sentencia de divorcio

Tu verdadera guía debe ser el amor por tus hijos y no tu sentencia de divorcio

sentencia de divorcio

Cómo…? Ah ¡Qué no piensas hacerme el favor!, pues te vas a enterar. A partir de ahora se acabó el ser buena persona. Siempre estoy cediendo. Parezco tonta. Siempre me fío de ti y siempre termino llevándome la misma decepción. Para una vez que te pido un favor, me contestas un NO rotundo. Pues que sepas, que se acabó. A partir de ahora, vamos a hacer exactamente lo que pone la sentencia de divorcio.

Esta es una conversación típica entre dos padres divorciados cuando se trata de coordinar visitas fuera de lo establecido en convenio. Cambios de fin de semana o aspectos del día a día con sus hijos menores que se salen de lo estrictamente regulado en la sentencia de divorcio.

Es habitual que nos pregunten ¿Y cómo lo hacemos si….? Y una y otra vez nuestra respuesta es hablando. Debéis sentaros, hablar tranquilamente como padres que aman a sus hijos y, entenderos.

Os habéis divorciado como pareja pero seguís siendo padres para siempre.

La sentencia de divorcio no puede regularlo todo. No vas a encontrar en ella la respuesta a todas las posibles situaciones que vas a vivir a lo largo de los años junto a tus hijos.

Pero a pesar de ello, siempre hay quien se siente ofendido. Quien cree que la vida es dar con el objetivo de recibir. Se olvidan de que lo verdaderamente importante es dar sin esperar recibir nada a cambio.

Hay quien piensa que es la gran víctima de la separación o el divorcio, y le gusta ir por la vida de víctimas para dar pena y que los demás se compadezcan, se paren al verle sufrir y le pregunten, para poder así quejarse y expandir lo mucho que sufre. Para poder autoconvencerse de que su vida es una desgracia. Y cuando les llega más desgracia dicen, ¡¡lo ves!!.

Vemos a diario que los padres se enfrascan en el dolor personal y se olvidan de las muchas cosas buenas y positivas que les rodean a diario. Se olvidan que lo realmente importante es su propio bienestar y el de los hijos en común.

Aunque ahora no lo quieras ni ver, en el resto de tu vida él va a ser el padre de tu hijo y ella la madre. Y por mucho que no quieras, ese lazo biológico no lo va a poder eliminar nada ni nadie.

La realidad en el día a día de los padres divorciados que recién se estrenan en ese papel que se apuntillan al milímetro los días, las horas y hasta si uno ha pagado un euro más que otro en una excursión o cumpleaños.

Ante el fracaso de su relación de pareja pretenden demostrar que como padres son mejores que el otro. Tratan de ponerse en evidencia y se olvidan de que lo verdaderamente importante es centrarse en el amor que como padres ambos sienten por sus hijos. Y no en el dolor que sientes como personas resentidas por su ex pareja.

Pretender arreglar los problemas que surgen a diario con los niños a través de poner al frente a los abogados no es la solución.

El tiempo es un sabio sanador de las heridas sufridas en un divorcio. El pasar de las hojas del calendario es la mejor de las curas para ese dolor.

Al principio se olvidan de que a la vista de sus hijos su etiqueta no ha cambiado, siguen siendo “papá” y “mamá”. Tal vez, para ti si ha cambiado la percepción sobre él o ella, pero debes comprender que para tus hijos lo único que ha cambiado es que ahora en lugar de veros juntos en la misma casa se tienen que acostumbrar a que a mamá la ve en una casa y a papá en otra.

A los niños les da realmente igual lo que ponga en la sentencia de divorcio, ellos no entienden por qué ese fin de semana no han podido ir a la comunión de sus primos paternos que tanta ilusión le hacía (simplemente porque como dice mamá no me tocaba este fin de semana con papá).

A los niños no les interesa lo que ponga la sentencia de divorcio sobre las vacaciones. Ellos no entienden por qué no han podido ir de viaje con mamá y los hijos del nuevo marido de mamá con los que tanto se divierten. Y sólo porque necesitaban la autorización de papá para salir del país y éste no ha querido firmarla.

A los niños no les convencen nuestras respuestas legales, les dan igual los jueces, los abogados y las sentencias

Ellos no comprenden por qué sus padres ya no pueden hablar. Por qué han dejado de sonreir cuando están juntos. Por qué parecen tensos cuando se ven. Por qué se esquivan y se evitan.

En Casasempere abogados estamos totalmente de acuerdo con la visión de los niños. Pensamos que la sentencia de divorcio es una mera formalidad legal que indica que ya no estás casado, que tu matrimonio ha terminado. Pero nada más.

Lo creemos y así se lo decimos a todos nuestros clientes. Debestenerla guardada en el fondo de un cajón y olvidarte de que existe. Debes poner de tu parte todo lo posible para fluir, para traer armonía y paz en tu relación como padres. La mejor sentencia que debes aplicar es el amor por tus hijos.

Olvida tu dolor y céntrate en el amor a tus hijos

La sentencia de divorcio debe vivir desterrada en el fondo de un cajón, olvidada, para no ser mirada nunca más

Si necesitais rescatarla del fondo del cajón, leerla y aplicar lo que pone en ella, que sepais que estais fracasando en vuestro papel como padres.

  • ¿De verdad es tan importante tener la razón?
  • ¿De verdad piensas que a tus hijos les importa quién la tiene?
  • Lo verdaderamente importante es buscar la felicidad en tu vida

La felicidad en tu vida, y en la de tus hijos. Porque ellos todavía no han olvidado el objetivo principal de esta vida. Ellos todavía no han contaminado sus inocentes mentes con nuestros NO y nuestras limitaciones. Ellos todavía disfrutan y se divierten en cada instante de su vida.

¿Qué es más importante, que tu hijo sea feliz, disfrute en la comunión con sus primos o tener la razón?

¿Realmente es tan complicado ponerse de acuerdo y cambiar un fin de semana?

No nos vamos a cansar de decirlo. En esta vida nos ofuscamos en querer tener la razón y nos olvidamos de lo realmente importante, disfrutar de la vida.

Si no empezamos a ser conscientes, algún día no muy lejano nos levantaremos una mañana y nuestra vida se habrá escurrido entre nuestros dedos ya arrugados. Y en ese instante nos preguntaremos ¿por qué no disfrute más de cada momento?.

¿De verdad quieres que lo último que tus hijos recuerden sea tu enfado?

¿De verdad quieres que tus padres lo último que recuerden de ti sean tus gritos?

¿De verdad quieres que lo último que tu mujer recuerde de ti sea tu cara de disgusto?

¿Te has preguntado alguna vez cuando has salido por la puerta de casa enfadado, cabreado y malhumorado qué a lo mejor hoy es el último día en que vas a ver a tus hijos, tu mujer, marido o tus padres?

Deja de querer tener la razón y céntrate en querer ser feliz. Disfruta de tu vida. Hazlo aunque sea por tus hijos y su felicidad.

Y tú, ¿qué piensas hacer a partir de hoy con tu sentencia de divorcio?pasos en tu divorcio

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.