganar en tu divorcio es lo más importante en la vida?

Deseamos que no lo sea. Lo más importante en la vida debería ser vivirla, y ser consciente y disfrutar de cada minuto de ella, junto a tus hijos. Ojalá que te des cuenta de ello conscientemente, y que no sea porque te haya sucedido algo grave que te obligue a valorarla. La vida te está esperando.

QUIERO SEPARARME PERO NO ME ATREVO

Al abrir la puerta del despacho pude notar el dolor reflejado en su rostro. Se sentía una mujer a la que la vida, hoy, le suponía un gran peso sobre sus hombros. Esa mujer era la viva imagen del sufrimiento en vida. Se había olvidado de vivir.

Físicamente, muy delgada, y con una cara que aparentaba muchos más años de lo que marcaba la fecha de nacimiento de su DNI. Le costaba subir la mirada. Sus ojos, siempre mirando hacia el suelo. Se notaba su miedo fluyendo por su cuerpo, ya que era incapaz de fijar la mirada en mis ojos. Su voz eran pequeños susurros, casi ni se apreciaba, y las lágrimas no cesaban de brotar de sus ojos con cada pregunta que me hacia.

Su imagen era el reflejo de la tristeza, y de la mucha angustia acumulada durante años. Para esa mujer, estar presente, se había convertido en una pesada carga.

Se habían apagado sus ganas de vivir. Estaba muerta en vida. Ya no sonreía. Su rostro era la viva expresión del dolor, de aquella persona que se ha acostumbrado a ser infeliz.

Es curioso, era una mujer moderna, con formación universitaria, con trabajo, pero a la que el peso de los años la había consumido.

Lo había visto innumerables veces, pero en esta ocasión ella tenía una ventaja, disponía de libertad económica. No era como muchas otras mujeres que necesitaban depender de sus maridos para poder vivir.

Con sólo 10 minutos de conversación, pude advertir el profundo miedo que invadía a esa mujer. Era el mismo terror que había visto tantas veces en otras muchas mujeres. Tenía auténtico pánico a perder a sus hijos si tomaba la decisión de divorciarse.

panico a perder a los hijos si tomas la decision de divorciarte

Por el simple hecho de pronunciar las palabras custodia compartida, se echaba a llorar amargamente. Se notaba que hacia años que se había olvidado de ser ella misma, y había encontrado su único refugio en atender y cuidar de sus hijos.

La habían enseñado a ser madre por encima de todo y se había olvidado de que, además, debía de seguir siendo mujer. No se puede dar felicidad a los demás si te olvidas de estar feliz contigo mismo.

Era la viva imagen de una persona destruida. Sentía el peso de aquel que piensa que se merece todo su dolor, por haber fracasado en su matrimonio y relación de pareja.

Sus labios expresaban tiempos pasados:

 “¡Madre mía! ¡Qué va a pensar la gente si me divorcio! Es que mi madre me dice que debo aguantar.”

Se notaba la fuerza de la programación de una familia muy tradicional. De unos valores pasados de moda, que piensan que pase lo que pase se debe permanecer casado y en pareja. Hasta la muerte.

¿Pero, de verdad tú quieres seguir viviendo así?

En su interior sabía que el mejor camino para volver a la vida era poner punto y final a su matrimonio, pero la losa de su educación, y la conciencia social que le habían inculcado desde bien pequeña, le pesaba todavía más que la angustia vital que cargaba sobre sus hombros.

Yo le pregunté ¿piensas que tu relación de pareja ha llegado a su fin? ¿Crees que ya lo has dado todo y que no hay posibilidad de reavivar la relación?

Se echó a llorar porque su corazón le susurraba la verdad. Le pedía a gritos que tomara la ansiada libertad pero su mente la quería convencer de que lo correcto era permanecer atada al carcelero, al que ella le había consentido para que apagara sus ganas de vivir. Era un mar de dudas y no sabía qué tenía que hacer.

Estaba acostumbrada a que tomaran las decisiones por ella y a obedecer sin rechistar. Era lo que le habían enseñado, y tenía la esperanza de que yo tomara la decisión por ella.

Su hermana la había acompañado a nuestro despacho, ya que ella no se atrevía. La veía fustigarse y diluirse como un azucarillo día a día, y ya no sabía que más podía hacer para ayudarla.

Ella me preguntaba constantemente “entonces, ¿qué hago Javier, me separo o no? Quiero divorciarme pero tengo miedo.”

El miedo a lo que va a suceder es tu peor enemigo en el divorcio.

Deja de tomar decisiones desde la mente y empieza a escuchar a tu corazón. Nadie debería vivir sin sentirse inmensamente feliz, de tener cada día un nuevo día para sonreír.

PORQUE SE DIVORCIAN LAS MUJERES

Prácticamente la totalidad de las mujeres que llegan a nuestro despacho, toman la decisión de divorciarse por sus hijos.

O bien sucede algo delante de sus hijos que la impulsa a poner punto y final, o bien empiezan a darse cuenta de que lo que están viviendo día a día no es el ejemplo de vida que ellas quieren para sus hijos.

Tienen miedo de que al seguir en esa vida que tanto les pesa, sus hijos al crecer reproduzcan sus mismos errores y sean tan infelices como se sienten hoy ellas.

Una vez más, el amor hacia sus hijos es lo único que las mueve a poner punto y final a una relación, que lleva años consumida, agotada y sin ningún futuro.

Es curioso ver como muchas mujeres, cuando se convierten en madres, empiezan a olvidarse de ellas mismas. Se olvidan de que necesitan tener tiempo para ellas, y centran su vida única y exclusivamente en cubrir las necesidades de sus hijos. Se olvidan de vivir para ellas y empiezan a vivir la vida de sus hijos.

Esta madre que hoy os relato, era la viva imagen de aquella mujer que se ha abandonado por completo. Que se ha olvidado de ser mujer y se ha volcado en su vida a ejercer su papel de madre.

Estaba convencida de que ya no tenía derecho a volver a ser feliz. Que vivir infeliz era lo que le correspondía porque no había sabido ser una buena esposa como así quería ese hombre.

Esa pobre mujer, se culpaba del fracaso en su matrimonio y no se daba cuenta que no estaba sabiendo interpretar adecuadamente lo que ocurría en su vida. En realidad, la vida la estaba impulsando a vivir.

hoy esta madre divorciada es otra mujer

NERVIOS ANTE UN JUICIO

Hoy hace un año desde que le abrí por primera vez la puerta del despacho, y te puedo asegurar de que, si la ves hoy, ves a otra mujer. Ha recuperado gran parte de su vitalidad. Ha vuelto a sonreír. Su mirada vuelve a tener ese brillo de alguien que disfruta de vivir. Esta más joven, más guapa y poco a poco empieza a volver a ser ella misma.

Hoy me sorprendo escuchando su audio, en el que me dice “Javier, aquí, o custodia exclusiva para mí, o compartida, pero con todas las consecuencias. Si tanto quiere hacer ahora de padre como presume, que asuma todas y cada una de las consecuencias de lo que pide. Yo ya no voy a ser su chacha por más tiempo.”

Al escucharlo nuevamente, no puedo dejar de sonreír. Me viene a la mente la imagen de esa mujer destruida que llegó a la puerta del despacho, totalmente hundida y sin vida.

Hoy soy consciente de que, una vez más, hemos ayudado a recuperar las ganas de vivir de una buena mujer. Hoy me siento feliz de mi profesión, y de la forma de ejercerla en Casasempere abogados, porque nos ha permitido ayudar a otra persona a recuperar las ganas de vivir, algo que ya se le había olvidado.

Todavía no ha terminado su camino junto a nosotros, pero, por fin, empieza a dirigir su destino.

Todavía, por momentos, sale a relucir esa mujer asustada, destruida y sumisa, pero la mayor parte de su tiempo brilla esa mujer con ganas de vivir y ser feliz.

Hoy empiezo a ver una mujer que ha entendido que en la vida no pasa nada por decidir ser feliz. Hoy por fin, acepta todo lo que venga en su vida y, ante todo y sobre todo, decide ser feliz. Ni un marido, ni una pareja, ni unos hijos deben ser carceleros para tus ganas de vivir. 

Recuerdo esa video llamada de hace unas semanas, justo tras recibir la contestación a nuestra demanda, en la que volvían a relucir todos sus miedos. Estaba asustada porque él había pedido la custodia compartida. Y se sorprendió con mi respuesta:

“Ya te avisé de que esto iba a ocurrir. Por desgracia, prácticamente todos juegan con lo mismo.

¿Y cuál es el problema? Quiere hacer de padre, pues que lo haga. Mejor. Así empiezas a disfrutar de tener tiempo libre para ti.

¿No te parece que ya has dedicado suficientes años de tu vida a los demás? ¿No crees que te mereces empezar a ser feliz? Te mereces un descanso y que sea otro el que asuma el peso de la responsabilidad de ser padres.

Está pretendiendo jugar con tus miedos. Quiere precisamente esto. Que te angusties pensando que tus hijos van a tener que estar con él.

Tienes que vencer tu temor. Y, además, tienes una gran ventaja, tus hijos adoran irse con su padre. Que se apañe con ellos. Es muy bonito decir a gritos quiero ser padre, hasta que te toca serlo a diario sin nadie a tus espaldas que te lo haga todo (cenas, baños, ropa, almuerzos, limpieza…etc.)

¿No quiere ser padre? Pues que lo sea. Perfecto, eso que ganan tus hijos y eso que ganas tú.”

Hoy, por fin, empieza a comprender, que por el hecho de que el padre de sus hijos quiera compartir su tiempo con ellos, y pedir la custodia compartida, no pasa nada. No hay nada malo en ello, al contrario.

Nuestro mayor trabajo con las madres divorciadas como tú, es ayudaros a entender que, compartir el tiempo de tus hijos con su padre, no es perder o renunciar a su vida, sino, muy al contrario, es volver a ganar tu propia vida. Es volver a pensar en ti.

Hoy se la ve feliz, porque con el paso de los meses se ha dado cuenta de que todo cuanto ella creía que era la vida no era verdad, realmente se puede ser feliz.

Hoy se ha dado cuenta de que sus miedos eran mucho más miedos en su cabeza. Ha podido comprobar que, a cada paso que da hacía su libertad, no pasa nada. Que puede vivir y que puede volver a ser feliz lejos de su marido.

Nadie debe permanecer atado a una relación de pareja en la que viva infeliz.

La mayoría de hombres cuando su mujer decide separarse piensan que es porque los han sustituido. Creen que ha aparecido otro hombre en su vida que va a ocupar su papel, aunque, en realidad, la gran mayoría de mujeres, toman la decisión de divorciarse porque ya no soportan su vida. La infelicidad las consume y las ahoga. Las mujeres suelen tardar mucho más que los hombres en rehacer sus vidas personales.

Las mujeres necesitan curar sus heridas, y volver a sentirse bien con ellas mismas antes de entregarse nuevamente al amor. Hombres y mujeres, como en todo, somos diferentes, y nos mueven objetivos muy diferentes.

Lo que jamás podemos olvidar es que necesitamos vivir, sonreír, disfrutar. La vida es demasiado corta como para pasarla sufriendo y padeciendo, angustiada o preocupada.

Mujer, si hoy estás leyendo este post y te sientes identificada, empieza a vivir. Empieza a disfrutar de cada instante porque la vida te cambia en un solo pestañeo.

el divorcio no es el fin de tu vida

Tu divorcio no es el fin de tu vida, es la puerta que se abre en tu vida para volver a empezar a vivir. Es la segunda oportunidad que te da la vida para que realmente puedas ser feliz.

En Casasempere abogados nos encanta guiarte en tu camino para que puedas llegar hasta esa puerta y volver a sonreír. Así que recuerda, querida divorciada,

LA VIDA TE ESTA ESPERANDO

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Cómo decido si me divorcio o no?

El divorcio es una de las grandes decisiones de la vida, y para tener paz a la hora de tomar la respuesta correcta a todas las preguntas que te hagas, te aconsejamos que busques un lugar tranquilo, sin nada que te interrumpa, y tras madurarlo y hacerte todas las preguntas necesarias, decide desde el corazón.

➡️ ¿A qué le doy prioridad cuando decido si me divorcio, a mí o a mis hijos?

Indudablemente haz de tomar la decisión pensando primero en ti, ya que por mucho que quieras a tus hijos, por mucho que los queramos, nunca les ayudarás si antes no te ayudas a ti mismo. Si tu estás bien, tus hijos también lo estarán y si estás mal, y decides continuar con una relación a pesar de no ser feliz, tus hijos también lo sufrirán y tampoco serán felices.

➡️ ¿Si me divorcio voy a perder a mis hijos?

Por supuesto que no. Compartir el tiempo de tus hijos con tu ex, su padre o madre, no es perder o renunciar a su vida, sino, muy al contrario, es volver a ganar tu propia vida. Es volver a pensar en ti.

SUSPENSION VISTA POR SOLICITUD DE INFORME PSICOSOCIAL

Como viene siendo la costumbre, ante el atasco en la emisión de informes, se había denegado desde el inicio del proceso la necesidad de realizar informe psicosocial, ese informe que tras analizar a ambos padres indica sobre la mejor opción de custodia.

Para evitar la posible suspensión de la vista, este padre, siguiendo nuestros consejos, se había anticipado y aportó el correspondiente informe de habilidades parentales, en el que quedaba claro que era un padre apto para tener la custodia compartida de su hijo.

Hoy era completamente innecesario disponer de más informes, ya que había elementos de prueba más que suficientes para poder decidir.

El cliente, el Sr. Rodríguez, había preferido no estar solo, y sus hermanos habían venido a darle su apoyo en los momentos previos al inicio del juicio.

Mientras esperábamos en la puerta de la calle, a que nos permitieran el acceso a los juzgados de familia, su hermana me contaba cómo había vivido ella su propio divorcio.

La estaba escuchando, y me daba cuenta de lo diferente que era la historia, cuando una madre no se oponía a que su hijo compartiera tiempo con su padre. Cómo cambia el divorcio de un caso a otro.

Sin embargo, hoy teníamos enfrente una de esas madres que piensan que su hijo es sólo suyo. Que por derecho le pertenece, y que solo ella debe decidir cómo, cuándo y de qué manera, un padre debe ver a su hijo.

madres posesivas

Hoy, por fin, había llegado el día. Hoy estábamos en “Modo Rodríguez”. Totalmente activados, preparados y dispuestos, a dejar bien claro en una Sala del Juzgado, que nuestro cliente, el Sr. Rodríguez, cumplía todos y cada uno de los requisitos necesarios para poder conseguir la custodia compartida de su hijo.

Incluso la edad del niño era la perfecta para concederla. Hoy se jugaba el derecho de un pequeño héroe, de 5 años, a estar en igualdad con su papá y su mamá.

Llevaba 8 meses esperando para ponerse delante de la jueza, y explicarle punto por punto los motivos que le hacían ser un buen padre para su hijo. Estaba deseándolo.

Habíamos pasado todo el fin de semana repasando los detalles, para no olvidar ningún punto importante. Queríamos que la jueza conociera de verdad a este padre. Un buen padre.

Le veía callado, concentrado, como los jugadores de futbol, esperando en el túnel de vestuarios a la señal del arbitro para poder saltar al terreno de juego.

Llevaba semanas diciéndome “esta vez no vamos a aceptar ningún acuerdo previo que no sea la custodia compartida de mi hijo”. Quiero estar con mi hijo.

En la vista de las medidas provisionales, a pesar de que ambos padres en ese momento permanecían bajo el mismo techo, le habían invitado-exigido al Sr. Rodríguez a salir de su casa. Tanto el Fiscal como el propio juez, indicaron en aquel momento que en medidas provisionales no iban a recomendar ni conceder la compartida.

Ese día, tuvo que conformarse con una custodia exclusiva materna, a pesar de que ya cumplía con todos los requisitos para que le concedieran una compartida.

Ese día, ni juez ni fiscal se atrevieron, pese a cumplir el cliente con todos los requisitos, a dar un golpe sobre la mesa, y romper con la exclusividad sobre los hijos, y acordar provisionalmente y mientras durase el procedimiento una custodia compartida para probar sus efectos.

Ese día, este letrado le argumentó a uno y a otro:

“Y señores, dando como se dan los requisitos para alternar los cuidados, ¿por qué no, para variar, probamos de una vez en provisionales la compartida y, así, ya sabemos si va a funcionar, y tenemos elementos de prueba para la decisión final en el juicio?

Dudaron unos segundos, pero al final el Fiscal buscó una excusa, que fue que el alternar sobre el domicilio traía muchos problemas, y decidió que mejor no.

Es increíble ver día a día en los juzgados, como no hay “valentía” para conceder en medidas provisionales algo que debería ser automático si se solicitara, y se cumplieran los requisitos, que no es otra cosa que se alternara entre los padres el régimen de custodia de sus hijos.

Y digo “valentía” porque a día de hoy eso es lo que hace falta. Visto lo que se ve en los Juzgados, parece que aceptar la custodia compartida en medidas provisionales sea entregarle el hijo al mismísimo diablo, cuando sin embargo estamos ante su padre, que debería de tener exactamente los mismos derechos que la madre para disfrutar de su hijo.

los padres son padres forman parte de la vida de los hijos no son extraños

Hoy, el día del juicio, por fin, era el día en el que se le debía reconocer a este padre, el derecho a estar más tiempo con su hijo.

Hoy, por fin, iba a acabar la pesadilla legal, y empezar a disfrutar de poder estar junto a su hijo, como siempre había deseado, y hasta ahora no le habían permitido.

Hoy, veía a un padre, que, durante 8 meses, había aprendido a disfrutar de su hijo el tiempo que le habían permitido, y que valoraba que no le vigilaran ni controlaran cada movimiento que hacia con él.

Hoy, una vez más, tenía delante de mí a un padre que, cuando hablaba de su hijo se le iluminaba la cara, y sus gestos pasaban, sin darse cuenta, de la dureza y la concentración de saber que hoy te juegas mucho, a la dulzura de un padre enamorado de su pequeñín.

Era uno de esos padres ejemplares, que había organizado su vida tras la ruptura de la relación de pareja, de forma que cumplía todos los requisitos que se exigen legalmente para poder obtener la custodia compartida.

Había tenido que llegar la ruptura de pareja, para que por fin le dejasen hacer de padre, pero ahora, más que nunca, le cuestionaban y le infravaloraban en sus aptitudes.

Sí, realmente, tenía mucho que aprender como padre, como todos los padres de este mundo, pero tenía lo más importante en esta vida, la actitud de querer hacerlo y mejorar.

Es triste que se tenga que acudir a la destrucción y a la crítica, por el simple miedo a perder la posesión sobre los hijos.

Que triste es pretender evitar que tu hijo disfrute de su tiempo en compañía de su padre, sólo por el miedo a perder el control absoluto sobre la vida de ese hijo.

Los hijos no son propiedad de nadie. El mayor beneficio que puede tener un hijo, es permitirle crecer con la compañía de ambos padres.

es necesario hacer informe psicosocial para obtener una custodia compartida

OBLIGATORIEDAD DEL INFORME PSICOSOCIAL

Al salir por la puerta de la sala de vistas, tras esa primera toma de contacto, le explique al Sr. Rodríguez que la jueza quería SUSPENDER la vista para que se realizara informe psicosocial.

Su pregunta inmediata fue ¿pero es obligatorio hacer informe psicosocial?

Realmente no, pero hay que entender que ahora mismo lo que existía en el expediente eran dos informes privados o de parte, uno que había valorado solo a la madre, y otro, el que habíamos aportado nosotros, que sólo valoraba al padre.

Se veía claramente que la jueza quería tener todos los elementos de prueba, para llegar a la plena convicción de su decisión, y con ella evitar que posteriormente hubiera recursos.

Era lógico querer disponer de un informe completo, imparcial y no de las partes, que analizase a todas las cuestiones y todas las partes, y recomendase la mejor opción en conjunto.

Era lógico. Sin embargo, las preguntas que yo repetía eran

“ ¿por qué no han admitido ustedes desde el inicio la realización del informe? ¿Por qué ahora no tenemos que retrasar más meses? ¿No se dan ustedes cuenta que tanto este padre como su hijo van a tener que seguir esperando?

¿Si dicho informe se había solicitado por ambas partes al inicio del procedimiento, tanto en la demanda como en nuestra contestación, porque hemos esperado a hoy, 8 meses después, para acordarlo y paralizar y dilatar el procedimiento? ¿Cuánto más vamos a tardar? ”

MOMENTO PROCESAL PARA SOLICITAR INFORME PSICOSOCIAL

En un proceso de familia, el momento de proponer la solicitud de emisión de un informe psicosocial, es en el acto de la vista oral, pero, sí que es cierto, que se suele solicitar de forma anticipada al principio, en los escritos de demanda o contestación, precisamente para anticipar su realización y evitar retrasos innecesarios en su elaboración y emisión.

Si quieres profundizar más acerca de lo que es un informe psicosocial, y la importancia que tiene en un Juzgado para conseguir la custodia compartida, te animamos a que pinches en el título y leas nuestro post 12 Preguntas y Respuestas sobre el equipo psicosocial adscrito a los juzgados de familia.

En este caso concreto, tanto la madre en su demanda, como nosotros en nuestra contestación, habíamos solicitado del juzgado la elaboración de ese informe.

CUSTODIA COMPARTIDA SIN INFORME PSICOSOCIAL

La segunda duda que se planteaba el Sr. Rodríguez era, ¿es que no es posible una custodia compartida sin informe psicosocial? ¿No se puede decidir el tipo de custodia con los informes y pruebas que hay?

Realmente, en el caso de hoy, la prueba psicosocial era totalmente innecesaria. Era más una cuestión de evitar indefensiones.

Yo mismo le había indicado en la Sala a la jueza que era totalmente innecesario retrasar más tiempo esta situación. Que su Señoría disponía de dos informes de parte, más que suficientes, además de las declaraciones de los padres y de los peritos autores de esos informes, si se celebraba el juicio, para disponer de pruebas más que suficientes para decidir la mejor opción de régimen de custodia para el niño.

Su respuesta fue, Letrado ¿qué quiere que haga yo, si me lo pide la otra parte y el Fiscal?

Me tuve que callar la respuesta, pero me quedé con las ganas de decirle “señoría ¿y? Simplemente quiero que haga su trabajo. Es usted quien decide si una prueba es necesaria o no, celebremos el juicio y, si a la vista de las pruebas, usted considera que es imprescindible disponer de otro informe más, pues lo hacemos como diligencia final, y esperamos a su resultado para que usted emita sentencia.”

Las diligencias finales son aquellas pruebas que se pueden solicitar y ser añadidas tras la celebración de la vista.

Sin embargo, ese día se veía claramente que hoy tocaba SUSPENDER. Tocaba tener que esperar un poco, o bastante, más.

POR QUE CUESTA TANTO CONSEGUIR LA CUSTODIA COMPARTIDA

Nuestro Tribunal Supremo, indica que la custodia compartida debe ser la opción de custodia preferente, siempre y cuando se den los requisitos legales. Sin embargo, lo que nos encontramos en nuestro día a día es totalmente al revés. La custodia compartida la tenemos que pelear siempre.

Es triste, pero, a día de hoy, y pese a las exigencias de igualdad, es mucho más fácil ir a juicio representando a una madre que a un padre.

Todavía nos queda mucho que mejorar y avanzar, porque, no hay mejor beneficio para el futuro desarrollo de un hijo, que la cooperación parental, que ambos padres compartan los cuidados y atenciones de sus hijos, ya que los hijos, le pese a quien le pese, no son propiedad de nadie.

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Qué es un informe psicosocial?

Es el informe realizado por el equipo psicosocial de los juzgados de familia, formado por psicólogos forenses y trabajadores sociales que dedican sus conocimientos a valorar las cuestiones que les planteen dichos juzgados.

➡️ ¿Es obligatorio el informe psicosocial para decidir el tipo de custodia?

No, aunque es la prueba más relevante, y para los Juzgados de Familia más objetiva e imparcial, para decidir el tipo de custodia y para conseguir la custodia compartida.

➡️ ¿Cuándo se pide el informe psicosocial?

Normalmente se solicita de inicio, con la demanda o la contestación a la demanda, pero el momento adecuado es en el acto del juicio.

Cuando se pide con la Demanda, se suele denegar, a pesar de ello, se solicita al principio con el fin de evitar y anticipar lo que sucede en la mayoría de casos en los Juzgados de Familia, que es que se deniega al principio y que luego se admite en el acto del juicio, suspendiéndose este hasta que se elabore informe, lo que conlleva un retraso importante e innecesario del procedimiento.

PROCEDIMIENTO RECUPERAR DIAS CUSTODIA COMPARTIDA

De repente, las respiraciones parecen helarse. Entra nuestro cliente en las Sala, por indicación de la jueza, para proceder a la firma del acta del acuerdo. Se acerca a mí, le enseño el acta del acuerdo, y en voz baja me susurra:

¿Javier, vamos a poner en el acuerdo lo de la hora de las llamadas? Que ya sabes que después tenemos mil historias.

En mi interior, sé que no debo decirlo. Que esa petición puede poner en peligro el acuerdo alcanzado, pero llevo viendo sufrir a ese padre durante 2 años. Es una pena, pero todo cuanto no está milimétricamente regulado, supone una fuente de problemas continua con la madre de su hijo.

Dirijo la mirada hacia su señoría y le indico, “señoría, a fin de evitar más problemas, quizás sería bueno aprovechar que estamos alcanzando tantos acuerdos, y regular también los horarios de comunicaciones”

La madre levanta la cabeza y abre los ojos, parece gustarle mi propuesta, por lo que se dirige a la jueza y empieza a hablar queriendo imponer una vez más su criterio.

Era el tercer documento que, ante la necesidad de hacer indicaciones precisas que evitaran la contienda, le había hecho cambiar a su señoría.

De repente, la jueza se levanta de su silla se dirige a ambos padres y con tono y gesto muy serio les dice:

“Señores, tienen que empezar ustedes a ponerse de acuerdo como padres. No pueden pretender buscar solución para todo en los juzgados. Nosotros no estamos aquí para enseñarles a ser padres”.

Se supone que uno acude a los juzgados con la pretensión de que se haga justicia, sin embargo, lo que choca a muchos padres y madres, y no son conscientes hasta que lo prueban, es que en los juzgados jamás van a conocer tu historia tan en profundidad como la puedas conocer tú o tu abogado. En el juzgado eres un número. Un numero de Autos, un expediente.

A la jueza de este caso, lo que más le había gustado es haber cerrado todos los expedientes. Con el acuerdo había conseguido cerrar también el otro proceso de ejecución. Hoy habíamos hecho un 2×1 judicial.

Hoy tocaba la primera vista de un nuevo procedimiento de familia. Uno de esos nuevos procesos de familia que han surgido como consecuencia del covid-19, en los que se te permite solicitar una compensación para recuperar los días de régimen de visitas que no has podido disfrutar durante el estado de alarma.

Hoy nos había traído ante la jueza un número, y la imposibilidad de acordar las fechas de disfrute. La cuestión era entre recuperar 6 semanas o sólo 3, y si debía ser inmediatamente y de forma seguida, o por el contrario debía ser a criterio de la parte contraria, de forma alterna e intercalada.

Hoy, una vez más, nos había traído al juzgado el querer tener la razón por encima de todo y de todos.

El 9 de enero, escasamente 6 meses antes, habíamos estado en la misma puerta, en los mismos juzgados, y los mismos personajes. Bueno, casi los mismos. Hoy ella acudía acompañada de un nuevo abogado. El anterior al parecer ya no era de su agrado y había pasado a mejor vida. Este era ya el tercero en dos años.

Llegando al juzgado, pude verlos en la acera de enfrente de la puerta de entrada, de los juzgados de familia de Alicante capital.

Allí estábamos, una vez más, después de tantas batallas en los últimos dos años. Su mirada transmitía el cansancio del guerrero que lleva a sus espaldas muchas batallas y sabe que la guerra por desgracia tampoco va a terminar hoy.

Es muy triste ver que dos personas, que llegaron a amarse hasta el punto de concebir una nueva vida, ahora ni se miren. Ni sean capaces de pronunciar un saludo cordial aunque sólo sea por educación. Es triste ver como hoy hasta tratan de evitar el cruce de miradas.

Lo veo a diario. Cuanto más se acude a los juzgados, mas se deterioran las relaciones como padres.

Ella hoy no venía acompañada de su nuevo marido. Hoy se la veía sola paseando. Con la mirada de preocupación de aquel que sabe que no puede subestimar a su contrincante. Son muchas las batallas que no le habían salido exactamente como ella quería.

Hoy, después de numerosos intentos, estaba en juego el recuperar todo el tiempo de custodia compartida que como consecuencia del Covid-19, y del hecho de que la madre se había ido en pleno confinamiento al país extranjero en el que ahora se había empeñado en irse a vivir con su hijo. Durante 6 largas semanas, nuestro protagonista de hoy, pese a tener una sentencia que indicaba que se debía alternar en la custodia, se tuvo que conformar con ver a su hijo a través de una pantalla.

Es curioso, pero toda esta batalla había empezado por amor. La madre se había vuelto a enamorar, esta vez de un nórdico, y su deseo era trasladarse a vivir de forma permanente al país de origen de su nuevo amor.

Había mucho en juego, ya que la distancia iba a impedir ese contacto tan directo y continuo con su hijo que él tanto deseaba. Hasta ahora, el padre, por circunstancias de la vida, se había visto obligado a disfrutar de su hijo en fines de semana alternos, sin embardo, de aquí en adelante, su vida empezaba a ajustarse, e iba a poder pedir más tiempo junto a su hijo. Se encontraba con esto. 

Por eso, hay que disfrutar de cada pequeño instante porque cuando menos te lo esperas la vida te cambia todos tus planes sin contar contigo.

Como tenemos por costumbre en Casasempere abogados, había quedado con el padre una hora antes del juicio en la puerta, para hacer ese último repaso final previo al juicio. Esas últimas instrucciones del entrenador a sus jugadores, antes de entrar en la cancha de juego a darlo todo. Era el momento de esas últimas palabras que ayudan a levantar los ánimos de los guerreros, que saben que hoy lo tienen que dar todo para no perder la batalla.

Eran ya dos años de continuas batallas judiciales. El desgaste hacía mella no solo a nivel económico sino sobre todo en los ánimos. Todo cuanto se hacía, aún pareciendo que se ganaba, no terminaba de dar los resultados esperados. Ella siempre hacía algo que alteraba por completo lo que en principio parecía justo y se había acordado.

El 9 de enero se había alcanzado un acuerdo, en el que se recogía que iban a alternar en custodia compartida semanal, y que antes de finales de mayo, se iba a elaborar un informe psicológico que iba a decidir tras analizar a padre, madre e hijo, cuál era la mejor opción de custodia.

Se aceptó que, en función de la recomendación del informe, se iba a mantener la custodia compartida semanal con la residencia de ambos padres en la actual localidad del menor, o si, por el contrario, se iba a volver a establecer custodia exclusiva materna con autorización de residir en ese país extranjero, que ahora se había convertido en la obsesión de esta madre.

Pero el confinamiento, el covid-19, y esa madre que quiere controlar milimétricamente todo y que todos a su alrededor hagan su voluntad, lo cambiaron todo.

Y lo que más le dolía a este padre, era sentirse engañado de manera continua. Si ya estaba acordado, por qué no lo cumplía. En su relación como padre con aquella madre, parecía ser necesario disponer de regulación precisa absolutamente para todo.

Es increíble que, desde el final del confinamiento, se había visto obligado a solicitar el auxilio judicial, para poder recuperar esas semanas que por capricho personal no había podido disfrutar, y a tener que pedir ayuda al juzgado para poder continuar con la alternancia semanal hasta la existencia del informe que pudiera poner fin a esta guerra.

Este padre no dejaba de preguntarse, ¿por qué le cuesta tanto cumplir con lo que ella misma ha acordado?

Parecía lógico para todos, menos para esa madre. Si no se había podido hacer el informe debido al estado de alarma, lo más sensato era seguir alternando hasta realizarlo ¿no? Pues esa madre lo vivía a su propia manera.

Mientras tanto, este padre me repetía una y otra vez:

“Javier, sólo quiero que esto acabe ya”

Que un padre quiera ser y ejercer de padre, y le pongan tantas dificultades, es realmente triste. A lo largo de la geografía española veo siempre las mismas historias con diferentes personajes.

Madres que se quejan de tener enfrente padres que no ejercen su papel de padres, y padres que se quejan de tener enfrente madres que no les dejan ejercer ese papel de padres.

Es otro de nuestros padres corajes en la historia de Casasempere abogados. Uno de esos padres que se están dejando literalmente la piel con el único objetivo de tratar de compartir su tiempo con su hijo.

Uno de esos padres de los que te enamoras cuando le escuchas como habla con su hijo. Es auténtica pasión por él. La dulzura, el cariño, la paciencia y el profundo amor con el que lo trata, es digno de admiración. Es uno de esos padres que no puedes entender como la madre puede poner tantas trabas, pegas o dificultades, en que este niño pase más tiempo a su lado. No alcanzas a entender esa obsesión por distanciar e impedir ese contacto.

Es uno de esos padres a los que da gusto defender en sala, ya que para él siempre está por encima de todo el bienestar de su hijo. Es un padre que, en pleno confinamiento, podía haber hecho lo que a la semana siguiente se encontró por parte de la madre pero que, en su vida, prefiere actuar de forma justa y honesta, aunque ello suponga en muchas ocasiones salir perdiendo, como lo ha lleva haciendo desde el nacimiento de su hijo.

Es uno de esos padres que me dicen, “yo lucho esta batalla por mi hijo, él me necesita a su lado”.

Mira Javier, si mi hijo se tiene que ir a vivir al extranjero yo como adulto lo tendré que aceptar, pero no quiero que mi hijo piense que su padre no quería estar con él, porque eso no es verdad. Yo he tenido que vivir estos años sin poder verlo como realmente quería porque me sentí engañado. Yo confié en esa madre y terminé sin poder ver a mi hijo. Jamás me imaginé que íbamos a llegar a esto.

Estamos ante un padre que el último año se ha tenido que ir a vivir a una localidad, que está cerca de dos horas de su actual residencia, sólo con la intención de que le permitan compartir más tiempo junto a su hijo.

Un padre de esos que disfrutan de verdad los minutos en compañía de su hijo, y saben dejar al margen el conflicto y los problemas. Será porque es dominicano, por su acento, por su cultura o por su bondad, pero es uno de esos padres que agradeces hayan contado contigo para ayudarle en su camino.

PROCEDIMIENTO SUMARIO FAMILIA

Esperábamos en la calle a que los funcionarios terminaran de realizar el nuevo protocolo de desinfección. Se abrió la puerta de acceso de la calle y la funcionaria salió indicando que ya podíamos pasar dentro de las dependencias judiciales.

Previo al protocolo de desinfección de manos la funcionaria indicó el clásico, “que pasen primero los letrados por favor”.

Bastaron 3 minutos dentro de sala para clarificar el criterio. Con esos 3 minutos nos hubiéramos podido ahorrar semanas sin ver al niño, mails, llamadas y mil intentos de entendimiento.

La primera pregunta de su señoría fue ¿cuantas semanas le correspondían al padre de ese total de 6 semanas?

Trato de hacerle entender a su señoría que el objeto del acuerdo del 9 de enero era alternar en igualdad de tiempos para poder realizar el informe en igualdad de armas.

Pero la justicia no tiene tiempo para escuchar.

“Letrado, el criterio de la junta sectorial de jueces es recuperar el tiempo no disfrutado”. En ese momento, le indico a su señoría que en el acuerdo de la junta sectorial se establece que se debe recuperar el mismo periodo de tiempo.

Y su señoría me matiza, “el mismo periodo de tiempo QUE LE CORRESPONDIA”. Tres palabras daban un sentido diferente, y habían provocado el primero de los roces que impedían alcanzar un acuerdo.

El segundo roce era que de contrario se intentaba que se disfrutasen esas semanas de forma alterna. Nosotros no alcanzábamos a comprender por qué tantas pegas. Al parecer, no le había bastado con 6 semanas seguidas incumpliendo el acuerdo.

Era evidente que no, ya que, pasado ese 31 de mayo que ponía la sentencia, de nuevo esa madre había impuesto su criterio, ahora ya ni alternancia semanal. Era un continuo ordeno y mando.

Teniendo claro que sólo se iba a recuperar el periodo que le correspondía al padre, y que debía ser inmediatamente y seguido, se habían eliminado de un plumazo los elementos de discusión y enfrentamiento.

Habiendo ganado, la victoria sabía agridulce, porque, a fin de cuentas, ese padre ya llevaba 10 semanas sin disfrutar de su hijo. Una vez más, sentía que el acuerdo alcanzado ese 9 de enero había quedado en papel mojado.

Aún así, teníamos que estar contentos, ya que, en un solo acto, habíamos eliminado todos los puntos de conflicto. Ya no podía haber dudas. Tras las 3 semanas de recuperación, se iba a seguir alternando hasta disponer del informe.

Ahora ya sólo era cuestión de esperar. Sin embargo, este padre, como todos los divorciados, ya empezaba a preocuparse por lo siguiente, el informe. Es una tónica habitual de todos. Mi consejo final fue

“Olvídate del informe y céntrate en disfrutar de tu tiempo con tu hijo. Piensa que puede ser el último periodo así”.

Cuanto daño provoca querer tener siempre la razón y querer imponer tu propio y personal modo de ver.

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Cómo puedo recuperar las visitas que no he disfrutado en el estado de alarma por coronavirus?

El Consejo General del Poder Judicial, entre las medidas que ha creado para evitar el colapso en los juzgados, ha implantado un procedimiento de ejecución rápido para resolver todas las peticiones de compensaciones de regímenes de visitas para los padres que durante la vigencia del estado de alarma no hayan podido disfrutar.

➡️ ¿Merece la pena acudir al Juzgado para solucionar cualquier cuestión referente al divorcio?
No. Aconsejamos que no hay que judicializar cualquier aspecto relacionado con el divorcio. Al juzgado hay que acudir cuando no quede otra opción y se hayan agotado todos los esfuerzos empleados para llegar a un acuerdo. El Juzgado puede ser la solución para desbloquear una discusión en tu divorcio pero no es la solución para tu divorcio. La solución está en ti como divorciado, y padre o madre.

➡️ ¿El juez me puede obligar a llegar a un acuerdo?
Por supuesto que no. No puede obligarte aunque su opinión a la hora de plantear el acuerdo es muy importante, ya que, habitualmente, cuando plantea previamente al juicio un acuerdo, ya está adelantando por donde van a ir los tiros de su decisión, por lo que a veces es mejor un acuerdo que una posible decisión perjudicial para tus intereses. Hay veces que no. Hay que entrar al juicio y convencerle al juez que no cabe otra decisión que una sentencia a tu favor.