Entradas

Me divorcio ¿Quién se queda con el uso y disfrute de la vivienda familiar?

uso y disfrute de la vivienda

¡Antes lo destrozo que te quedes disfrutando de mi casa!. ¿Y yo qué?. ¡Me tengo que volver con mis padres, no tengo derecho a vivir!.

En la mayoría de los divorcios la discusión se centra en cuestiones relacionadas con el reparto de los bienes en común o el dinero. Y uno de los temas que más ampollas y enfrentamientos levanta en la pareja, más bien ex pareja, es quién se queda con el uso y disfrute de la vivienda familiar.

Lo que empezó como un sueño común, un proyecto de futuro unidos y la ilusión de verse atados de por vida por la hipoteca para tener ese hogar en el que formar tu propia familia, de la noche a la mañana se convierte en una pesadilla en el que el amor pasa a ser una obligación con el banco. Sólo que ahora se discute por ver quien disfruta de esas vistas desde el balcón que un día os enamoró en la primera visita. Ahora ya no te ves abrazado con amor en ella, sino peleando y pagando mes a mes esa casa deseando poder volver a disfrutarla en soledad.

Lo que una vez fue la fuente de inspiración del amor, el deseo y la pasión de la pareja ahora es el foco de todas las discordias, roces y discusiones.

¿Y por qué no me quedo yo en ella?

Cuando se decide poner fin a una pareja y no hay hijos de por medio, todo es mucho más fácil y sencillo. Normalmente se pone a la venta la vivienda o uno de los dos se la queda y compensa económicamente al otro.

Al estar sólos las responsabilidades económicas suelen ser menores y es mucho más fácil ponerse de acuerdo, hacer cuentas y repartir.

Pero cuando hay hijos comunes de por medio todo es más difícil y nosotros nos empeñamos en complicarlo aún más.

 “En realidad la vida no es tan complicada. Nos empeñamos en     complicarla nosotros solitos.”

Todo sería más fácil si en lugar de centrarse en pelear nos centráramos en buscar soluciones.

Tendemos a aferrarnos a los bienes materiales. Nos apegamos a ellos como si fueran un órgano vital de nuestro cuerpo. Y en realidad, un coche, una joya, una casa, un cuadro, etc. no importan. No son imprescindibles para vivir.

Cuando lo pierdes todo te das cuenta que realmente no eran tan importantes. En el fondo, no dejan de ser dinero. Empiezas a valorar las cosas más mínimas como poder comer a diario, disponer de paz y tranquilidad, y de tiempo para estar con tus hijos, por ejemplo.

Hemos visto peleas monumentales entre personas que un día se amaron, por quedarse con los objetos más absurdos. Y todo por el simple hecho de “ganar”. O mejor dicho, por el simple hecho de creerse ganadores.

Es muy habitual que nos digan:

Siempre se sale con la suya y siempre termino cediendo. ¡Estoy harto de que siempre salga ganando! ¡Esta vez quiero ganar yo!

Nuestra pregunta es:

¿Quién es realmente el ganador, el que muestra sentido común y respeto o el que se enfrasca en una pelea sin sentido?

Para nosotros sin ninguna duda el que se centra en buscar soluciones y poner fin a la pareja con cabeza.

Y ¿Quién se queda con el uso de la vivienda?

En Casasempere aboagdos consideramos que son 5 los elementos que se deben tener en cuenta para responder a esa pregunta.

  1. –  Dependerá de si hay o no hijos menores comunes
  2. – Del tipo de custodia de los hijos
  3. – De quién sea el titular de la vivienda familiar
  4. – De si existen más inmuebles o dispone de algún lugar en el que poder vivir
  5. – Habrá que valorar quien es el más necesitado de amparo y protección

1.- Existencia o no de hijos menores comunes

Como en todo lo relacionado con divorcios y derecho de familia, los menores son el centro de protección.

uso y disfrute de la casa familiar

  • Sin hijos menores, habrá que tener en cuenta si hay más viviendas y quien de los dos es el que más problemas tiene para conseguir tener cubierta esa necesidad de vivienda.
  • Con hijos menores, la preferencia en el uso siempre la tendrá aquel con el que se vayan a quedar los menores a diario. Es decir, aquel a que se atribuya la custodia.

 

2.- Dependiendo del tipo de custodia

quedarse con la vivienda 

En los supuestos de custodia exclusiva, de uno de los padres y siempre que haya hijos menores comunes, la preferencia en el uso de la vivienda familiar es para aquel que se quede con la tarea de atender los cuidados diarios de los niños. Los hijos deben disponer de un lugar en el que habitar y uno de los objetivos del derecho de familia es la protección de los hijos menores.

En este supuesto el uso de la vivienda familiar se suele conceder hasta que los hijos comunes alcancen la mayoría de edad o se hayan independizado económicamente de sus padres si esto se produce antes.

En el supuesto de custodia compartida, dependerá de los posibles acuerdos a los que puedan llegar los padres o de la existencia de más inmuebles, y la elección por el juzgado será en función de cuál de los dos padres es el más necesitado del uso de esa vivienda en atención a sus circunstancias personales, laborales y de salud.

De atribuirse el uso a uno de los padres, éste suele fijarse por tiempo limitado para evitar que el otro propietario no se sienta discriminado. Vamos, que no se vea como obligado a atender el pago sin poder disfrutar de la vivienda y que sepa que es sólo temporal mientras la situación de ambos propietarios se estabiliza una vez que están de forma independiente.

   Y ¿Cuál es la duración de ese uso y disfrute de la vivienda?

La jurisprudencia de nuestro alto tribunal está fijando entre un mínimo de 2 años a un máximo de 4 años, y en los juzgados de nuestra Comunidad Valenciana se está concediendo la alternancia en el uso una vez transcurridos esos años de disfrute. Principalmente, en aquellas situaciones en las que ambos padres están compartiendo por igual los cuidados y atenciones de sus hijos.

 

3.- Quién es el titular de la vivienda

No es lo mismo que la vivienda sea común de ambos padres que privativa de uno de ellos.

En el caso de vivienda común, podrá ser otorgada a cualquiera de los propietarios en función de los 5 puntos reseñados (existencia de hijos, tipo de custodia, mayores necesidades…etc).

En este supuesto ambos seguirán abonando por mitad todos aquellos gastos relativos a su condición de propietarios (hipoteca, IBI, derramas de la comunidad y seguro de la vivienda).

Y aquél al que se otorgue el uso y disfrute de la vivienda atenderá los gastos por suministros de la vivienda (luz, agua, gas), así como la comunidad de propietarios.

En el caso de vivienda privativa

En este caso, se procura en la medida de lo posible atribuirla a su propietario teniendo en consideración los 5 apartados que se desarrollan en este post. Eso sí, si se atribuye a aquel padre no titular por disponer de la custodia exclusiva de los hijos,  siempre se va a limitar en el tiempo su uso.

Puesto que en estos casos se produce un choque entre necesidad básica de protección de los menores de disponer de una vivienda tras la ruptura de pareja con los derechos de propiedad de su titular.

En este caso, el titular abonará los gastos de hipoteca, seguro de la vivienda, IBI  y derramas.

Y aquel que disfruta del uso se hará cargo de comunidad de propietarios y los suministros de la vivienda.

 

4.- Existencia de otros inmuebles o derechos que cubran la necesidad de vivienda

 

Es un factor que siempre se valora por los juzgados. No se puede pretender conceder el uso y disfrute de la vivienda a aquel de los padres que tenga otros inmuebles que le permitan cubrir esa necesidad de disponer una vivienda.

No sólo se tienen en cuenta inmuebles en propiedad adquiridos en común durante la relación sino también aquellos derechos de propiedad privativos sobre inmuebles que puedan ser destinados a cubrir esa necesidad de vivienda.

Sirva de ejemplo, un derecho de habitación en una vivienda o la copropiedad sobre un inmueble como ocurre en ocasiones en las herencias. En la que es habitual compartir con otros familiares la posibilidad de disfrute sobre una vivienda. Derechos que en un determinado momento pueden servir para cubrir esa necesidad de vivienda y que permita que la otra parte sin posibilidad alguna pueda optar a usar y disfrutar de la vivienda familiar.

 

5.- Aquel más necesitado de protección

La preferencia en el uso siempre será de aquel que por sus circunstancias laborales, económicas, de salud o profesionales le sea más complicado poder acceder a una vivienda de similares características a la que disfrutaba mientras compartían el tiempo de convivencia familiar.

Si hay un desequilibrio entre ambos padres y uno dispone de mayores ingresos que le permiten alquilar una vivienda, siempre se pondrá la preferencia en aquel que tenga sus recursos más limitados.

Sobre todo, si hablamos de viviendas en las que el pago de la hipoteca es un importe mensual inferior a un alquiler de mercado o incluso sin hipoteca por haberla liquidado durante la convivencia en familiar.

Y ahora que ya sabes los criterios básicos que tienen en cuenta  los juzgados para ver quién de los dos se queda con el uso y disfrute de la vivienda familiar. ¿Piensas seguir queriendo tener la razón o vas a empezar a buscar soluciones por el bienestar de todos?

Tu verdadera guía debe ser el amor por tus hijos y no tu sentencia de divorcio

sentencia de divorcio

Cómo…? Ah ¡Qué no piensas hacerme el favor!, pues te vas a enterar. A partir de ahora se acabó el ser buena persona. Siempre estoy cediendo. Parezco tonta. Siempre me fío de ti y siempre termino llevándome la misma decepción. Para una vez que te pido un favor, me contestas un NO rotundo. Pues que sepas, que se acabó. A partir de ahora, vamos a hacer exactamente lo que pone la sentencia de divorcio.

Esta es una conversación típica entre dos padres divorciados cuando se trata de coordinar visitas fuera de lo establecido en convenio. Cambios de fin de semana o aspectos del día a día con sus hijos menores que se salen de lo estrictamente regulado en la sentencia de divorcio.

Es habitual que nos pregunten ¿Y cómo lo hacemos si….? Y una y otra vez nuestra respuesta es hablando. Debéis sentaros, hablar tranquilamente como padres que aman a sus hijos y, entenderos.

Os habéis divorciado como pareja pero seguís siendo padres para siempre.

La sentencia de divorcio no puede regularlo todo. No vas a encontrar en ella la respuesta a todas las posibles situaciones que vas a vivir a lo largo de los años junto a tus hijos.

Pero a pesar de ello, siempre hay quien se siente ofendido. Quien cree que la vida es dar con el objetivo de recibir. Se olvidan de que lo verdaderamente importante es dar sin esperar recibir nada a cambio.

Hay quien piensa que es la gran víctima de la separación o el divorcio, y le gusta ir por la vida de víctimas para dar pena y que los demás se compadezcan, se paren al verle sufrir y le pregunten, para poder así quejarse y expandir lo mucho que sufre. Para poder autoconvencerse de que su vida es una desgracia. Y cuando les llega más desgracia dicen, ¡¡lo ves!!.

Vemos a diario que los padres se enfrascan en el dolor personal y se olvidan de las muchas cosas buenas y positivas que les rodean a diario. Se olvidan que lo realmente importante es su propio bienestar y el de los hijos en común.

Aunque ahora no lo quieras ni ver, en el resto de tu vida él va a ser el padre de tu hijo y ella la madre. Y por mucho que no quieras, ese lazo biológico no lo va a poder eliminar nada ni nadie.

La realidad en el día a día de los padres divorciados que recién se estrenan en ese papel que se apuntillan al milímetro los días, las horas y hasta si uno ha pagado un euro más que otro en una excursión o cumpleaños.

Ante el fracaso de su relación de pareja pretenden demostrar que como padres son mejores que el otro. Tratan de ponerse en evidencia y se olvidan de que lo verdaderamente importante es centrarse en el amor que como padres ambos sienten por sus hijos. Y no en el dolor que sientes como personas resentidas por su ex pareja.

Pretender arreglar los problemas que surgen a diario con los niños a través de poner al frente a los abogados no es la solución.

El tiempo es un sabio sanador de las heridas sufridas en un divorcio. El pasar de las hojas del calendario es la mejor de las curas para ese dolor.

Al principio se olvidan de que a la vista de sus hijos su etiqueta no ha cambiado, siguen siendo “papá” y “mamá”. Tal vez, para ti si ha cambiado la percepción sobre él o ella, pero debes comprender que para tus hijos lo único que ha cambiado es que ahora en lugar de veros juntos en la misma casa se tienen que acostumbrar a que a mamá la ve en una casa y a papá en otra.

A los niños les da realmente igual lo que ponga en la sentencia de divorcio, ellos no entienden por qué ese fin de semana no han podido ir a la comunión de sus primos paternos que tanta ilusión le hacía (simplemente porque como dice mamá no me tocaba este fin de semana con papá).

A los niños no les interesa lo que ponga la sentencia de divorcio sobre las vacaciones. Ellos no entienden por qué no han podido ir de viaje con mamá y los hijos del nuevo marido de mamá con los que tanto se divierten. Y sólo porque necesitaban la autorización de papá para salir del país y éste no ha querido firmarla.

A los niños no les convencen nuestras respuestas legales, les dan igual los jueces, los abogados y las sentencias

Ellos no comprenden por qué sus padres ya no pueden hablar. Por qué han dejado de sonreir cuando están juntos. Por qué parecen tensos cuando se ven. Por qué se esquivan y se evitan.

En Casasempere abogados estamos totalmente de acuerdo con la visión de los niños. Pensamos que la sentencia de divorcio es una mera formalidad legal que indica que ya no estás casado, que tu matrimonio ha terminado. Pero nada más.

Lo creemos y así se lo decimos a todos nuestros clientes. Debestenerla guardada en el fondo de un cajón y olvidarte de que existe. Debes poner de tu parte todo lo posible para fluir, para traer armonía y paz en tu relación como padres. La mejor sentencia que debes aplicar es el amor por tus hijos.

Olvida tu dolor y céntrate en el amor a tus hijos

La sentencia de divorcio debe vivir desterrada en el fondo de un cajón, olvidada, para no ser mirada nunca más

Si necesitais rescatarla del fondo del cajón, leerla y aplicar lo que pone en ella, que sepais que estais fracasando en vuestro papel como padres.

  • ¿De verdad es tan importante tener la razón?
  • ¿De verdad piensas que a tus hijos les importa quién la tiene?
  • Lo verdaderamente importante es buscar la felicidad en tu vida

La felicidad en tu vida, y en la de tus hijos. Porque ellos todavía no han olvidado el objetivo principal de esta vida. Ellos todavía no han contaminado sus inocentes mentes con nuestros NO y nuestras limitaciones. Ellos todavía disfrutan y se divierten en cada instante de su vida.

¿Qué es más importante, que tu hijo sea feliz, disfrute en la comunión con sus primos o tener la razón?

¿Realmente es tan complicado ponerse de acuerdo y cambiar un fin de semana?

No nos vamos a cansar de decirlo. En esta vida nos ofuscamos en querer tener la razón y nos olvidamos de lo realmente importante, disfrutar de la vida.

Si no empezamos a ser conscientes, algún día no muy lejano nos levantaremos una mañana y nuestra vida se habrá escurrido entre nuestros dedos ya arrugados. Y en ese instante nos preguntaremos ¿por qué no disfrute más de cada momento?.

¿De verdad quieres que lo último que tus hijos recuerden sea tu enfado?

¿De verdad quieres que tus padres lo último que recuerden de ti sean tus gritos?

¿De verdad quieres que lo último que tu mujer recuerde de ti sea tu cara de disgusto?

¿Te has preguntado alguna vez cuando has salido por la puerta de casa enfadado, cabreado y malhumorado qué a lo mejor hoy es el último día en que vas a ver a tus hijos, tu mujer, marido o tus padres?

Deja de querer tener la razón y céntrate en querer ser feliz. Disfruta de tu vida. Hazlo aunque sea por tus hijos y su felicidad.

Y tú, ¿qué piensas hacer a partir de hoy con tu sentencia de divorcio?pasos en tu divorcio

¡No te aguanto más! Elige: ¿Separación o Divorcio?

 

separación y divorcio

Una de las primeras dudas que surge cuando una pareja ya ha llegado al límite del aguante mutuo en su relación, es qué camino elegir en la ruptura, si separación o divorcio.

A lo largo de nuestros más de 20 años de experiencia profesional nos hemos dado cuenta que muchas personas que llegan a nuestro despacho no tienen claro cuáles son las principales diferencias entre separarse o divorciarse.

De hecho, muchas veces nos preguntan ¿Y no será mejor que me separe primero?, sobre todo cuando percibimos en la persona que hay todavía duda en su interior y esperanza en mantener o recuperar la relación.

En esos casos, observamos que aún quedan esos rescoldos humeantes en su corazón que les lleva a la eterna pregunta. ¿Y si resulta que al final con la distancia me doy cuenta de que echo mucho de menos lo que tenía y quiero que estemos juntos otra vez?.

Por eso, en este post nos vamos a centrar en esclarecer qué diferencias hay entre separación y divorcio. 

La separación es un proceso judicial que ordena los derechos y deberes de una pareja mientras aún están casados, pero viviendo separados. Con esta figura se produce una suspensión del matrimonio y sus efectos, que sólo se convertirá en definitiva si finalmente se disuelve a través del proceso de divorcio. Mientras que en un divorcio, los cónyuges ya no están casados, en este supuesto sí mantendrían esta condición. Podríamos decir que la separación es un punto seguido en el matrimonio y el divorcio un punto final.

En los últimos veinticinco años las separaciones legales tramitadas ante los juzgados han ido progresivamente disminuyendo hasta el punto que el divorcio se ha convertido en el principal medio utilizado por las parejas ante las crisis matrimoniales. Hoy en día no son muy comunes. De hecho, suele ser mucho más habitual encontrarnos con lo que llamamos la “separación de hecho”, que es aquella separación realizada de común acuerdo entre los esposos pero que no llega a formalizarse legalmente mediante el oportuno proceso judicial. Es decir, un acuerdo al que han llegado ambos esposos pero que no ha sido tramitado judicialmente para que surja total y plena validez frente a terceros. A los ojos ajenos, el matrimonio sigue vigente y sólo internamente ellos llevan vidas completamente separadas.

La separación puede ser útil especialmente mientras los cónyuges mantienen en común cualquier asunto personal o financiero que afecte al matrimonio o mientras existe la más mínima duda de que pueden volver a convivir como matrimonio.

En ocasiones, las dificultades económicas de las parejas que han llegado a una situación insostenible les empujan a separarse solo de hecho sin firmar nada. Ni tan siquiera un acuerdo de finalización de la convivencia, “evitando” el tener que acudir a un abogado y realizar los trámites en los juzgados. Esto puede acarrear muchos problemas en relación a los hijos, los bienes en común y la relación familiar.

Recuerda que las cosas mal hechas desde el inicio sólo pueden acabar peor de lo que empezaron. Es muy importante contar con el adecuado asesoramiento realizado por especialistas.

Diferencias entre separación y divorcio (ojo con estos fallos)

Existen una serie de diferencias clave entre una separación y un divorcio. La distinción más básica y obvia es que permanecerás casado en una separación legal, mientras que en un divorcio no. En este caso el matrimonio se disuelve.

Uno de los efectos principales de la separación es la suspensión de las obligaciones matrimoniales:

  • Obligación de vivir juntos
  • Socorrerse mutuamente
  • Guardarse fidelidad

Otras diferencias importantes son:

Cese de la presunción de paternidad

Una vez transcurridos 300 días desde la separación de los esposos, a pesar de haberse suspendido la obligación de guardarse fidelidad, y pese a mantenerse aún el matrimonio, no actuaría la presunción de paternidad en caso de embarazo. 

Atención médica y otros beneficios

La separación legal permite que se mantenga la atención médica y otros ventajas, tales como ciertos beneficios de seguridad social que en caso de divorcio terminarían.

Estado civil

La separación legal permite conservar el estado civil de casado. Por contra, no se tiene la libertad para casarse con otra persona. En cambio una vez divorciado, sí vas a poder volver a casarte.

Toma de decisiones

En la separación legal los cónyuges siguen siendo considerados parientes cercanos y pueden tomar decisiones médicas o financieras por los demás. En cambio los cónyuges divorciados no son considerados parientes cercanos.

Deudas

En este caso, el cónyuge todavía puede ser responsable de la deuda del otro, a diferencia de un divorcio donde las deudas se manejan durante el proceso de disolución.

Derechos de propiedad

La separación legal mantiene los derechos legales de cada cónyuge a los beneficios de propiedad al fallecer el otro, pero un divorcio extingue estos derechos.

Nuevo matrimonio/reconciliación

El divorcio no puede deshacerse. Finiquita el matrimonio. Sin embargo, con la separación legal cabe la reconciliación y con ella volver al estado de matrimonio. Con un divorcio, tendrías que volver a casarte si quieres hacer efectiva una reconciliación.

La única salvedad a tener en cuenta en caso de reconciliarse en una separación, es el hecho de que si se produce la reconciliación tras la sentencia de separación el régimen del matrimonio tras el proceso de separación ya no volvería a ser el de gananciales, quedaría automáticamente en el de separación de bienes.

Si tu deseo es volver a tener los bienes en común será necesario acudir al notario para cambiarlo a gananciales si es el deseo de ambos esposos volver a vincular la totalidad de sus bienes tras el periodo de crisis matrimonial.

¿Cuáles son los trámites de la separación?

Si deseamos poner fin a la convivencia, podemos hacerlo de dos formas:

  • Separación de hecho
  • Separación judicial, que a su vez también puede hacerse por dos vías:
    • de forma amistosa, o sea, por mutuo acuerdo.
    • de forma contenciosa, cuando no hay acuerdo.

La separación de hecho es aquella que se decide por los cónyuges de mutuo acuerdo pero que queda reducido a la esfera privada de ellos mismos.

En este tipo de separación el Juez no interviene, por lo cual no es necesario iniciar un proceso judicial para llevarla a cabo.

Sin embargo, dado que el régimen económico matrimonial subsiste, se recomienda dejar constancia ante el Notario de que el matrimonio ha roto la convivencia matrimonial y que cada uno de los cónyuges ha iniciado una vida de forma independiente del otro.

Ante el Notario se firmará por los cónyuges un documento que será elevado a escritura pública. En él se hará constar por escrito el momento en que se produce la separación de hecho y cómo se van a llevar a cabo a partir de ese momento las relaciones económicas y patrimoniales del matrimonio, así como las relaciones con los hijos.

La separación judicial de mutuo acuerdo, es aquella en la que los cónyuges deciden voluntariamente separarse y dar a esa separación efectos legales frente a ellos y frente a terceros. Puede iniciarse en el Juzgado por los dos o a petición de sólo uno pero con el consentimiento del otro.

El único requisito legal es que hayan transcurrido 3 meses desde la celebración del matrimonio y acompañar a la demanda propuesta el convenio regulador, que es el documento que va a regular los efectos de la separación.

Al igual que en el divorcio, se requiere de un abogado y un procurador. El abogado redacta tanto la demanda como el Convenio Regulador, teniendo en cuenta la situación y particularidades del matrimonio en concreto. Nuestro papel aquí es el de velar por que los acuerdos que se contengan en el mismo cumplan con las leyes. Sean legales.

El procurador representa a la pareja ante el Juzgado, presentando documentos y recibiendo las resoluciones que se notifiquen. La separación puede ser de mutuo acuerdo o contenciosa.

¿Qué efectos tiene la separación de hecho?

En la separación de hecho, el matrimonio o la pareja de hecho con hijos en común ya no convive junta, como unidad familiar. A pesar de ello, no han iniciado ningún trámite para firmar un acuerdo o convenio regulador ante el Juzgado o, en caso que no haya acuerdo, un procedimiento de separación o divorcio contencioso para pedirle a un Juez que regule las medidas de esa separación o divorcio, sobre todo las que afectan a los hijos menores en común.

A pesar que los cónyuges o la pareja no regule judicialmente la nueva situación, la separación de hecho, siempre que se acredite con pruebas, sí produce unos efectos legales como los siguientes:

  • Pérdida de los derechos hereditarios de usufructo respecto al otro cónyuge (artículo 834 Código Civil): Por ley, fallecida una persona que estaba casada, su viudo o viuda tiene derecho, como mínimo a un tercio de su herencia en usufructo.
  • Los bienes comprados tras una separación de hecho son privativos: Si estamos ante un matrimonio, casado en gananciales, pero que se ha separado de hecho y esa separación es definitiva, con independencia de la gestión económica de cada uno, los bienes o deudas que se adquieran después de la separación de hecho no serán gananciales, sino privativos de cada cónyuge

¿Es igual para los matrimonios con hijos que para los que no tienen hijos?

Cuando no hay hijos o los hijos son mayores o emancipados, y los cónyuges se quieren separar de mutuo acuerdo, pueden acudir a un Notario o a un Juzgado para separarse.

Si acuden a un Juzgado no intervendrá un Juez sino un Secretario Judicial, actuales Letrados de la Administración de Justicia.

Si hay hijos menores, la separación solo se puede llevar vía judicial con la intervención de un juez.Diferencias separación divorcio

¿Qué problemas puedo tener si no hago una separación legal?

El problema principal puede ser el no poder probar la fecha concreta de cuando te separaste y que el otro cónyuge haya contraído deudas durante ese tiempo y tengas que responder tú por ellas a pesar de haber estado separado y no haber tenido nada que ver con esas deudas.

Como viene siendo habitual recuerda que en Casasempere abogados nos gusta decir, que “no solo hay que tener razón sino también hay que poder probarla”.

Por ello, recomendamos realizar el trámite notarial para dejar constancia expresa de la separación y que entren en juego sus efectos.

El divorcio produce la disolución del régimen económico matrimonial. La separación produce el efecto de la separación de bienes desde la sentencia. Este es un aspecto importante y que suele generar problemas cuando no se acuerda nada entre las partes.

Pasado el tiempo, pueden surgir rencillas que no estaban previstas, por eso, lo mejor es asegurarse de hacer todos los procedimientos bajo el asesoramiento de un buen abogado.

¿Y qué es mejor separación o divorcio?

Como siempre, dependerá de cada caso. Desde nuestra posición, te diremos que siempre intentaremos velar tanto por tus intereses como por el de tus hijos menores si los hubiere. La situación de cada pareja es un mundo distinto y varía de un caso a otro.

No se puede generalizar y cada supuesto debe tomarse como un caso aislado y único con sus concretas particularidades que requiere conocer todos los detalles de la relación para ver si puede llegar a existir la más mínima posibilidad de reconciliación o posterior subsistencia de la pareja.

Desde nuestro punto de vista, el divorcio sería el camino más aconsejable para aquellas parejas que tienen  claro que su camino en común ha llegado a su fin y que resulta inviable la reconciliación.

En estos supuestos iniciar una separación sólo va a conllevar multiplicar los costes y gastos, siendo lo mejor el tramitar desde el inicio el proceso de divorcio con el fin del vínculo matrimonial.

Pero si todavía estás pensando que este distanciamiento puede tener solución, entonces quizás la separación legal es tu proceso. Es un paso previo a romper ese vínculo que un día iniciaste con todo amor.

Si tienes dudas de qué sería lo mejor para ti, si separación o divorcio, cuenta con nuestra ayuda para asesorarte. Encontraremos la mejor solución para este bache que es la separación o divorcio de tu pareja.

Claves para elegir a los mejores abogados de familia

abogados de familia en alicante

Los abogados de familia son profesionales acostumbrados a tratar numerosos casos relacionados con la esfera personal, por eso es necesario encontrar al adecuado según cuál sea tu situación particular.

Entre la gran variedad de casos que los abogados de familia tratan, se encuentran el divorcio, la separación, la custodia de menores, los contratos matrimoniales, acuerdos de manutención, de pensión alimenticia, pensión compensatoria, adopción, derechos de los abuelos relacionados con menores, etc.

Por eso, desde Casasempere Abogados en Alicante creemos conveniente ofrecerte las principales claves para elegir los mejores abogados de familia. En estos casos, es especialmente relevante, quizás más que en cualquier otra ocasión, contar con un profesional de confianza con el que se sienta realmente cómodo y en el que pueda confiar.

Como ya te hemos dicho en otras ocasiones, en Casasempere Abogados no solo encontrarás al mejor equipo profesional con formación y experiencia, sino que además, hemos pasado por el mismo trago que nuestros clientes. Así es, nosotros nos hemos divorciado y somos padres de hijos menores, por eso contamos con esa sensibilidad especial que necesitas para pasar este bache de la mejor forma posible.

Diferencias entre abogados de familia y abogados matrimonialistas

Debes saber que los abogados de familia no son lo mismo que los abogados matrimonialistas. A menudo estos dos términos suelen confundirse y, en parte es comprensible. Pero no te preocupes, si se explica bien, es fácil de comprender.

El problema suele surgir cuando los términos «ley de divorcio» y «ley de familia» se usan indistintamente. Sin embargo, la ley de divorcio es sólo un apéndice relacionado con la ley de familia. Resulta complicado encontrar abogados especializados en todos los asuntos del derecho de familia, porque el campo que abarca esta especialidad es muy amplio.

Por eso, en Casasempere Abogados en Alicante, estamos mega hiper especializados en divorcios y principalmente en guardias y custodias compartidas de padres con hijos menores de 12 años. Que sean empresarios o profesionales y que de verdad quieran compatibilizar su vida laboral y personal.

Un abogado simplemente especializado en familia puede no tener la experiencia necesaria para representarte con éxito en la obtención de la custodia de tus hijos menores.

En otros ámbitos como en la sanidad, vemos como normal el hecho de que tengamos que acudir a un especialista muy concreto para solucionar nuestro problema. Si tenemos la rodilla destrozado, nos gusta que el cirujano que nos va a operar sea el mejor especialista en rodillas. Sin embargo, en otras parcelas de nuestra vida no solemos poner atención en esa especialización.

Te encuentras enfrascado en medio de un divorcio, lo cierto es que el resto del mundo parece sumergirse en una neblina oscura. Pero gracias a la ayuda del profesional adecuado, podrás ver con claridad que un divorcio si no se enfoca de manera adecuada puede acarrerar en muchos otros asuntos que pueden surgir a partir de él y que requieren la intervención del tribunal.

Lo que empieza como una simple ruptura de pareja puede derivar, por el hecho de estar erróneamente asesorado, en un proceso de violencia de género. Por eso necesitarás un profesional experto en divorcios. Y nosotros podemos ofrecerte lo que necesitas.abogados expertos en derecho familiar

¿Qué son y a qué se dedican los abogados de familia?

La mayoría de las prácticas de los abogados de familia se enfocan en representar a los clientes en un divorcio y los asuntos relacionados con el mismo, tales como la división de la propiedad marital, la custodia y manutención de los hijos y la pensión alimenticia.

Los abogados de familia también redactan acuerdos prenupciales y postnupciales y litigan asuntos relacionados.

Los abogados de familia son abogados que tiene un interés y habilidad particular en el trabajo de la ley de familia. Ellos pueden ayudarte con asuntos relacionados con el derecho de familia, por ejemplo, preparando un nuevo testamento actuando en tu nombre en la venta de la casa familiar, o para realizar los pagos para con la otra parte.

Son especialistas en asuntos relacionados con la ruptura de la relación, incluyendo los arreglos para la crianza de los hijos, sus derechos y obligaciones con respecto al acuerdo sobre la propiedad, y sobre a quién corresponde la manutención de los hijos. También se le puede pedir a un abogado de familia que presente una solicitud de divorcio en tu nombre o que te ayude a manejar el resto de asuntos relacionados con este proceso.

¿Si quiero tramitar solicitud de custodia compartida, que abogado especialista necesito?

Para tramitar una solicitud de custodia compartida necesitas obligatoriamente la ayuda de un abogado y un procurador.

En Casasempere abogados te aconsejamos que como con la rodilla busques un especialista en custodias compartidas. Durante años hemos sido abogados generalistas y con el paso de los años nos hemos dado cuenta que la clave para ayudar mejor a las personas es la especialización en una materia concreta.

Si hay acuerdo entre los cónyuges puede presentarse todo el asunto por una sola de las partes, con un solo abogado y un solo procurador. Este siempre estará actuando con consentimiento de la otra parte. Es un proceso más económico y normalmente ahorra muchos trámites.

El asesoramiento y la representación son precisos, fáciles de entender y rentables, sobre todo si están a cargo de un abogado de familia experimentado y capacitado en este tipo de asuntos. Los asuntos de derecho de familia son muy importantes. Si necesitas información y asistencia, contacta con Casasempere abogados para recibir el mejor asesoramiento rápido y útil.

Te dejamos el enlace a nuestra web para que no lo demores por más tiempo, entra en nuestro formulario de contacto y envíanos tus datos para que podamos empezar a ayudarte.contacta con nosotros - Casasempere Abogados en Alicante

La gran ventaja de la micro especialización como abogados expertos en custodia compartida

En los casos de custodia compartida, la figura de un buen abogado matrimonialista es clave. Esto es porque el conocimiento en esta área específica del derecho asegurará tanto que se respeten nuestros intereses como que las condiciones del divorcio alcanzadas sean las adecuadas.

La gran ventaja de la micro especialización como abogados expertos en custodia compartida se puede ver a través del prestigio. Los abogados buenos que están “micro-especializados” son aquellos que gozan de la mejor reputación. Ser especialista en un tipo de casos y ser el mejor es una técnica que ya están poniendo en práctica muchos despachos de abogados.

En Casasempere Abogados en Alicante sabemos de qué estamos hablando cuando necesitas elegir los mejores abogados de familia. Piensa que un buen abogado de familia tiene que ser además un buen abogado de menores cuando en los conflictos familiares hay hijos de por medio.

Somos padres y además hemos recorrido en primera persona el mismo camino que ahora tu empiezas. Con lo que acumulamos en nuestro haber la experiencia propia y la de los cientos de padres que ya hemos ayudado. Y queremos poner toda esta experiencia a tu servicio para ayudarte de la mejor manera posible a que salgas del conflicto que vives en la actualidad.

No te recomendamos aquel abogado de familia que ve únicamente a su cliente como el que le paga los honorarios. La verdad es que siempre que existan menores, el abogado de familia tiene que tener claro que estos también son sus clientes, y además sus clientes preferentes.

En Casasempere abogados lo primero son las personas y en mayor medida conseguir aquel trámite que mejor garantice el bienestar de los menores, que a fin de cuentas son los que más protección necesitan.

La abogacía consciente, una nueva forma de ver y ejecutar el derecho

Desde Casasempere Abogados en Alicante, queremos acabar esta pequeña guía para elegir los mejores abogados de familia con una reivindicación. Se trata de la abogacía consciente, una nueva forma de ver y ejecutar el derecho.

Cuando hablamos de abogacía consciente nos referimos a esa práctica del derecho que considera que las emociones, los sentimientos e incluso la espiritualidad de sus defendidos deben ser tenidos en cuenta.

Si además de ello le sumas la gran capacidad de empatía que nos otorga el haber pasado por tu misma situación, podrás estar seguro de que aquí encontrarás al equipo de profesionales especializados en derecho de familia adecuado para guiar tu caso.

Claves para el cálculo de la pensión alimenticia de tu/s hijo/s

¿Estás harto de sentirte como un cajero automático?. Aprende lo necesario para el cálculo de la pensión alimenticia de tu/s hijo/s

El cálculo de la pensión alimenticia de los hijos es uno de los temas más escabrosos a los que se suelen enfrentar los abogados especializados en divorcios. Además, para los padres que deciden llevar a cabo el divorcio, este suele ser uno de los puntos que más controversia genera.

En muchas ocasiones, las disputas empiezan o se acrecentan cuando se llega a tratar el tema de la pensión alimenticia de los menores.

En este contenido, desde Casasempere Abogados en Alicante queremos darte todas las claves que necesitas para tratar este punto del divorcio con la seriedad y el rigor merecido. Se trata de conseguir unas condiciones justas para ambos progenitores y de la que el mayor beneficiado siempre sea el menor.

¿Qué son las pensiones alimenticias?

Es importante conocer a fondo qué son las pensiones alimenticias. Ya no solo por la polémica y confrontación que suele generar, sino porque cualquier falta o incumplimiento en este sentido, está considerado como delito penal. Se incluye este dentro del capítulo de abandono familiar, y puede acarrear penas de entre tres meses y un año.

Por este motivo también es importante aclarar de la mejor forma posible los términos que engloban a la pensión alimentaria de los hijos. Además, es lo mejor para ambos cónyuges. De ahí la importancia de encontrar unos abogados profesionales y especialistas en casos de divorcio, como somos en Casasempere, capaces de asesorarte en estos casos.

Nosotros hemos pasado ya por ese duro trago y somos concocedores de las preocupaciones y los problemas que te envuelven en este momento. Por eso somos las piezas adecuadas para terminar de formar el rompecabezas del divorcio, consiguiendo las mejores condiciones en la pensión alimenticia tanto para ti como para tu/s hij@/s.

De modo que, las pensiones alimenticias son aquellos pagos que el cónyuge que no se ocupe del cuidado diario del menor o menores, con el fin de sufragar parte de los gastos comunes que suponen mantener a un hijo.

Entre estos gastos se incluyen la comida, pero también también la ropa, el alojamiento, la educación y la sanidad. En estos casos, si surge algún gasto imprevisto o que tenga un carácter extraordinario, deberán hacerse cargo ambos padres por igual.

De esta forma, la pensión alimenticia de tu/s hijo/s viene regida por el convenio regulador que debe alcanzar una pareja para divorciarse o separarse. Si, recuerdas ese post sobre la guardia y custodia de los hijos, que hace poco publicamos en “Casasempere on the Blog”, debes saber que la pensión alimenticia le corresponde al progenitor que no disfruta de esta guarda y custodia.

Además, existen casos en los que no es necesario hacer frente a la pensión alimenticia.

Uno de estos supuestos más habituales sería el caso en el que se concediera una custodia compartida, en el que además ambos progenitores tuvieran salarios similares. Ante esta situación no sería necesario establecer el pago de pensión de alimentos.

De forma excepcional se dan casos en los que el cónyuge al que le correspondería recibir esta ayuda, no quiere o no necesita el dinero de su expareja. En este caso, mientras ambos estén conformes y se acredite que la parte que niega la pensión dispone de medios económicos estables y se deje todo bien acordado por escrito, no habrán más problemas.

Se dan casos en los que es imposible llegar a un acuerdo, y es entonces cuando el juez tomará posesión de su potestad para decidir. Por eso debemos intentar llegar a un acuerdo con nuestra pareja. Es la solución más adecuada para ambos y sobre todo para los menores.

Recuerda que el mejor abogado no es aquel que te ayuda a desangrar a tu expareja, sino el que te acompaña por los mejores senderos a través de este oscuro camino que a veces es el divorcio. Se trata de que tanto la relación como los menores, salgan lo menos perjudicados.

pensión alimenticia

¿Es que tengo que pagar más cosas? La pensión de alimentos conforme nuestro código civil

Otro aspecto que suele llevar de cabeza a los cónyuges a la hora de ponerse de acuerdo con respecto a la pensión alimenticia, es el tema de la definición de alimentos. ¿A que se refiere con pensión de alimentos?

Los alimentos en este caso, son los medios que se consideran necesarios para la subsitencia de una persona. Esta aclaración viene reflejada en el artículo 142 del Código Civil, donde podemos ver que la educación forma parte de la pensión de alimentos, aún incluso cuando los hijos ya han alcanzado la mayoría de edad. Esto se da en caso de que la formación de los hijos no haya concluido por causas ajenas a ellos mismos.

¿Cuál es la manutención mínima por hijo?…ufff!! A este paso no me queda dinero para vivir.

La manutención mínima por hijo depende en cada caso. Para calcularla se tienen en cuenta no solo las necesidades particulares de cada menor, sino también la situación determinada del obligado a pagar. Siempre debe existir un equilibrio entre los ingresos del progenitor encargado de hacer frente a la pensión alimenticia y las necesidades económicas reales del menor.

En cada Comunidad Autónoma los juzgados de familia tienen unas cantidades mínimas vitales, que son aquella cantidad mínima que independientemente de las condiciones económicas del obligado a pagar se establece como pensión de alimentos.

En Alicante esa cantidad ronda los 180 € mensuales por hijo menor, que en caso de hermanos puede llegar a verse reducida a 150 € mensuales.

Lo normal es que el mínimo vital vaya de los 150 € a los 200 € mensuales por hijo. Pero dependiendo de las situaciones hay casos en los que esa cantidad mínima se ha visto reducida.

¿Hay alguna herramienta que me permita saber el importe justo que debo pagar por pensión de alimentos?

Si, de hecho el consejo general del poder judicial vió que la mayor parte de la conflictividad en temas de familia venía como consecuencia del importe de la pensión de alimentos.

Y por ello, diseño una herramienta on line de cálculo que tiene en cuenta el tipo de custodia, los ingresos de los progenitores, el número de hijos y la población en la que se debe fijar la misma.

Para tu comodidad te dejamos el enlace http://pensionesaa.poderjudicial.es/pensionesaa/ porque sin duda es una herramienta muy útil.

Aunque debes tener presente que aunque muy acertada sigue habiendo parámetros de cálculo que no están incluidos y que requieren de la intervención de un abogado especializado en divorcios.

pensión de alimentos

The girl in the foreground at quarrel of parents

Si quieres conocer realmente lo que vas a tener que pagar por la pensión alimenticia de tus hijos, ponte en contacto con Casasempere Abogados. Solo unos profesionales cualificados y especializados en la materia serán capaces de darte el asesoramiento que necesitas y dejarte las cuentas claras.

La eterna duda. ¿Hasta que edad debo pagar la pensión alimenticia?

En principio hasta que el menor cumpla la mayoría de edad. Sin embargo, existen ciertos casos en los que la manutención y la pensión alimenticia debe extenderse.

De esta forma, se ampliará hasta que el hijo mayor de edad alcance la independencia económica, siempre que este intente conseguirla de una forma activa.

Normalmente, se extiende a pesar de la mayoría de edad hasta que el menor disponga de una formación académica adecuada que le permita desarrollar una actividad económica y sustentarse de forma independiente.

No sería causa para ello, el hecho de que el hijo simplemente se matricule sin obtener un rendimiento académico normal, ni que tras acabar una carrera decida matricularse en otra.

Te invitamos a que veas nuestro video directo número 17 del pasado 11 de junio en el que precisamente hablamos de esta cuestión, al hacer nuestra pequeña valoración de la sentencia del Tribunal Supremo que eximía de pagar la pensión a un hijo con 30 años de edad.

En la 17º Sesión de “Habla con mi abogado online”, encontrarás mucha más información tremendamente útil para aclarar todavía más tus ideas en relación a la pensión alimenticia. PINCHA EN LA IMAGEN DE ABAJO PARA ACCEDER A LA 17º SESIÓN.

De todos modos, este último punto guarda muchos matices. Lo más recomendable si tienes un divorcio por delante, o una pensión compensatoria que pagar, es que te pongas en contacto con Casasempere Abogados.

Somos los profesionales que necesitas para ayudarte en tu divorcio y especialmente con el tema de la pensión alimenticia de tu/s hijo/s.

3 Claves para conseguir un divorcio amistoso

divorcio amistosoMucha gente piensa que el divorcio amistoso es poco menos que un mito, pero la verdad es que no es así. De hecho, desde Casasempere Abogados en Alicante, vamos a darte las principales claves para conseguir un divorcio amistoso.

Con nuestra ayuda podrás salir de la guerra que supone una separación matrimonial y evitar de este modo que tu ex se convierta en tu peor pesadilla. Si puedes conseguir un divorcio amistoso o de mutuo acuerdo, evitarás una gran cantidad de sufrimiento y dolor para ti y tu ex pareja, y lo que es más importante, para los menores. En caso de haber niños de por medio, se hace mucho más necesaria la mediación y el trabajo junto a abogados especializados.

Unos profesionales como los de Casasempere Abogados son capaces de llevar el proceso de divorcio por los mejores derroteros, evitando un gran coste no solo económico, sino también emocional. Porque todo pasa factura.

¿Qué es un divorcio amistoso o de mutuo acuerdo?

Seamos claros, el divorcio amistoso o de mutuo acuerdo es aquel en el que los cónyuges deciden trabajar juntos para resolver sus diferencias de manera productiva.

Un divorcio amistoso, por el contrario, NO es aquel en el que los ex muestran un trato cordial en el juzgado.

Un divorcio de mutuo acuerdo NO es aquel en el que uno de los cónyuges no está de acuerdo con los términos que su abogado ha establecido pero decide firmar de todos modos sólo para hacer que el proceso de divorcio termine.

Un divorcio amistoso, NO es aquel en el que tú y tu expareja hacéis todo lo posible para evitaros el uno al otro y ser educados solo alrededor de los niños. Esto es como caminar sobre cáscaras de huevo, una situación que puede explotar en cualquier momento.

¿Qué debo hacer para divorciarme de mutuo acuerdo?

El divorcio más rápido y fácil es un divorcio en el que ambas partes acuerdan todo antes de entrar en un tribunal. Esto es entonces, un divorcio de mutuo acuerdo. Cuando no hay nada por lo que pelear, el tribunal sólo necesita verificar el acuerdo firmado que las partes ya han hecho.

En este acuerdo se fijan temas como con quien van a vivir los menores, importe de la pensión de alimentos, uso del domicilio familiar, régimen de visitas, distribución de los periodos de vacaciones…etc.

El Convenio Regulador en los divorcios de mutuo acuerdo

En un divorcio de mutuo acuerdo, las partes completan un convenio regulador que es un documento en el que se incluyen los acuerdos a los que se ha llegado de forma amistosa. Generalmente, el convenio regulador le dice al juzgado que ambas partes quieren el divorcio. En este caso no hay asuntos disputados en cuanto a quien se atribuye la guarda y custodia de los hijos menores, importe de la pensión de alimentos o responsabilidades para con los hijos menores de edad.

El convenio regulador debe ser firmado por ambas partes antes de ser presentada ante el tribunal apropiado donde estas viven.

En este punto, lo más normal es que te estés preguntando, entonces, ¿qué debo hacer para divorciarme de mutuo acuerdo? No queremos pasar por la guerra con nuestra expareja en la que puede convertirse un divorcio contencioso.

Porque el divorcio amistoso o de mutuo acuerdo no requiere juicio, bastará con presentar el convenio regulador y una demanda de divorcio de mutuo acuerdo ante los Tribunales.

Esta demanda puede ser presentada por uno sólo de los cónyuges con la autorización del otro o por ambos. Posteriormente será necesaria una ratificación por parte de ambos cónyuges a presencia judicial para verificar que ninguna de las partes acude obligado o condicionado, así como, que es su voluntad obtener el divorcio en los términos y efectos acordados en el convenio regulador aportado.divorcio amistoso

Trámites para divorcios de mutuo acuerdo

La verdad es que no, se trata de un procedimiento relativamente rápido, más fácil y más asequible que el procedimiento contencioso, ya que permite que ambos cónyuges estén representados por el mismo abogado y el mismo procurador.

Realmente sólo necesitas alcanzar un acuerdo previo sobre los puntos clave del convenio regulador:

  • Con quien se quedan los menores conviviendo o lo que legalmente se llama atribución de guarda y custodia.
  • Importe a pagar en el caso de que sea necesario establecer pensión de alimentos. Forma y fecha de pago.
  • Régimen de visitas que se entiende más favorable para los menores. Si se fijan vivistas entre semana, días y horas. Así como, la duración de la visitas en fin de semana, desde que hora y que día a que hora y que día se establecen.
  • Forma de distribuir los periodos de vacaciones escolares. En especial en la época de verano (quincenas, semanas, meses completos).
  • Forma habitual de comunicarse con los menores cuando no hay visitas.
  • Forma de distribuir los gastos extraordinarios que puedan existir en el día a día de los menores (como actividades extraescolares).

En esencia, estos serían los puntos más importantes y esenciales que todo convenio regulador debería incluir.

¿Cuánto cuesta un divorcio de mutuo acuerdo?

¿Cuánto cuesta un divorcio de mutuo acuerdo? Lo primero que debes considerar es que los honorarios de los abogados no están tasados, existe una gran variedad de precios, de media un abogado puede cobrarte unos 750 euros . Los precios en internet oscilan entre los 400 y los 900 euros, dependiendo del abogado. Si además quieres otorgarle poder al procurador, el gasto sube entre 100 y 200 euros.

Si hay común acuerdo, no hay bienes, ni hijos menores, también se puede acudir a una Notaría. Es el denominado Divorcio Express, porque se demora entre 1 y 3 días. Se pagan los derechos notariales que oscilan entre 120 € 300 €, más los honorarios del abogado.

Lo cierto es que un divorcio supone un coste ya no solo sentimental, sino también de tipo económico. Encontrar a los profesionales del derecho adecuados para llevar tu caso de la mejor forma, también es una forma de ahorrar de todas las formas. Tanto en sufrimiento como en coste económico.

El coste de un divorcio en España no es fijo, depende de muchos factores que hay que tener en cuenta. Los principales problemas vienen casi siempre por dos factores. En primer lugar, cuando hay hijos en común o la liquidación del régimen ganancial, es decir, los bienes que se tengan en común.

Si te sirve de ayuda te recomendamos la lectura de nuestro post:

  • Claves para contratar a los mejores abogados especialistas en divorcios

divorcio contencioso

Las 3 claves esenciales para salir del ring y alcanzar un acuerdo con tu ex

Tras más de 20 años de experiencia judicial, nos atrevemos a recopilar las 3 claves que consideramos esenciales para alcanzar un acuerdo con tu ex y poder tramitar tu divorcio de mutuo acuerdo:

1.- Olvidarse del dinero, busca un SI.

Somos conscientes de que la gran mayoría de los conflictos en los temas de divorcios se producen como consecuencia del dinero (el importe de las pensiones son la principal fuente de conflicto).

Las discusiones y las peleas siempre son provocadas por el dinero. Por ello, aconsejamos que si te vas a sentar a hablar con tu ex para intentar aproximar las posturas que permitan firmar el convenio te olvides de inicio del dinero, negocia sobre aquellos aspectos en los que exista posibilidad de entendimiento o acercamiento paulatino de posturas.

Esta demostrado que cuando se consigue un si, es más fácil avanzar en la negociación, por ello, es mejor dejar para el final aquellos puntos que mayor conflicto genera.

2.- Probar antes de firmar y presentar.

Ante la propuesta en la mayoría de las ocasiones del padre de considerar la posibilidad de establecer una custodia compartida, siempre recibo de inicio un rotundo NO.

En muchas ocasiones pongo sobre la mesa la posibilidad de hacer una PRUEBA, estoy convencido que si se probara, se podría saber de primera mano la reacción de los hijos menores y de los propios padres.

En muchas ocasiones se piden cosas idílicas por lo que se ha oído de compañeros o amigos. Pero las cosas vividas en primera persona son muy diferentes.divorcio de mutuo acuerdo

3.- Establece unas reglas previas a la negociación.

Los divorcios por mutuo acuerdo conllevan que en muchas ocasiones la negociación se hace de forma directa entre los padres.

Por eso, es esencial que para evitar el conflicto o la derivación de la conversación a temas personales, se establezcan unas reglas de negociación básicas.

Temas tan sencillos como:

  • No insultar o no gritar
  • Respetar los turnos de palabra (escuchar no sólo hablar)
  • Reunirse en una cafetería o sitio público para en el caso de sentirse incómodo a lo largo de la conversación, poder poner fin a la misma.

Cuando la conversación deriva en culpas o reproches, zanjar de inmediato la conversación para evitar caer en discusión personal que pueda dañar a una de las partes y menoscabar la cordialidad.

Si te quieres divorciar de mutuo acuerdo tu abogado debe presentarse ante el juez la demanda pidiendo el divorcio. Sólo es necesario esperar 3 meses desde el matrimonio salvo supuestos especiales de peligro.

Tu abogado solo deberá pedirle al juez que te otorgue el divorcio.

¿Qué me va a solicitar el juez si me quiero divorciar?

Va a solicitar:

  • Certificado Matrimonio
  • Certificado Nacimiento hijos
  • Certificado Empadronamiento
  • Una propuesta de divorcio o convenio regulador que tenga cuestiones relacionadas con:
    • El régimen de custodia de los menores.
    • La pensión de alimentos y su importe
    • Régimen de visitas y estancias
    • Distribución de los bienes.
    • Posibles compensaciones económicas entre cónyuges.

En cualquier caso, lo que está claro es que para conseguir un divorcio amistoso, debes contar con el asesoramiento de unos abogados especializados en estos tipos de contencioso.

En Casasempere Abogados en Alicante somos especialistas en divorcios y sabemos lo que estás pasando.

Por eso ponte en contacto hoy mismo, y deja de sufrir con este duro trámite.