modalidades de custodia compartida

tipos de custodia compartida

Se hace necesario empezar este post con un trocito de mi historia. Desde el momento que supe que la madre de mis hijos estaba embarazada, me comprometí a participar de forma activa y a estar presente en todos los momentos importantes de la vida de mis hijos.

Una vez rota la relación de pareja, mi foco siguió siendo mis hijos, organizando mi vida para disponer de tiempo, que me permitiera estar y cuidar de mis hijos de forma directa. Tenía claro que lo que más importaba era estar presente de forma activa en su día a día.

Lo ideal para los hijos tras la ruptura de la pareja es poder compartir tiempo con ambos padres. Sin embargo, hay que ser conscientes que, en muchos casos, nuestras obligaciones laborales nos impiden atender y cuidar de forma directa a nuestros hijos.

Después de tantos años me sigo encontrando en el despacho con madres que se sorprenden del hecho de que el padre de sus hijos ahora, tras la ruptura, haya decidido cambiar y organizar su tiempo para pasar más tiempo con sus hijos. Ante este hecho, nosotros siempre les recordamos que todo cuanto pasa en nuestras vidas es responsabilidad 100% nuestra. Y que la verdadera pregunta que deberían de estar haciéndose es ¿qué responsabilidad tengo yo en todo esto?

Nos encanta buscar culpables fuera y pensamos que el hecho de que el padre o la madre de nuestros hijos sea de la forma que es o se esté comportando de la manera en que lo hace con nuestros hijos, es sólo y exclusivamente responsabilidad de él o ella.

En estos supuestos, la mejor opción de los niños, siempre va a ser el permanecer junto a aquel progenitor que tiene realmente tiempo para cuidar del hijo común y establecer un régimen de visitas amplio para el otro progenitor.

En mi caso concreto he conocido todos los tipos de custodia, exclusiva materna, exclusiva paterna y custodia compartida en las modalidades más variadas. 

Siempre he creído en la igualdad de condiciones con la madre en todo lo referente a los cuidados y atenciones de mis hijos. Les he cambiado pañales, preparado y dado biberones, papillas, bañado, vestido. También les he curado el obligo cuando eran recién nacidos.

Sin embargo ¿realmente participaba de forma activa al 50% del tiempo?

Esta percepción la veo y se repite en los muchos padres que constantemente llegan a nuestro despacho con la misma confusión. Piensan que compartir el 50% del tiempo sobre el cuidado y papel con sus hijos debe ser equiparado de forma prácticamente automática con disponer de una custodia compartida.

Sin embargo, la pregunta que habría que hacerse es esta:

¿Realmente disponemos de forma consciente del 50% del tiempo de nuestros hijos?

Si restamos el tiempo que permanecen en los centros escolares y en las actividades extraordinarias, realmente el tiempo que queda con nosotros es mínimo.

Esto nos ayuda a darnos cuenta de que, para disponer realmente del 50% del tiempo con nuestros hijos, necesitamos tener una libertad de horarios bastante amplia que nos permita estar de forma activa y presente junto a nuestros hijos para poder disfrutar de ellos como realmente se merecen.

En la actualidad lo que compartimos es el poco tiempo que queda después de tenerlos ocupados el mayor número de horas, pero jamás es el 50% del tiempo real que podríamos estar y disfrutar con nuestros hijos.

Voy a ser totalmente claro en este artículo porque quiero de verdad quitar el tanto peso que tiene la etiqueta “CUSTODIA COMPARTIDA”. Veo padres obsesionados con obtenerla cuando realmente su ritmo de vida, saliendo de casa antes de las 7 de mañana y volviendo a casa pasadas las 10 de la noche, con sus ocupaciones y obligaciones laborales, hacen incompatible el estar junto a sus hijos para atender sus cuidados.

En caso de ruptura de la relación de pareja, lo primero que hay que hacer es ser realista y valorar nuestra situación laboral de cara a plantear la opción de custodia que mejor se adapte a las necesidades del menor, y la verdadera disponibilidad de los padres.

No pretendamos engañarnos. Seamos realistas y pensemos en el bienestar de nuestros hijos. Siempre va a estar mucho mejor cuidado y atendido con aquel progenitor que de verdad disponga de tiempo y decida dedicarlo a disfrutar de sus hijos. Eso es mucho mejor para el niño que obligarlo a permanecer con uno de sus padres y que finalmente no esté con ese padre o madre sino que sea atendido y cuidado por los abuelos, eso en el mejor caso, o por cuidadores contratados o incluso vecinos o amigos.

Para ello, veamos de entrada el día a día de un niño que asiste a guardería o colegio.

En muchas ocasiones, dejamos a nuestros hijos muy temprano en los colegios o guarderías, ya que nuestro horario de entrada laboral así nos lo exige.

Veo a diario niños dormidos, que son llevados en brazos a las guarderías para dejarlos a su cuidado y, una vez dejados allí, salir corriendo para el trabajo.

Y también pasa a la salida del trabajo. Muchas veces, sin haber comido, a carreras, para llegar al centro escolar a recogerlos después de que nuestro hijo haya estado ocupado “obligatoriamente” en múltiples actividades, porque necesitamos estirar al máximo su tiempo ocupado para poder cumplir con nuestros trabajo y horario laboral.

En realidad, son unos pocos los privilegiados que disponen de manera libremente de su tiempo, y deciden emplearlo en estar, atender, cuidar y disfrutar de sus hijos.

El ritmo de vida actual complica mucho el atender y cuidar de los hijos. La supuesta conciliación de la vida laboral y familiar es más utopía que realidad.

Cabe la excepción a esto si eres, por ejemplo, empresario o profesional independiente, y puedas distribuir y elegir tu propio horario laboral. Aunque seamos también sinceros. Muchas veces, aunque estemos físicamente presentes en nuestras casas, estamos atendiendo llamadas, video reuniones, contestando mails o preparando cosas de nuestro trabajo, con lo que nuestra participación activa en el disfrute del tiempo con nuestro hijo y su cuidado tampoco es 100% real.

Otro caso son los funcionarios, que son otro de los grupos de personas que pueden modificar su horario de entrada y salida para poder disfrutar de tiempo junto a sus hijos. Ellos también son excelentes candidatos a obtener una custodia compartida.

Para el resto de mortales se hace complicado atender y cuidar de forma directa a los hijos porque sus horarios son rígidos e incompatibles con estar y permanecer junto a sus hijos fuera de colegios y actividades.

aqui describimos como la custodia compartida se puede ir aumentando gradualmente y de forma progresiva hasta llegar a alternar a los hijos

CUSTODIA COMPARTIDA PROGRESIVA

Como su propio nombre indica, es una forma de llegar a una custodia compartida de manera gradual y progresiva. Se suele partir de inicio de un régimen de custodia exclusiva materna y con el paso de determinado tiempo (meses o años) ya se deja prefijado, o pactado, en el convenio, que se van a ir ampliando las visitas en los días generalmente más cercanos al fin de semana, hasta ir llegando a la rotación semanal o el periodo de tiempo que se establezca como más idóneo entre los padres.

CUSTODIA COMPARTIDA PROGRESIVA

Los padres somos los que mejor conocemos las necesidades de nuestros hijos y nuestros horarios de trabajo, por tanto, somos nosotros los que mejor podemos organizar nuestro tiempo para que nuestros hijos pasen el mayor tiempo posible en compañía de uno de sus dos padres.

Desde nuestro punto de vista es una opción muy favorable para permitir que las madres y los hijos se vayan acostumbrando al ritmo alterno de rotación semanal o quincenal, más propio o habitual de cuando hablamos de la custodia compartida.

Es una opción ideal cuando nuestros hijos son muy pequeños y queremos no estar de forma continua en los juzgados, teniendo que ir solicitando la ampliación o el cambio del régimen de visitas y estancias. Se puede ir contemplando en estadios de edades el régimen de visitas y estancias que se considera más idóneo, para, gradualmente, hacer que los hijos menores se adapten a una rotación de estancias más frecuente.

CUSTODIA COMPARTIDA PROGRESIVA - 4 pasos para incorporarla

Personalmente, es la modalidad de custodia compartida que más me gusta porque permite ir ampliando poco a poco las visitas hasta llegar a la alternancia semanal y, a la vez, minora el rechazo y las tensiones. Favorecemos que todos se vayan acostumbrando a los cambios y a permanecer más tiempo junto a sus hijos.

dentro de los diferentes tipos de custodia compartida está la trimestral, es decir, 3 meses seguidos con cada progenitor

CUSTODIA COMPARTIDA TRIMESTRAL

Realmente, existen tantos tipos y modalidades de custodia compartida como necesidades de los hijos haya en función de la disponibilidad horaria de sus padres. En la custodia compartida trimestral, tal y como en su nombre se indica, los hijos menores alternan por trimestres en cada uno de los domicilios de sus padres.

Aunque para la mayoría de psicólogos de los gabinetes psicosociales la opción de custodia compartida que más recomiendan sea la semanal, no significa que no se puedan establecer otros repartos de tiempo en función de la disponibilidad de los padres.

Se suele recomendar la custodia compartida semanal porque los psicólogos consideran que es el espacio de tiempo que más favorece el contacto continuo y frecuente con ambos padres, e impide que en ese lapso de tiempo se pueda llegar a efectuar un control o manipulación sobre el menor por parte de ninguno de los padres.  Además, en ese periodo semanal, se favorece la implicación de ambos padres en las tareas escolares y extraescolares de los hijos, lo que da, además, cierta estabilidad a los menores. Aun así,  no podemos olvidar que, en función de las características personales de los padres, existen modalidades y tipos de custodias.

Nosotros somos partidarios de que cada situación debe ser mirada de forma individual. Cada supuesto es único y especial, y son las propias características de los padres (con sus horarios laborales) las que deben marcar qué tipo de custodia compartida es la que mejor se puede adaptar a las necesidades del hijo común. Partiendo de las necesidades del hijo, se debe de ir viendo cuál es la modalidad de reparto de los cuidados que mejor se adapta.

No podemos tampoco olvidar que en muchos casos, constante la convivencia, ya se hacía ese reparto de tiempos que ahora tras la ruptura no se admite como modalidad de reparto de tiempo más idónea.  

es la alternancia por anualidades con cada uno de los padres

CUSTODIA COMPARTIDA POR AÑOS ESCOLARES

Este modelo de custodia compartida suele establecerse, cuando tenemos padres que viven en ciudades diferentes y normalmente alejadas, pero que consideran como más beneficioso para su hijo, el disfrutar de los cuidados y atenciones de ambos padres. Con ello, se posibilita que el menor comparta su tiempo con ambos padres.

La única desventaja para el menor es que cada año estudia en un centro educativo diferente, normalmente próximo al padre que disponga de la custodia ese año.

en este apartado hablamos de porcentajes en la distribución del tiempo con los hijos

CUSTODIA COMPARTIDA 30 70

Existe la creencia de que el termino custodia compartida se equipara a reparto del tiempo junto al menor al 50%. Sin embargo, realmente, el reparto equitativo de tiempos no determina de por sí que se deba conceder una custodia compartida.

Hemos vivido supuestos en los que existía una custodia exclusiva materna con un régimen de visitas muy amplio para el padre, hasta el punto de que, cuando se plasmaba sobre el papel, se advertía de que alcanzaba prácticamente el 50% del tiempo del menor.

Y a la inversa, puede existir un reparto de tiempos como el 30 70, es decir, que con uno de los padres esté un 30% de su tiempo y con el otro el 70% y, pese a ello, establecer que se está en custodia compartida.

En este apartado se distribuyen por días el tiempo con los padres

CUSTODIA COMPARTIDA 2-2-3

Es el sistema de reparto de tiempos que consiste en que los hijos permanecen siempre con uno de los progenitores desde el lunes al miércoles por la mañana, en que los dejan en el centro escolar, y desde la salida del centro escolar los miércoles hasta el viernes, en que lo vuelven a dejar en el centro escolar con el otro progenitor. Y luego están los fines de semana, que se disfrutan de forma alterna, desde el viernes a la salida del centro escolar hasta el lunes por la mañana, en que se volverían a dejar en el centro escolar.

         Como se puede apreciar, el primer número 2 es en referencia al lunes y martes, el segundo 2 lo es al miércoles y jueves, y el número 3 al viernes, sábado y domingo.

aqui comentamos los diferentes tipos de custodia compartida que se pueden establecer

MODALIDADES DE CUSTODIA COMPARTIDA

Como estamos viendo, existen tantos modelos de custodia compartida como situaciones y necesidades se demandan. Es más, ya viste que en mi caso incluso disfruté de un régimen de custodia compartida por días alternos.

Si existe coordinación entre los padres, que es lo ideal, ni jueces ni fiscales van a mostrar oposición a un planteamiento de reparto de los días en custodia compartida por muy absurda que pueda parecer a quien la mira desde fuera.

En mi caso personal, durante cerca de un año, llegué a compartir una custodia totalmente absurda. Pasamos a esta modalidad de custodia desde una custodia exclusiva paterna, y la madre se había acostumbrado a visitar a sus hijos los martes y los jueves. Su opción de custodia era establecer la pernocta en los días de visitas.

En consecuencia, estaban conmigo lunes, miércoles y con su madre martes y jueves. Y luego los fines de semana se disfrutaban de forma alterna, desde el viernes hasta el lunes por la mañana, donde aquel padre con el que pasaba el fin de semana los dejaba en el centro escolar.

Los jueces y fiscales consideran que los padres son los que mejor saben qué reparto de tiempos con sus hijos favorece mejor sus cuidados.

A fin de cuentas, lo que se pretende, es que ambos padres se impliquen en los cuidados y atenciones diarias de sus hijos. Que colaboren entre ellos de la misma manera que lo hacían cuando convivían, con la única salvedad de que ahora cada uno vive en su propio domicilio.

es el reparto no por dias sino por horas dentro de cada día de los cuidados y atenciones de los menores

CUSTODIA COMPARTIDA POR HORAS

Al llevar más de 20 años de ejercicio profesional, son muchos los supuestos diferentes de custodias compartidas que hemos podido ver. En una ocasión los padres repartían el tiempo de permanencia con su hijo en función de su actividad laboral, y hacía que el hijo común, en cada día, a lo largo de ese día, pasara horas con cada uno de sus padres. 

Uno de los padres se encargaba de su cuidado directo en el horario de mañana y el otro, por sus ocupaciones laborales, lo hacía en el horario de tarde.

Ese fue el reparto de tiempos que propusieron para establecer en su custodia compartida. Realmente pasaban horas cada día con su hijo, ya que ese sistema favorecía el que el menor siguiera estando cuidado por ambos padres.

Seguía el mismo patrón de reparto que habían venido haciendo cuando convivían juntos.

reparto de dias dentro de la semana entre ambos progentores

CUSTODIA COMPARTIDA DIAS ALTERNOS

Yo mismo, como he reseñado ya, he sido usuario de esta modalidad de custodia compartida, en el que el menor va rotando cada día con uno de los padres.

Desde mi punto de vista y a través de mi experiencia personal, estas modalidades de custodia (por horas o días), es apta cuando los niños son muy pequeños y no tienen todavía grandes obligaciones académicas. En mi caso concreto, esta situación se dio cuando los niños eran muy pequeños, con 6 y 4 años, y el colegio al que asistían no exigía llevar libros, con lo que favorecía el que pudieran permanecer cada día en una casa.

Una alternancia tan contínua en viviendas diferentes, provoca en los menores falta de estabilidad, y cuando van creciendo suelen demandar un tiempo mayor con cada padre, que les permita tener estabilidad y el suficiente tiempo para adaptarse a estar en uno u otro sitio.

la forma habitual de custodia es la semanal o quincenal

CUSTODIA COMPARTIDA SEMANAL O QUINCENAL

Ya hemos visto que la opción de custodia compartida más frecuente, y que más se otorga en los juzgados, es la semanal. Sin embargo, creo que, llegados a este punto del post, queda claro de que no hay impedimento alguno para conceder u otorgar otro tipo de custodia compartida, como la quincenal. A mi modo de ver, de cara al sentimiento de estabilidad del menor, veo más acertado, incluso, la alternancia quincenal.

Lo he vivido en mis propias carnes. La semana se quedaba corta. Cuando mis hijos empezaban a finales de la semana a adaptarse a las normas y costumbres de mi casa, llegaba el lunes y se tenían que ir. Cuando todo empezaba a encajar en mi tiempo, se iban, y cuando volvían la siguiente semana era como volver a pasar por un periodo de reprogramación o adaptación, y así de forma continua cada semana.

La custodia compartida semanal permite compatibilizar mejor los cuidados de nuestros hijos con continuar desarrollando nuestros trabajos, sin embargo, aun así, reconozco que se hace corto desde la perspectiva de una estabilidad para los hijos.

Ahora mismo, tenemos un caso donde ambos padres viven en España, pero son de nacionalidades diferentes. El padre dispone de negocios en su país de origen, que requiere que tenga que viajar a su país de vez en cuando para dirigirlos, vigilarlos y gestionarlos.

En este caso concreto, la custodia compartida quincenal se adaptaría mejor a sus necesidades, lo cual permitiría evitar interrupciones en el ritmo de alternancia de concederse una custodia semanal, en aquellos momentos en los que el padre necesitara viajar a su país de origen para atender sus negocios.

Sin embargo, el argumento utilizado para evitar la custodia compartida por parte de la madre, es precisamente el contrario. Que esa alternancia quincenal es un espacio de tiempo muy largo y que la hija común echaría de menos al otro padre o madre.

En muchas ocasiones ponemos nuestros propios y personales deseos y necesidades, por encima de los de nuestros hijos, y tratamos de evitar el compartir los cuidados y atenciones de los menores, con el establecimiento de un régimen de custodia compartida.

En nuestra opinión, la opción de custodia idónea es aquella que mejor permita que el menor este cuidado de forma personal y directa, siendo lo idóneo que esté más tiempo con el padre que disponga de más tiempo efectivo.

vamos a ver diferentes ejemplos de reparto de tiempos

EJEMPLO CALENDARIO CUSTODIA COMPARTIDA

      En un sistema de custodia exclusiva materna, siendo realmente realistas con los tiempos efectivos, conforme hemos indicado en este post, tenemos los siguientes resultados:

Semana 1

ejemplo de calendario de tiempos reales que compartimos con los hijos en una custodia exclusiva

Tiempo Total Madre Horas = 14 horas

Tiempo Total Padre Horas = 22 horas

Semana 2

calendario reparto de tiempos en semana 2 en una custodia exclusiva

Tiempo Total Madre Horas = 32 horas

Tiempo Total Padre Horas = 4

Suma Total Madre = 46 horas, un 27,38% del total.

Suma Total Padre = 26 horas, un 15,47% del total.

Todo ello sobre un total de 168 horas, teniendo presente que cada día son 24 horas y calculando los fines de semana como sueño hasta las 10 en lugar de las 8.

En un supuesto de custodia compartida con rotación semanal todos los lunes:

Semana 1

Tiempo Total Madre Horas = 36 horas

Tiempo Total Padre Horas = 0

Semana 2

calendario reparto tiempos en custodia compartida semanal

Tiempo Total Madre Horas = 0 horas

Tiempo Total Padre Horas = 36 horas

Suma Total Madre = 36 horas, un 21,42% del total.

Suma Total Padre = 36 horas, un 21,42% del total.

Si observamos con detenimiento este calendario habitual, en una custodia compartida semanal, vemos que, realmente, no alcanzamos jamás al 50% del tiempo efectivo. Como mucho, llegamos a ocupar un 21,42% del tiempo de nuestros hijos.

La reflexión es que lo mejor es centrarnos en destinar más tiempo de calidad y menos tiempo estando presente, pero sin estarlo activamente.

¿Tú que opinas? ¿Te habías planteado que la mayoría del tiempo que crees destinar a tus hijos realmente no estas al 100 % con ellos?

¿Te ha parecido útil la información de este post?

Te pedimos encarecidamente dos favores:

 

1.- Si quieres recibir más contenidos de valor, te animamos a que nos sigas en Facebook. Publicamos prácticamente a diario contenido de valor.

No querrás perdértelo, ¿no?

Dale me gusta y empieza a disfrutar de todos los contenidos en video que subimos cada semana.

Si piensas que este post aporta valor, te pedimos que lo compartas en tus redes sociales. Ayúdanos a que llegue al mayor número de personas posible. Dale a me gusta y, si tras leerlo todavía te queda alguna duda o pregunta más  y no encuentras respuesta, déjanos tu comentario explicándonos tu duda para podamos ayudarte.

Y si tienes alguna otra duda, te pedimos que la compartas con nosotros para poder ayudar a cuantos más padres y madres divorciados a despejar las dudas que el camino del divorcio o ruptura de pareja les provocan.

2.- Si eres de los que prefiere el video de YouTube, también puedes ayudarnos. Suscríbete a nuestro canal de YouTube 

 

 

Síguenos en instagram @casasempereabo, déjanos un comentario en la publicación de este post con un emoticono de corazón naranja y poniendo “yo soy un bendivorciado” y te anticiparemos de que vamos a escribir en nuestro post la semana que viene.

¿Te gustaría no volver a pisar un juzgado por un asunto relacionado con tus hijos?

¿Estas cansado de gastar dinero en abogados?

Necesitas aprender a ver tu divorcio desde otra perspectiva.

Te invitamos a que leas nuestra trilogía “BENDICE TU DIVORCIO” y que aprendas a cambia tu percepción de lo que vives a diario con tu divorcio. El verdadero secreto está en no culpabilizar a los demás y empezar a asumir el 100 % de responsabilidad de lo que vives.

En esta trilogía te transmito mi propia experiencia personal para que puedas acceder a los aprendizajes necesarios que te van a ayudar a salir del conflicto.

No esperes más, pincha en este enlace y cómpralos ahora mismo

Y deja de pagar dinero en abogados cada vez que salta un conflicto con tu ex. De verdad, te lo digo con la mano en el corazón. Casasempere abogados y yo, deseamos que empieces a vivir la vida que te mereces alejado de los juzgados.

Javier González González

Padre, Divorciado y experto apasionado del Área de Familia de Casasempere abogados

Muchas Gracias

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

➡️  ¿Qué es mejor custodia compartida semanal o quincenal?

Va a depender de tu situación personal y laboral. Desde nuestro punto de vista la semana favorece que los hijos no echen de menos al otro padre o madre e impide que ninguno pueda manipular o controlar a los hijos. El inconveniente es que genera poca estabilidad porque los hijos tienen que cambiar continuamente de casa, cuando se acostumbran a estar en un sitio tienen que irse. Más contenido dentro del post.

➡️ ¿Qué es la custodia compartida 2-2-3?

Es desde el lunes hasta el miércoles a la entrada del colegio con uno de los padres y desde el miércoles hasta el viernes a la entrada con el otro padre y los fines de semana alternos. 2 (lunes,martes) 2 (miércoles, jueves) 3 (viernes, sábado, domingo). Si quieres saber más entra en el post.

➡️ ¿Es posible una custodia compartida por días alternos?

Si es posible siempre que los padres así lo decidan y se ajuste a su libertad horaria y posibilidades personales. Cabe cualquier modalidad de custodia compartida siempre que ambos padres estén conformes en realizar ese reparto y sea lo más beneficioso para su hijo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.