custodia monoparental

CUSTODIA EXCLUSIVA PARA EL PADRE

Esta semana os traemos la historia de un padre que, desde bien pequeño, ha trabajado en el negocio de la hostelería. Un padre que ocupa la mayor parte de su tiempo de cara al público, pero que eso no le ha impedido ser la figura de referencia de su hija.

Esta semana os demostramos que, incluso en aquellos casos en los que tradicionalmente parece inviable, conseguir una custodia exclusiva para el padre es POSIBLE. En Casasempere abogados somos partidarios de que solo es IMPOSIBLE aquello que no se intenta.

Cada divorcio, cada custodia es UNICA, y hay que atender a su caso concreto para darle la mejor solución.

En la historia de hoy tenemos un proceso de modificación de medidas con CAMBIO DE CUSTODIA A FAVOR DEL PADRE.

Seis años atrás en el tiempo, contactó conmigo un viejo gran amigo del instituto. Todo en su vida parecía seguir igual, físicamente estaba tal como lo recordaba, con algunas canas de más, pero su principal cambio ahora era que se había convertido en padre.

Una pareja que se habían convertido en padres de forma muy precoz, y que ahora se daban cuenta de que ellos no eran compatibles en su día a día.

Su intención era regular los efectos de su ruptura. Este padre seguía siendo esa bellísima persona que no buscaba hacer daño, y cuyo principal objetivo era dejar claro y plasmar los puntos esenciales para el bienestar de su hija.

Se acordó una custodia compartida con un régimen de alternancia muy personal. La niña pasaba todas las tardes y dormía todas las noches en casa del padre, y retornaba con la madre para ir al colegio por las mañanas.

se acordó una custodia compartida con un regimen de alternancia muy personal.

Ambos padres se ganaban la vida en el duro sector de la hostelería. Por todos es sabido que este tipo de negocios requiere de jornadas maratonianas. Por su parte, el padre continuaba al frente del que había sido el negocio familiar junto con su hermana, en horario de 7:30 a 15:00 horas de lunes a sábados.

La madre trabajaba en horario de tarde-noche en invierno, de 15:00 a 23:00, y en verano de 18:00 a 3:00.

Para poder atender de forma personal y directa a la hija común, se estableció en dicho convenio que permanecería con la madre desde la 7:30 horas de la mañana hasta la 15:00 horas, encargándose la madre de dar de comer a la menor, y el padre desde las 15:00 horas hasta la mañana siguiente.

Los lunes, que era el día de descanso semanal de la madre, la menor los pasaría en compañía de su madre, y los domingos, que era el día de descanso semanal del padre, los pasaría la menor en compañía del padre.

Como se puede ver, era un convenio ajustado al caso concreto y buscando el interés de la menor. Mientras habían permanecido juntos conviviendo, ese había sido el régimen de alternancia en los cuidados que habían seguido para compatibilizar trabajo con sus obligaciones como padres.

Cada padre se hacía cargo de disponer de ropa adecuada para la menor en su tiempo, y se encargaban de pagar los gastos de la menor al 50%.

Hasta aquí todo parece correcto y cordial, sin embargo, la aceptación de la custodia compartida era un gesto más de bondad paterna que de realidad, ya que este padre era quien de verdad se encargaba de los cuidados de su hija desde su nacimiento.

La custodia real no era una compartida

Tras seis años de aplicación de dicho convenio, la menor había permanecido mayoritariamente con su padre, el cual se había encargado de la menor en la totalidad de su tiempo fuera del horario escolar. Incluso se encargaba de darle de comer a diario, incluso en aquellos días que, conforme convenio, tenía que permanecer con su madre.

La menor solo era atendida por la familia materna, y no directamente por la madre, para llevarla por las mañanas al colegio y recogerla al medio día, momento en que la reintegraban al padre, incluso para que se ocupara de su alimentación diaria.

Existen madres cuyo instinto materno no siguen el patrón habitual y que tienen más foco en potenciar y recuperar su vida personal que en asumir las obligaciones propias de su condición de madres.

El padre, de forma muy inteligente, y demostrando una gran responsabilidad, prefirió evitar el enfrentamiento feroz de ambos ante un juzgado, a pesar de conocer perfectamente que la madre, pese a firmarlo y acordarlo, no iba a cumplir con su parte en los cuidados a la niña.

Este padre supo escuchar nuestros consejos y supo reconocer que el principal escollo en el bienestar de su hija se llamaba “pensión de alimentos”. El simple hecho de haber peleado la custodia exclusiva le hubiera supuesto más tiempo y dinero, además de provocar el enfrentamiento de la madre por evitar la obligación mensual de atender el pago de una pensión de alimentos.

para este padre lo de menos era recibir el pago de la pensión de alimentos que le pudiera corresponder en custodia exclsuiva

Para este padre lo de menos era la ayuda económica de la madre en los cuidados de la menor. El, por suerte, disponía de un negocio que le permitía cubrir todas las necesidades de su hija, incluso sin necesidad de ninguna ayuda.

Es muy importante que leas con atención todo lo que te estoy contando hoy, porque muchas veces se llega al mismo destino más con paciencia que pretendiendo tener la razón desde el inicio.

El padre con nuestro consejo entendió que daba igual que un convenio hablase de custodia compartida con reparto al 50% de los gastos de la menor. Era consciente de que el peso de los cuidados de su hija iba a recaer en sus espaldas y que, pese a las letras sobre el papel, él iba a estar con su hija la mayor parte del tiempo. Por eso, lo aceptaba con mucho gusto.   

CAMBIO DE CUSTODIA A FAVOR DEL PADRE

Sin embargo, ahora la vida le ponía ante la necesidad de trasladar su domicilio de residencia a más de una hora del actual. Había rehecho su vida y ahora quería convivir en otra localidad.

Tenía la necesidad de obtener el permiso materno para cambiar de colegio a la menor, y ello le obligaba a tener que presentar un proceso de modificación de medidas por cambio de custodia a favor del padre.

Una vez más, mi teléfono sonó, y volví a tener noticias de mi gran amigo de juventud. Me reuní con él, y tras escucharle de nuevo, me contó que el periodo de confinamiento había supuesto un cambio en su vida. Había permanecido confinado en el domicilio de su actual pareja con su hija, y la vida juntos había sido perfecta. Atendiendo a su caso concreto, le aconseje que hiciéramos una modificación del convenio, pero manteniendo la denominación de CUSTODIA COMPARTIDA en lugar de pretender imponer de inicio el termino CUSTODIA EXCLUSIVA PATERNA.

Mi experiencia de más de 21 años en los juzgados, me indicaba que el principal rechazo de las madres es perder la custodia.

Este padre no quería recibir pago alguno de la madre. Era consciente que eso supondría el rechazo a regularizar la realidad vivida durante estos seis años.

Durante este tiempo no había percibido ni un solo pago por los gastos de su hija menor, y tampoco pretendía reclamarlos. Era consciente y aceptaba como era la madre de su hija.

Siempre es mejor opción alcanzar un acuerdo

Nuevamente, buscaba alcanzar un acuerdo que le permitiera conseguir su objetivo, cambiar el centro escolar y el lugar de residencia de su hija menor. Y para ello, al ser un supuesto de patria potestad necesitaba la autorización de la madre.

Cuando me contó como se estaba desarrollando la vida y los cuidados de la menor en el día a día, estaba más que claro que se podía obtener del juzgado una custodia exclusiva paterna. Incluso la menor, ahora, tras seis años en los que su padre era la figura principal de referencia y apego, quería que fuera su padre quien siguiera cuidándola y atendiéndola. Todo estaba a favor de que el padre pudiera conseguir una custodia exclusiva paterna.

Da gusto cuando enfrente tienes un padre conciliador, y que prefiere buscar la solución con el acuerdo, a provocar un enfrentamiento del todo innecesario. En la vida se gana mucho más por las buenas que por las malas.

Pusimos el foco en evitar tocar aquellos supuestos que pudieran suponer una negativa de la madre. Éramos conscientes de que la principal oposición en caso de regularizar la realidad vivida, era que con una custodia exclusiva paterna iban a imponer la obligación de pago de una pensión de alimentos en favor del padre, para atender los cuidados de la menor.

Para evitarlo, se redactó una primera modificación del convenio y, aún siendo conscientes de que podría suponer la oposición o negativa por el Ministerio Fiscal al momento de su valoración o informe, se mantuvo la denominación en el mismo convenio de CUSTODIA COMPARTIDA, indicándose que se establecía una distribución irregular de los tiempos en beneficio del padre.

Ahora, era inviable mantener lo pactado de inicio, ya que la menor se iba a trasladar a residir a otra localidad diferente, y su colegio iba a estar ubicado fuera del lugar de residencia de la madre.

Se regularizó el tiempo de estancia de la menor con su madre, a lo que durante estos seis años se había estado viviendo en realidad. Un sábado al mes en horario de 7:30 a 15 horas y, para evitar la posible oposición de la familia paterna, en este caso el abuelo que era quien recogía y llevaba a su nieta al colegio todos los días, se estableció la visita en dos tardes entre semana al mes en horario de 18:00 a 20:30 en invierno y hasta las 22:00 en verano.

Además, se incluyó la autorización expresa de la madre al cambio de domicilio o residencia de la menor, y su traslado de centro escolar.

En esta ocasión, el padre acudió a mi despacho acompañado de su actual pareja. Fue muy bonito ver como entre ellos había esa química que rezumaba amor y cariño.

Durante el tiempo de la visita, planificamos los argumentos y la forma más correcta de exponérselo todo a la madre para obtener su aceptación.

La estrategia era hacerle ver a la madre, en caso de oposición, que se tendría que ejecutar el convenio tal cual estaba redactado, lo que supondría para la misma asumir más obligaciones en los cuidados de su hija, así como solicitar del juzgado que se procediera a la reclamación de todos los pagos que durante estos últimos seis años el padre había tenido que pagar para hacerse cargo en exclusiva. Conocíamos perfectamente que esta madre lo que menos quería era tener que pagar.

La idea era conseguir que la opción más favorable para la madre fuera firmar, y conseguir que esta nueva pareja pudiera seguir conviviendo juntos, tal y como habían estado haciendo durante el tiempo de confinamiento por la pandemia.

CUSTODIA PARA EL PADRE REQUISITOS

Conseguir una custodia monoparental para el padre no es una misión imposible. Tan sólo hay que analizar con detalle cada caso concreto, y ser muy realistas con la situación. En este caso, los horarios laborales de la madre favorecían al padre, que estaba más disponible en la mayoría de los tiempos libres de su hija menor, y en los horarios en los que era necesario estar disponible para atender los cuidados de su hija.

No podemos olvidar que, tras cualquier ruptura de una pareja, se debe de buscar el interés de los hijos. Tratar de lograr la combinación perfecta que permita continuar con el mismo, o semejante ritmo de vida, que disfrutaban los menores durante la convivencia familiar.

En este caso concreto, el padre era el que se ocupaba a diario, en los tiempos en los que la menor no estaba en el colegio, de sus cuidados. Era más que obvio que lo realmente justo hubiera sido obtener desde el principio una CUSTODIA EXCLUSIVA PATERNA.

Pero su buen hacer hizo que con los años llegara al mismo destino, y sin tener que desgastarse ni psicológicamente ni económicamente, asumiendo los costes de los duros enfrentamientos judiciales ante la oposición materna.

Busca objetivos a largo plazo en tu divorcio y tendras mas posibilidades de exito

Este padre entendió desde el inicio que en la vida es mejor fijarse objetivos a largo plazo. Todo llega para los que tienen constancia, paciencia y saben esperar la ocasión idónea.

En este caso, estábamos ante un perfil de madre poco habitual, aunque más frecuente de lo que nos podemos imaginar.

Este hombre cumplía con todos los requisitos para obtener esa custodia exclusiva para el padre.

  • Una mejor flexibilidad laboral, ya que podía regular sus horarios en su negocio familiar.
  • El apego o contacto diario más directo en los cuidados a la menor. El padre era quien, desde el nacimiento de la menor, había asumido el papel de cuidador principal más directo.
  •  Quien mejor garantizaba los cuidados de la menor, ya que era quien durante toda a vida de la menor había cuidado de ella en todos los momentos en los que la madre había pasado a un segundo plano.

Este padre tenía una gran ventaja sobre otros muchos padres, que hemos ido conociendo y ayudando en los procesos de ruptura de la convivencia familiar con hijos menores, y era que había aceptado, desde incluso antes de la ruptura, que la madre de su hija era como era. No pretendía cambiarla, ni pretendía que fuera como él, sólo aceptaba que ella era así y no lo discutía.

CUSTODIA MONOPARENTAL PENSION DE ALIMENTOS

Tras planificar la reunión con la madre, me escribió un whatsapp indicándome que la madre no había puesto ni una pega.

Otro gran aprendizaje, ya que teníamos un plan b para poder hacerle firmar, que era el indicarle que se iba a cumplir a rajatabla lo inicialmente pactado, y que ella iba a tener que asumir las obligaciones de cuidado estipuladas, así como la reclamación de la mitad de los gastos que se suponía que debía haber atendido durante los últimos cinco años.

Nosotros somos el principal freno a nuestro exito personal

Muchas veces nos limitamos nosotros mismos, pues, antes incluso de intentarlo, nos quitamos posibilidades. Anticipamos cual va a ser el resultado, y nos desanimamos para ni tan siquiera intentarlo. Esto lo vemos mucho en el día a día de todos los divorciados y divorciadas a los que ayudamos en Casasempere abogados.

En este caso, incluso valoramos un plan c. A malas malas, ahora sí era el momento incluso de acudir a una modificación contenciosa y conseguir del juzgado la custodia monoparental para el padre.

Pero no hizo falta ni plan b ni c. Con el nuevo convenio firmado, procedimos a su inmediata presentación en el juzgado, mientras que el padre, con la autorización de cambio de empadronamiento firmada y la autorización de cambio de colegio, empezó los trámites de empadronamiento en la nueva localidad de residencia, así como el cambio de centro escolar de su hija menor.

El principal objetivo estaba cumplido, incluso antes de empezar el trámite judicial. La niña ya podía estar con su padre y evitar tener que estar desplazándose cada día en coche a Alicante capital, para continuar sus estudios.

CONVENIO REGULADOR CUSTODIA MONOPARENTAL

¿Y qué paso en el Juzgado con el convenio que se presentó? Pues que la jueza, oficio, antes incluso de dar traslado al Ministerio Fiscal, requirió a las partes para subsanar el convenio regulador. Indicó lo que ya sabíamos y hemos explicado.

El requerimiento venía a decir que los padres podrán hacer la denominación de custodia compartida pero el régimen que procede es el de custodia exclusiva para el padre, y, por ello, nos requirió para que aportásemos anexo al convenio, con indicación de la pensión de alimentos mensual que debía pagar la madre, pensión de alimentos que, en el primer convenio, no pusimos a conciencia de lo querido por las partes.

Cuando tú haces tu parte, la vida te recompensa. Se nos brindaba la oportunidad idónea para que, incluso, a nivel documental, se indicará la verdadera realidad.

Con el requerimiento del juzgado en la mano, teníamos la excusa perfecta para indicarle a la madre que no era por voluntad nuestra.

Si has leído con atención la historia que te estamos relatando, y si empiezas a conocernos un poco en nuestro modo de trabajar, seguro que te estas haciendo esta pregunta

¿Y cómo solucionasteis el tema de la pensión de alimentos?

Efectivamente, antes de volver a exponer al padre delante de la madre, ya teníamos ese plan B para cubrir su respuesta. Recuerda, la principal oposición de la madre era el tema económico. No quería pagar nada.

¿Quieres saber como lo solucionamos?

Pues si realmente quieres saber como lo hicimos déjanos tu comentario en este post, ¿qué crees que fue lo que hicimos?, te contestaremos enviándote la solución que pensamos para conseguir la firma de la madre y que al final se ratificara de buena gana ante el juzgado un convenio que indicaba que se otorgaba la custodia exclusiva para el padre.

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Cómo puedo conseguir custodia exclusiva para el padre?

Las custodia monoparental siempre se concede en aquellas situaciones en las que no cabe compartirla, el criterio actual es que el régimen ordinario y habitual sea la custodia compartida de ambos padres. Por ello, para conseguir la custodia exclusiva es necesario que se den ciertas circunstancias que aconsejen como más idóneo ese tipo de custodia.

➡️ ¿ Cuáles son los requisitos para la custodia exclusiva del padre?

Principalmente que el padre sea la principal figura de apego o referencia del menor y que atribuirle la custodia en exclusiva sea lo más beneficioso para sus intereses. Te invitamos a que leas este post para ver otros requisitos.

➡️ ¿Es obligatorio en una custodia monoparental pension de alimentos?

Si, como en el caso real que relatamos en nuestro post el Ministerio Fiscal va a exigir que se establezca en beneficio de los hijos una pensión de alimentos. Si quieres saber más te invitamos a que leas nuestro post.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.