Aprende a vivir la vida

LA VIDA ES PARA VIVIRLA

 “¡Dios mío, perdóname, ayúdame!”

Esas fueron las últimas palabras de mi madre antes de perder la conciencia. La vida se le escapaba de su cuerpo, desmayado por completo, en el coche camino del hospital. Un simple gesto al que habitualmente no le damos ninguna importancia, como es respirar, se había convertido en un profundo dolor que le desgarraba el pecho.

Si respiraba se quebraba de dolor, y si no respiraba se ahogaba. No puedo ni imaginar la angustia que tiene que ser vivir algo así.

Cuando apenas tenía 11 años, jugando al futbol con mis amigos, recibí un fuerte balonazo en el estómago. De repente, no podía respirar. Si trataba de tomar aire no podía. Algo no funcionaba. No podía oír ni hablar. Era consciente de todo a mi alrededor, pero algo había pasado que, aquello tan simple como era respirar, había dejado de funcionar.

si trataba de tomar aire no podia

No tiene ni punto de comparación, porque a mí no me dolía vivir. Sólo se había producido un vacío. Era como si de repente me hubieran sumergido en el mar. No podía emitir ni escuchar ningún sonido, todo se había quedado en silencio a mi alrededor. La vida se había puesto a cámara lenta. Veía a todos mis amigos mirándome, hablando y sin saber qué hacer. Muy nervioso, les hacía gestos tratando de agarrarme a la vida. No podía respirar.

Fueron segundos angustiosos. Realmente pensé que me iba a morir allí y que nadie iba a poder ayudarme.

De repente, sin saber cómo, pude volver a respirar, mis oídos se destaponaron y volvió el sonido a mi vida. A los pocos segundos, ya se me había olvidado la angustia vivida y volvía a jugar feliz.

Ojalá nunca hubiéramos perdido la inocencia de los niños. Ellos, pese a las perores adversidades, solo piensan en vivir y disfrutar de la vida.

¡Qué rápido olvidamos que la vida tiene fecha de caducidad!

Dime una cosa. ¿Hoy vivirías tu día igual, si supieras que te quedan pocas horas, semanas, o meses de vida?

que rapido olvidamos que la vida tiene fecha de caducidad

Sonó el teléfono, y lo único que sentía era el nerviosismo de mi hermano. Trataba de adivinar lo que había pasado, al escuchar la parte de la conversación que salía de él.

“Joder, joder, pero ¿cómo que ha entrado en parada? ¿Qué ha pasado?” Y ya sólo veía aumentar más y más la preocupación en sus expresiones de nerviosismo, de aquel que sabe que este momento iba a llegar, pero, ahora que ya estaba aquí, se negaba a vivirlo.

Colgó el teléfono y no paraba de repetirme “no estoy preparado para despedirme de mama, todavía no” y sus ojos se llenaron de lagrimas. Empezó a arrepentirse de haberla colgado con desgana en la tarde de ayer. Se sentía dolido consigo mismo, como si supiera que a lo mejor había desperdiciado la última gran oportunidad de que su madre notara que para él ella era importante. Se fustigaba pensando que a lo mejor ya no tenía una segunda oportunidad, para que escuchara de sus labios un te quiero mamá.

por que ponemos nuestros empeño en desperdiciar nuestra energia en cosas sin ninguna importancia

¿Por qué nos empeñamos en vivir pensando que siempre vamos a tener tiempo? ¿Por qué ponemos nuestro empeño en desperdiciar nuestra energía en cosas sin ninguna importancia?

Era jueves por la tarde, y aquella llamada había puesto delante de nuestros ojos la cruda realidad. La vida es para vivirla, y nosotros con nuestros absurdos egos nos empeñamos en complicarla y no disfrutarla. Preferimos poner toda nuestra atención y energía en cosas negativas sin verdadera importancia.

¿Cómo puede ocurrir esto ahora? Ahora que empezaba a volver a ser ella, ahora que había vuelto a coger fuerzas para vivir, ahora que se le veía activa, y volvía a ser esa mujer vital que podía cansar a cualquiera que se le pusiera por delante.

Hacia tres años que había superado una grave operación cardiaca, que la había obligado a estar meses hospitalizada. Su corazón había fallado porque en su vida la pena y la tristeza, la preocupación y el dolor, habían superado al amor, la alegría y las ganas de vivir. Verme sufrir con mi divorcio la había terminado de hundir. La habían tenido que implantar una prótesis, y siempre nos decía que no quería volver a sufrir algo parecido.

Caprichos del destino. Hoy había llegado a la puerta de urgencias otra vez con su corazón roto, por la pena acumulada durante años de empeñarse en vivir desde la pena. Esta vez, sin aceptarlo voluntariamente, tenía que volver a revivir todos y cada uno de aquellos malos momentos hospitalarios.

En los divorcios y ruptura de pareja, ocurre exactamente lo mismo. Lo vemos a diario en el despacho. Padres y madres empeñados en discutir, en no entenderse. En querer tener la razón, peleando por cosas que quienes no estamos en la emoción de la batalla post ruptura, nos parecen realmente absurdas y sin importancia.

¿de verdad es tan importante tener la razon?

Permíteme que te haga una simple pregunta:

¿Qué pasaría si en esa camilla inerte y sin latido, camino del box de urgencias, en vez de mi madre estuviera tu hijo?

¿De verdad seguirías discutiendo con tu ex por esa tontería?

¿De verdad es tan importante tener la razón?

Lo he vivido en primera persona, y te aseguro que todo cuanto provocas en la guerra por querer tener la razón en tu divorcio, al final repercute de forma negativa en tu hijo. Cuando lo ves postrado en una cama, sin poder abrir los ojos, y has estado a punto de perderlo para siempre, empiezas a plantearte si de verdad es tan importante tener la razón.

Hace años que prefiero ser feliz, disfrutar de la vida y de mis hijos, a querer tener la razón.

Cada mañana, a las 7:30, a las 13:30, y a las 19:30, me enfrento a la puerta de entrada de la UCI, con el respeto en mi pecho de no saber qué me voy a encontrar al traspasar la puerta.

Durante esta última semana, me he pasado contrarrestando una vida montada en pesimismo, catastrofismo y negativismo. Donde los médicos no ven esperanza yo veo avances, donde los médicos son cautos y precavidos, yo veo vida.

Deseo poder volver a escuchar su voz y poder abrazarla. Deseo poder decirle mirándole a los ojos “te quiero mamá, gracias por todo lo que has hecho y haces por mí”.

Hoy tengo la gran suerte de haber crecido interiormente, y de haber sabido reconducir mi vida y mis valores. Tengo la gran suerte de negarme a vivir eternamente ofendido, dolido o traicionado.

La vida es para vivirla, disfrutarla y saborearla. Doy gracias por haber aprendido a perdonar y sobre todo haber sabido perdonarme. Doy gracias de haber aprendido, y aprender, las lecciones que la vida me pone a través de las duras pruebas que he vivido.

Hace tres años el dolor que provocó la herida de mi divorcio me hizo no estar tras esas puertas de la UCI. No pasar ni tan siquiera a verla a pesar de que podía haberlo hecho.

Tengo la gran suerte de que la vida no haya querido que viviera atormentado de por vida, y por eso hoy la vida me vuelve a poner a prueba haciendo sufrir en esta vida a mi madre. Sin embargo, hoy le grito a la vida “estoy listo, he aprendido, aquí me tienes”. Hoy sé lo que es realmente importante.

No esperes a tener que ver a tu hijo, tu padre, tu madre, tu mujer, o ese ser querido, tumbado en una cama, sin brillo, conectado a mil cables y máquinas que no paran de hacer pitidos y ruidos.

No esperes a que la vida te pare para que empieces a valorar que es lo realmente importante.

 ¿QUE ES LO MAS IMPORTANTE EN LA VIDA?

Sin ninguna duda, vivirla. Estar realmente consciente de cada instante, y de lo mucho bonito que tiene. Conozco a muchas personas que han pasado por una enfermedad muy grave, y que cuando hablas con ellas siempre te dicen “gracias a mi enfermedad he aprendido a disfrutar y valorar de verdad la vida”.

Saber que te queda poco, te hace que pongas foco en disfrutar cada instante de tu vida. Un simple paseo, escuchar el rugir del mar, mirar el movimiento de las ramas de los árboles. No nos damos cuenta, pero, todo a nuestro alrededor, son verdaderas obras de arte de lo mucho que nos ofrece la vida.

¿Por qué nos empeñamos en vivir pensando que somos inmortales?

Si cada mañana al abrir los ojos tuviéramos un cartel en el techo que pusiera “Disfruta del día, hoy puede ser el último de tu vida”, estoy convencido de que viviríamos con más intensidad, y valorando mucho más todo lo que nos rodea.

Seríamos más amables, más cariñosos, más considerados. Más agradecidos. La vida sería menos agresiva porque no perderíamos nuestro valioso tiempo en tonterías.

aprender que es lo mas importante en la vida

Hazme caso. Es importante aprender a disfrutar de la vida y empezar a aprender qué es lo más importante en la vida. Hoy, te puedo decir que, sin ninguna duda, es vivirla, aquí, ahora, en este instante.

Empieza a centrarte en las cosas importantes de la vida y deja de perder tu tiempo.

Hazme un favor, piensa que hoy fuera tu último día en esta vida ¿Cómo te gustaría vivirlo? ¿Con quién te gustaría disfrutarlo? ¿A quiénes te gustaría ver para despedirte?

Hazlo, no lo dejes para mañana, porque puede que sea demasiado tarde.

Si me preguntas como afrontar una separación, como superar una ruptura o como conseguir paz en tu divorcio, la respuesta siempre es la misma

Aprende a disfrutar de la vida porque la vida es para vivirla.

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Me compensa querer tener razón en mi divorcio por encima de mis hijos y de todo?

Por supuesto que no. Es preferible elegir ser feliz y hacer felices a tus hijos por encima de todo y eso no va a suceder si decides querer razón.

➡️ ¿Seguirías queriendo tener razón en tu divorcio si tu hijo estuviera postrado en una cama a punto de morir en un box de urgencias?

Seguro que no. Ahí te darías cuenta de verdad, que lo más importante en tu divorcio también son tus hijos, y serías mucho más consciente del enorme daño que se le hace a tu hijo convirtiendo tu divorcio en una guerra.

➡️ ¿Ganar en tu divorcio es lo más importante en la vida?

Deseamos que no lo sea. Lo más importante en la vida debería ser vivirla, y ser consciente y disfrutar de cada minuto de ella, junto a tus hijos. Ojalá que te des cuenta de ello conscientemente, y que no sea porque te haya sucedido algo grave que te obligue a valorarla. La vida te está esperando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.