Entradas

ANTES DE DIVORCIARSE LEE ESTO

         Todavía siento dentro de mí, ese dolor profundo que veo reflejado en muchos padres o madres, a los que ayudo con su divorcio. Todavía hoy, tras más de 5 años de trabajo interior y de cultivarme en el crecimiento personal, sigo reconociendo como latente en mí, agazapado como una leona al acecho de esa presa, ese deseo de DESTRUIR A MI EX. De irme a por ella, y de querer devolverle todo el dolor sufrido. Ese sentimiento de VENGANZA, que domina por completo tu ser racional y que te impulsa desde el dolor.  Todavía hoy tras recibir algún mail o llamada de mi ex me pregunto ¿pero, qué le he hecho a esta mujer para que me odie tanto? No entiendo por qué MI EX QUIERE QUE SUFRA después de más de 10 años separados. ¿Pero, cuando se olvidará de mí esta mujer?

         A lo largo de todos estos años ayudando a padres y madres divorciados, una de las características comunes que he detectado que tienen todas y cada una de las personas a las que he ayudado, es que cuando llegan a nosotros acumulan un GRAN DOLOR interior. Todos llegan BUSCANDO defenderse de su dolor. En general, todos han vivido historias dignas de llenar las páginas de libros, y lo que más me sorprende es que, a lo largo y ancho de la geografía española, veo las mismas historias con distintos personajes, y en todas, el verdadero protagonista es el DOLOR.

         Por eso, antes de divorciarse lee esto, porque hoy te vamos a desvelar PORQUE ODIAMOS TRAS UN DIVORCIO.

         ¿Estás preparado?

         Las historias que más me impactan en los divorcios, son las de aquellas personas que más me acercan a mi propia historia personal. Y son las que más me impresionan porque hacen aflorar en mí sentimientos y sensaciones que yo he trabajado, con la intención de no dejarme dominar por emociones que un día decidí que ya no quería que gobernaran mi vida.

sientes dolor, rabia, ira, odio, venganza

         Sientes DOLOR, RABIA, ODIO, VENGANZA, MIEDO o SUFRIMIENTO. Seguro que hay muchas más, pero estoy convencido que dentro de ti hay alguno de estos sentimientos.

         Veo padres o madres a los que no permiten ver a sus hijos. Padres o madres que quieren estar día a día con sus hijos y encuentran mil y una trabas por parte del otro padre o madre. Padres o madres que son denunciados injustamente por querer participar en la educación de sus hijos. Padres o madres que sienten que están envenenando emocionalmente a sus hijos sólo con la intención de evitar que estén con ellos. Padres o madres que tienen miedo de lo que su ex les pueda hacer con tal de alejarlos de sus hijos. Padres o madres que viven en una angustia porque ven que sus hijos lo pasan mal cada vez que tienen que ir con él o ella.

         Si acabas de encontrarnos por internet y todavía no nos conoces, ni conoces mi historia, debes saber que yo, además de abogado, y padre, he recorrido el mismo camino que has recorrido o estás recorriendo, con la salvedad de que por mi profesión de abogado supe anticiparme a algunos movimientos.

         A mí también me denunciaron, en mi caso hasta en tres ocasiones, a los servicios sociales, por supuesta violencia contra mis hijos, y durante 10 largos años estuve luchando, peleando y alternando la custodia de mis hijos en los juzgados, en función de los sucesos que vivíamos con ellos. He vivido años sin contacto con mis hijos y he sentido el dolor de un padre que se siente fuera de su papel. Aquel que parece que solo le está permitido pagar y pasar escaso tiempo junto a sus hijos. ¿Te suena?

         Yo, al igual que seguramente te pasa hoy a ti, y por eso has llegado a este post, me negué a CONFORMARME, me negué a ser padre visitador, y me negué a RENUNCIAR a estar presente en la vida de mis hijos. Me negué a RENDIRME. Estaba dispuesto a LUCHAR hasta mi último aliento por estar junto a mis hijos. Sin embargo, hoy, te voy a desvelar secretos en este post que a mi personalmente me hubieran ayudado mucho, y me hubieran evitado mucho dolor innecesario, no sólo a mí sino a mis hijos. Secretos, que al igual que hoy te va a pasar a ti, vas a negarte a aceptar y que a mí personalmente me llevaron más de una década descubrirlos.

         ¿Me permites que sea tu guía en este camino? Yo ya lo he recorrido.

         Si eres padre o madre, tiene hijos, y estás ahora mismo viviendo alguno de estos sucesos, estoy convencido de que sabes a que sentimientos me refiero. Estoy convencido que has sentido recorrer desde tu estómago hasta tu pecho esa serpiente de RABIA, reptando dentro de ti, con ganas de salir por tu boca con la fuerza de un tornado, y estoy convencido que has notado esas GANAS de destruir, que hacen palpitar tu cabeza hasta estallar, para poner fin a toda esta locura que hoy vives.

         Estoy convencido de que, al igual que hice yo en miles de ocasiones, te preguntas ¿pero por qué a mí? ¿Por qué tengo yo que vivir esto? ¿Qué he hecho yo para merecer todo este dolor? Estoy seguro de que te gustaría llevarte bien con tu ex. Que en lo más profundo de tu ser buscas vivir en paz y que lo que realmente deseas es disfrutar de tiempo junto a tu hijo o hija, y dejar de discutir con tu ex por todo. 

De entrada, has de saber que cuando has vivido un divorcio traumático o muy conflictivo, como el que viví yo, o puedas estar empezando a vivir tu ahora, es normal que te sientas perdido. Que busques el calor de tus seres queridos y quieras que alguien te guie por este laberinto de emociones.

Si hoy te sientes solo, quiero que sepas, que nosotros estamos contigo para ayudarte.

Es tal la montaña rusa de emociones que vas a vivir, que tu mente se va a poner en muchas ocasiones en modo SUPERVIVENCIA. Cuando tu mente sienta que te están atacando, va a buscar la mejor manera de SOBREVIVIR y, para ello, llegará a desatar tu lado más primitivo, violento e irracional. Su única función en ese estado es tu SUPERVIVENCIA por encima de todo.

He vivido en persona esa sensación, y durante años, me he preguntado y he visto como cientos de padres y madres buscaban por internet COMO DESTROZAR A TU EX, y buscaban despachos de abogados con fama de tiburones, para prepararse con lo que ellos creían que eran las mejores armas para la sangrienta batalla.

despachos de abogados con fama de tiburones

A lo largo de 10 años de conflicto, me he sentido en numerosas ocasiones humillado, herido, defraudado. No han sido pocas las veces que he deseado coger un avión y desaparecer para liberarme de tanto dolor. He llegado a arrepentirme de haber tenido hijos, incluso, por dolor, llegué a tomar decisiones drásticas como pasar por una vasectomía para evitar volver a sufrir de nuevo tanto dolor y evitar tener nuevos hijos. El dolor que acumulaba dentro de mí en esta tema era tan grande, que me llevó a ni siquiera alegrarme durante años cuando alguien de mi entorno me decía que iba a ser padre.

Mi experiencia personal con mi divorcio me llevó a ASOCIAR MUCHO DOLOR al hecho de ser padre. Debes saber que yo siempre quise ser padre, tener hijos, educarlos, criarlos y jugar como lo hacía y lo había vivido con mi propio padre.

Mi modelo de padre era un extraordinario hombre que se pasaba horas y horas en los fines de semana jugando con sus hijos, y que adoraba por encima de todo a su familia. Yo siempre he querido reproducir ese modelo vivido que tuve en mi infancia, y por eso todo el dolor que acumulé ante la experiencia que me tocó vivir fue aún más, si cabe, profundo y traumático.

¿Cuál ha sido tu modelo?

Probablemente tendrás un modelo muy parecido al mío con un buen padre,  presente e implicado que se ha desvivido por ti, o tendrás justo el opuesto, un padre totalmente ausente que a lo mejor te abandonó a ti y a tu madre en plena infancia, o AUTORITARIO,  DAÑINO o ABUSADOR contigo. Veo padres que, ante el nefasto modelo que han tenido en su infancia, su mayor deseo es ser totalmente contrarios a lo que ellos han vivido, y ponen todo su empeño en ser los mejores padres que se pueda ser. También me encuentro con padres que siguen el mismo patrón de su propio padre.

no eres mala persona por buscar terminos como humillar a mi ez

Siéntete tranquilo. No eres mala persona porque en tu mente aparezca de forma repentina la frase DESTRUIR A MI EX. No eres mala persona por buscar en google términos como: 

COMO HUMILLAR A TU EX

COMO FASTIDIAR A TU EX

COMO DESTROZAR A TU EX

      Eso sí, una cosa debes tener clara. En este post no vamos a alimentar ese DOLOR. Estás aquí para conocer la UNICA VERDAD, lo que el colectivo social no quiere que conozcas. De ti depende ser uno más en la marea de DOLOR del divorcio, o empezar a nadar contra corriente para salir de ese DOLOR.

      Y tampoco estás loco por pensar que MI EX QUIERE QUE SUFRA, mi ex no quiere que vea a mis hijos, o mi ex quiere alejarme de mis hijos. Es habitual que hoy creas que todo lo que vives es CULPA de tu ex. También es normal, ya que nadie hasta este momento se ha detenido a explicarte el porque de todo.

         Sigue leyendo y vas a descubrir el porqué de todos estos pensamientos en tu mente, si de verdad quieres acabar con todo lo que estás viviendo. Y te repito, tranquilo, a mí me costó 10 largos años el darme cuenta de que la CULPA no estaba fuera. Durante años cerré mi mente a otra cosa que no fuera DOLOR. Incluso durante 4 años no quise escuchar a mi gran amigo José Miguel para entender todo lo que hoy te quiero desvelar en este post.

         Soy consciente que lo que voy a escribir hoy aquí tu mente lo va a rechazar. Sé que no lo vas a querer aceptar, pero también te digo que es LA UNICA VERDAD. Por lo menos para mí. Fue el bálsamo que hizo salir de mi divorcio y de mi vida todo ese dolor y sufrimiento.

         ¿Quieres que te guíe para salir de este dolor?

         Tu MENTE te está controlando. Todo el dolor que has experimentado ha hecho que tu EGO se haya apoderado de ti y te esté haciendo que sigas en continuo DOLOR. Tu mente te está engañando. Te está convenciendo de que tienes que SUFRIR, que tienes que vivir angustiado. Te autoconvence de que tienes que seguir en esta guerra si quieres ganar y salir adelante.

         ¿Me permites que te haga una pregunta?

         Si el camino para poner fin al dolor que estás viviendo es el conflicto, ¿por qué no ha terminado ya? ¿Por qué no solo no para, sino que se va haciendo más grande?

         ¿Cuántas batallas llevas ya? ¿Cuántos años de dolor acumulas en tus espaldas?¿Por qué las batallas y los enfrentamientos con tu ex parecen no tener fin?

         ¿Quieres saber la respuesta?

         Porque tu EGO está engañando a tu mente, te está convenciendo de que tienes que seguir en el DOLOR. Porque en cuanto dejes de ODIAR y empieces a aplicar AMOR en tu vida, el EGO va a desaparecer. Y, con él, todo ese DOLOR y la ANGUSTIA que hoy son tus compañeras de viaje, también van a empezar a disiparse de tu vida.

La CULPA de que tengas tanto DOLOR en tu vida no es de los demás. TU ERES EL UNICO RESPONSABLE de vivir lo que estas viviendo porque lo estás alimentando con más DOLOR.

Sé que ahora mismo estás a punto de salir de este post, pero, créeme, lo he vivido en persona durante 10 años. Las batallas no cesaron hasta que DECIDÍ tomar otro camino, no dejé de sentirme nervioso, ansioso, rabioso hasta que empecé a escuchar, aprender y a cuestionar lo que mi mente me decía. Te aseguro que yo también pensaba que si la destrozaba en el juzgado todo iba a terminar. Durante años saqué en sala mi lado más GUERRERO y lo único que conseguía era que la batalla no acabará nunca y se hiciera cada vez más sangrienta.

Son cientos los padres que llegan a nuestro despacho buscando a ese GUERRERO que les defienda en los juzgados. Que les ayude a ganar por encima de todo y como sea. Y son cientos los padres que, tras años de trabajo, codo a codo a nuestro lado, empiezan a descubrir el verdadero mensaje de todo el doloroso camino que estás viviendo con el divorcio. Son cientos los que han TRANSFORMADO su vida a través vivir este proceso de cambio.

¡¡Ojo!!, esto no quiere decir que no haya que DEFENDERSE EN LOS JUZGADOS o que nosotros vayamos a juicio a lanzar besos y flores. No te equivoques. Ante todo, somos abogados. Amamos nuestra profesión y amamos DEFENDER la verdad donde sea, sobre todo en los juzgados. Lo hacemos con la misma intensidad que un GUERRERO ESPARTANO afronta cada una de sus batallas, pero con una grandísima diferencia. Dejamos de lado al EGO. No alimentamos el conflicto, no alimentamos tu dolor. No vamos contra tu ex ni contra nadie sino a favor de ti y de tus hijos. Se puede defender con contundencia, pero sin odio.

Y te aseguro que cuando se consigue entender que todo se reduce a vivir en paz y tranquilidad, como la que hoy disfruto yo, todo empieza a tener sentido. Cuando empiezas a ser CONSCIENTE de que en realidad hemos venido a la vida para AMAR, DISFRUTAR y vivir en PAZ, te niegas a volver a SUFRIR. Cuando entiendes que todo lo que vives es para que mejores como persona empiezas a entender el porqué de tanto dolor.

amar, disfrutar y vivir en paz en tu divorcio

Todo esto es el lado positivo de asumir la responsabilidad de tu divorcio y de todo lo que te sucede en la vida. Que de ti, y solamente de ti, depende el cambiar tu situación. El cambiar tu divorcio y la vida que deseas está en tus manos.

¿Nos permites que te acompañemos en este camino?

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

 

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Muchas Gracias

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia en Casasempere abogados.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️ ¿Por qué odiamos tras un divorcio?

Porque es un proceso donde se ponen a flor de piel muchos sentimientos dolorosos que hacen que sea muy fácil dejarse dominar por el dolor. Es un momento de la vida en el que es muy fácil dejarse arrastrar por emociones de dolor.

➡️ ¿Qué se siente al divorciarse?

La gran mayoría de las personas que viven enfrentamiento y conflicto con su divorcio sienten sentimientos como ODIO, IRA, DESEO de VENGANZA, DOLOR. Si quieres saber como salir de esos pensamientos lee nuestro post.

➡️ ¿ Por qué mi ex quiere que sufra?

Porque está sumido/a en un proceso de DOLOR que le lleva a dejarse arrastrar por su ego y que prefiera devolver el dolor antes que ser racional. Es un momento de tanto dolor interno que es muy fácil caer en nuestro lado más oscuro y siniestro.